Ir al contenido principal

Cunqueiro

Álvaro Cunqueiro (1911-1981)

Hoy hace exactamente cien años que vino al mundo, en Mondoñedo, Álvaro Cunqueiro. Quiero desde aquí rendirle mi particular homenaje, pues fue, y sigue siendo, uno de mis escritores favoritos y, junto a Joan Perucho y algunos más, uno de los que más me influyeron al principio de mi andadura como escritor.
Cuando descubrí a Cunqueiro en los años sesenta del pasado siglo -primero leyendo sus artículos en la revista Destino y más tarde sus novelas más importantes-, no resultaba nada fácil expresar la admiración por su obra, pues los férreos dictados de la crítica de aquellos tiempos no iban, salvo excepciones, precisamente en esta línea.
A Cunqueiro le vi una vez en Barcelona. El Día del Libro de 1969 me presenté en la librería Catalònia de Barcelona para que me firmara un ejemplar de su novela Un hombre que se parecía a Orestes, con la que acababa de ganar el premio Nadal. Yo le dije que su libro Crónicas del sochantre me había entusiasmado, y no sé cómo acabó hablando de un diablo gallego que tenía un fielato a la entrada de Vilalba, y exigía el pago en capones.

Comentarios

  1. Qué gran fortuna haber conocido a Cunqueiro. En i caso comencé a leerlo a inicios de los ochenta, cuando estudiaba 2º de Historia y adquirí una afición por su lectura que no he perdido. Gracias por recordar su centenario.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. A Cunqueiro, el maestro, se le recordará mientras tenga lectores fieles. Este es el mejor homenaje que podemos rendirle.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Me uno al recuerdo y al homenaje, don Jorge.
    Qué grande Cunqueiro!!! Para mí sobre todo sus artículos y retratos...

    ResponderEliminar
  4. EStoy convencido, conde-duque, que la figura de Cunqueiro irá creciendo con el tiempo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Lupo Ayllán y Los Orates habituales.23/12/11 16:55

    Yo lo leí por primera vez en 1ª de BUP . Crónicas del sochantre era lectura obligatoria . Me entusiasmó .
    La de veces que lo leí... de mayor quería ser sochantre . La vocación la perdí , pero no me he vuelto a comer una tortilla a las finas hierbas sin acordarme del gorro de dormir del sochantre .
    Y ya sabéis , si un hombre se parece a Orestes , será Orestes .
    Años después conocí a un patrón de barco que se llamaba así , y siempr... pero ya vale . Que me dejan sin neulas.

    ResponderEliminar
  6. ´Me alegra comprobar que el número de cunqueiranos sigue en aumento...

    ResponderEliminar
  7. Estimado Jorge:
    Como veo por tu lista de enlaces que compartimos buenos amigos (Lama, Taravillo, Doce, Ferrer Lerín...), permíteme el tratamiento.
    Y lo hago en esta entrada en honor al gran Cunqueiro, uno de mis dioses tutelares.
    Por si pudiera interesarte, aquí le dejé hace unos días mi homenaje en su centenario:

    http://eljuegodelataba.blogspot.com/2011/12/cunqueiro-centenario.html

    Un saludo.
    Elías Moro

    ResponderEliminar
  8. Amigo Jorge. No sé si conoces http://www.dvdediciones.com/cunqueiro.html
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Elías y ferrer, gracias por vuestra información, y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Jorge, me sumo a la lista de lectores y rendidos admiradores de Cunqueiro. Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Gracias, Fernando.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…