Ir al contenido principal

Cunqueiro

Álvaro Cunqueiro (1911-1981)

Hoy hace exactamente cien años que vino al mundo, en Mondoñedo, Álvaro Cunqueiro. Quiero desde aquí rendirle mi particular homenaje, pues fue, y sigue siendo, uno de mis escritores favoritos y, junto a Joan Perucho y algunos más, uno de los que más me influyeron al principio de mi andadura como escritor.
Cuando descubrí a Cunqueiro en los años sesenta del pasado siglo -primero leyendo sus artículos en la revista Destino y más tarde sus novelas más importantes-, no resultaba nada fácil expresar la admiración por su obra, pues los férreos dictados de la crítica de aquellos tiempos no iban, salvo excepciones, precisamente en esta línea.
A Cunqueiro le vi una vez en Barcelona. El Día del Libro de 1969 me presenté en la librería Catalònia de Barcelona para que me firmara un ejemplar de su novela Un hombre que se parecía a Orestes, con la que acababa de ganar el premio Nadal. Yo le dije que su libro Crónicas del sochantre me había entusiasmado, y no sé cómo acabó hablando de un diablo gallego que tenía un fielato a la entrada de Vilalba, y exigía el pago en capones.

Comentarios

  1. Qué gran fortuna haber conocido a Cunqueiro. En i caso comencé a leerlo a inicios de los ochenta, cuando estudiaba 2º de Historia y adquirí una afición por su lectura que no he perdido. Gracias por recordar su centenario.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. A Cunqueiro, el maestro, se le recordará mientras tenga lectores fieles. Este es el mejor homenaje que podemos rendirle.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Me uno al recuerdo y al homenaje, don Jorge.
    Qué grande Cunqueiro!!! Para mí sobre todo sus artículos y retratos...

    ResponderEliminar
  4. EStoy convencido, conde-duque, que la figura de Cunqueiro irá creciendo con el tiempo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Lupo Ayllán y Los Orates habituales.23/12/11 16:55

    Yo lo leí por primera vez en 1ª de BUP . Crónicas del sochantre era lectura obligatoria . Me entusiasmó .
    La de veces que lo leí... de mayor quería ser sochantre . La vocación la perdí , pero no me he vuelto a comer una tortilla a las finas hierbas sin acordarme del gorro de dormir del sochantre .
    Y ya sabéis , si un hombre se parece a Orestes , será Orestes .
    Años después conocí a un patrón de barco que se llamaba así , y siempr... pero ya vale . Que me dejan sin neulas.

    ResponderEliminar
  6. ´Me alegra comprobar que el número de cunqueiranos sigue en aumento...

    ResponderEliminar
  7. Estimado Jorge:
    Como veo por tu lista de enlaces que compartimos buenos amigos (Lama, Taravillo, Doce, Ferrer Lerín...), permíteme el tratamiento.
    Y lo hago en esta entrada en honor al gran Cunqueiro, uno de mis dioses tutelares.
    Por si pudiera interesarte, aquí le dejé hace unos días mi homenaje en su centenario:

    http://eljuegodelataba.blogspot.com/2011/12/cunqueiro-centenario.html

    Un saludo.
    Elías Moro

    ResponderEliminar
  8. Amigo Jorge. No sé si conoces http://www.dvdediciones.com/cunqueiro.html
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Elías y ferrer, gracias por vuestra información, y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Jorge, me sumo a la lista de lectores y rendidos admiradores de Cunqueiro. Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Gracias, Fernando.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Exigencias

"No exija nada si no está seguro de poder respaldarlo".

(Randolph Scott en Carson City, 1952, de André De Toth. Guion de Sloan Nibley y Winston Miller).

Kerouac

Ayer se cumplieron cincuenta años de la muerte del escritor norteamericano Jack Kerouac, la gran estrella del firmamento beat. De hecho, el comienzo de la llamada "generación beat" puede datarse en 1957, al amparo de la publicación de su novela En la carretera y el lanzamiento del Sputnik por la Unión Soviética (de aquí la palabra beatnik que a partir de entonces definiría a los jóvenes rebeldes y disidentes culturales).
Se diría que el éxito mató a la generación beat prácticamente desde su inicio. De la noche a la mañana aspirantes a escritores considerados impublicables ocuparon las páginas de las revistas, fueron entrevistados en la radio e incluso salieron en televisión. El fenómeno fue fulgurante, pero duró poco. La cosecha fue escasa, pero auténtica. Sobre todo hubo poetas, muchos poetas. Narradores pocos, y que hayan quedado todavía menos: solo Kerouac y su mentor William S. Burroughs, aunque en rigor el autor de El almuerzo desnudo no pertenece a la misma "gene…