Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2009

Realidad e imaginación

Sólo con imaginación y realidad se llegan a conocer las cosas que requiere una novela. La realidad por sí sola nunca ha sido demasiado importante para mí. Una profesora dijo una vez que hay que escribir sobre el patio trasero de la propia casa; y con eso, imagino, quería decir que se debe escribir sobre las cosas que se conocen íntimamente. ¿Pero hay algo más íntimo que la propia imaginación? La imaginación combina memoria e intuición, combina realidad y sueños.

(De "El sueño que florece (notas sobre la escritura)" en "El mudo" y otros textos, de Carson McCullers, 2007)

Entrevista a Melcón

María Luz Melcón ha escrito poesía, crítica literaria, artículos, guiones cinematográficos, novelas, cuentos y obras de teatro. Obtuvo ex aequo el I Premio Barral de Novela por su obra Celia muerde la manzana, visión satírica de la educación en un rígido internado femenino. En su segunda novela, Guerra en Babia, ofrece una visión objetiva y no maniquea de la guerra civil sobre un episodio de la misma en los límites de León y Asturias. Es autora de la trilogía dramática Catalina de Cervantes, sobre la vida de recién casado del futuro autor de El Quijote. El mismo tema de esta trilogía lo ha tratado en forma novelesca en La mujer de Cervantes...

(Pueden leer la entrevista completa a María Luz Melcón en LITERARIAS, revista de la Asociación de Escritores de Asturias, 21/07/09)

Luna

Hace cuarenta años que el hombre llegó a la Luna. Me acuerdo bien. Vi la retransmisión en directo, sentado ante la pantalla de televisión, en blanco y negro, con la voz de Jesús Hermida narrando el acontecimiento. Es de las cosas que no se olvidan.
Cada curso, cuando en la asignatura de Geoquímica me toca explicar la composición de los materiales lunares, les hablo de algunos minerales típicos de nuestro satélite. Les menciono la armalcolita, cuyo nombre es un homenaje a Armnstrong, Aldrin y Collins. Entonces les hago a los alumnos la siguiente pregunta: ¿Alguien sabe quiénes fueron? Y a veces, alguno o alguna lo sabe.

Encuesta

Según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) el 18,2% de los españoles no lee libros "casi nunca", y 21,2% no lo hace "nunca". Entre los que sí lo hacen, la mayoría lee sólo de dos a cuatro libros al año.
¿Y por que no leen? Pues el 37,6% porque no les gusta o no les intersa, el 22% por "falta de tiempo" y el 1,1% por el precio de los libros.
Más datos: La novela histórica es el género preferido del 22,4% de los encuestados. Solo el 4,4% se decanta por la novela negra y policiaca.
Eso sí: el 74,4% de los entrevistados considera que hay que gastar "más dinero público en promover la lectura y las bibliotecas".
En fin, esto es lo que hay.

Hágalo usted mismo

Cuano era niño una de las revistas que más me gustaba hojear era Mecánica Popular, una revista americana de bricolaje "escrita para que usted la entienda". Como yo era bastante torpe en asuntos de manualidades, me maravillaba con lo que uno podía fabricarse con solo unas cuantas herramientas y los componentes adecuados: desde un simple abrelatas a una casa entera, como las que veíamos en las películas de Hollywood.
Luego estaban los anuncios. Había uno en el que un macizo Charles Atlas, "el alfeñique de 44 kilos que se convirtió en el Hombre Más Perfectamente Desarrollado del Mundo" ofrecía su experiencia para que "usted también pueda ser este Hombre Nuevo". Impactaba lo suyo.
Pero el anuncio que más me intrigaba era el de los Rosacruces. En él aparecían los retratos de tres grandes sabios de la humanidad: Descartes, Franklin y Newton y preguntaban: "¿Cuál era el secreto poder que poseían? ¿Por qué fueron tan notables estos hombres?" La respuesta …

Purgas

San Antonino trae que un carbonero veía venir volando una mujer desnuda, que se entraba en el fuego de su oficina, y que tras ella venía un caballero negro de espantosa figura, que alcanzándola, la atravesaba con la espada, y que con ella la estaba asando en aquel fuego. Repitióse esta visión , hasta que se la revelaron, diciéndole: yo soy un caballero que fui soldado, esta es una señora noble que mató a su marido para adulterar conmigo; tuvimos la dicha de apartarnos y arrepentirnos; y Dios nos ha dado el Purgatorio, en que yo la mato cada noche a ella; y yo sea por ella cada noche muerto y asado; y uno y otro purgamos en este fuego el de nuestra lujuria, aunque lavada con llanto y perdonada.

(Gritos del Purgatorio y medios para acallarlos, Joseph Boneta, 1689)

Elisabeth Mulder

Hija de padre holandés y madre puertorriqueña, la escritora barcelonesa Elisabeth Mulder (1904-1987) es autora de una obra poética y narrativa de una rara sensibilidad. La historia de Java (1935), por ejemplo, es un relato de delicado lirismo sobre la historia de una gata, independiente y errabunda, a la que llaman Java porque "andaba con una elegancia emocionante, a la vez decadente y ritual, de bailarina de Batavia."
Después de la guerra, Mulder continuó su obra publicando novelas de sugerentes títulos: El hombre que acabó en las islas (1944), Preludio a la muerte (1946), Alba Grey (1947), El vendedor de vidas (1953) y Luna de máscaras (1958).
Las protagonistas de sus novelas suelen ser jóvenes modernas que hablan idiomas, viajan por el extranjero, van a colegios suizos y juegan al bridge. Heroínas que se enfrentan al amor con una resolución no desprovista de cierta ambigüedad (no es difícil adivinar en sus obras comportamientos levemente lésbicos). La escritura de Mulder r…

Williams

Paterson, de William Carlos Williams, es sin duda uno de los grandes poemas largos de la literatura norteamericana del siglo XX. Originalmente se publicó en cinco "libros" que fueron apareciendo entre 1946 a 1958. En este poema Williams puso en práctica su conocida idea de que "un hombre es verdaderamente una ciudad, y que para el poeta no hay ideas sino en las cosas".
El Libro Uno introduce "el carácter elemental del lugar" y hay referencias geográficas y algunas geológicas, incluída el terremoto que sacudió la zona de Paterson el 7 de diciembre de 1737, que provocó una "seria consternación, pero felizmente no hubo grandes daños."
En el Libro Tres, a continuación de un extracto de una carta de Ezra Pund, Williams se adentra en el sustrato de Paterson e incorpora, literalmente, un registro litológico correspondiente a un pozo artesiano abierto en Passaic Rolling Mill, Paterson. Nos explica que el sondeo fue llevado a cabo desde septiembre de 1879…

Piedra escorsonera

En las cercanías de Villaviciosa a siete leguas de Oviedo dos hombres fueron mordidos por un lobo rabioso. El que estaba más mal parado acudió a D. Pedro de Pons, caballero de aquella villa, el que tanteó la aplicación de una piedra en cada una de sus heridas, y tuvo la dicha de quedar libre de la rabia sin hacer otro remedio alguno. El otro infeliz a quien no se aplicó, murió rabioso, siendo así que estaba mucho menos herido que el primero (...)
La criada de un cura tuvo un tumor rebelde en una rodilla, el que la inutilizó y fue despedida de la casa; cuando quiso la casualidad que fuese mordida por una víbora en el mismo punto en que tenía el tumor, y con la aplicación de la piedra no solo curó de la mordedura y sus efectos, sino que curó también perfectamente del tumor.

(El imán de los venenos, o sea Tratado de la piedra escorsonera o serpentina, su origen, aplicación, usos, etc., de Pablo Estorch y Siqués, Imprenta de los Herederos de la Viuda Pla, Barcelona, 1858)

Porcel

Empecé a leer a Baltasar Porcel a finales de los años sesenta, en sus artículos publicados en Destino y La Vanguardia. Els argonautes (1968) y Difunts sota els ametllers en flor (1970) fueron las dos primeras novelas que leí de él. Allí aparecía su natal Andratx y sus variopintos personajes: contrabandistas, aventureros, marineros... que conforman uno de los territorios literarios más sugerentes de la literatura catalana del siglo XX. Luego vino Cavalls cap a la fosca (1975), otra gran novela. Sus posteriores obras, sin embargo, ambientadas en escenarios más internacionales o cosmopolitas, me interesaron menos. En cualquier caso, era un escritor de gran nervio narrativo, muy mediterráneo. Descanse en paz.

Antonio Losada

Antonio Losada en Cuba, en 1954
(Foto con dedicatoria a mis padres)

Para quienes crecimos con la radio antes que con la televisión, hay nombres difíciles de olvidar. Antonio Losada fue en los años cuarenta y cincuenta, junto con Armando Matías Guiu y Luis G. de Blain, el guionista más popular de Radio Barcelona. Sus programas captaban la máxima audiencia: concursos, informativos (Recortes de prensa) y adaptaciones de películas (Casablanca, Lo que el viento se llevó). También escribió novelas (Neblina entre dos almas, La felicidad dura seis horas), obras de teatro (El vals del adiós, La oración de Bernardette), guiones de cine (S.E. el Mayordomo), revistas musicales (Marque seis cifras) y reportajes sobre cine en revistas (Imágenes, Lecturas). Según Alberto Sanchís, autor de Recordando a Antonio Losada (1997), algunas de sus radionovelas (Una mujer sin pasado, La mentira, La renuncia, La historia de mis lágrimas...) llegaron a ser emitidas por varias emisoras al mismo tiempo, rivalizando…