Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2015

Fin de imperio (en menos de 170 palabras)

Ulpiano Checa, "Entrada de los bárbaros en Roma"
A Honorio sucedió Valentiniano III, de menor edad, por lo cual gobernó su madre Placidia. Las enemistades entre el conde Bonifacio, gobernador de África, y el general Aecio, ocasionaron el llamamiento de los vándalos a aquella provincia romana. La invasión de los hunnos, al mando de Atila, conmovió al Imperio y a los Estados bárbaros constituidos. Velentiniano, que por intrigas había hecho matar a Aecio, lo fue a su vez por Máximo. Este quiso casar con Eudoxia, que llamó a los vándalos de África, y Roma fue saqueada por segunda vez. Máximo fue asesinado por los ciudadanos de Roma. Sucedióle Avito, por influencia del rey wisigodo de España Teodorico, pero fue depuesto por el suevo Ricimero, que puso en el trono a Mayoriano, cuyo carácter entero disgustó a su protector y le hizo asesinar. Siguieron después varios reinados sin importancia, hasta que el pannonio Orestes puso en el trono a su hijo Rómulo, llamado Augústulo, que fue…

Progreso

ESPAÑA PROGRESA EN CIENCIA
Una encuesta oficial confirma que un 30% de los españoles  cree que los hombres y los dinosaurios convivieron

(No es un chiste. Son los titulares de la noticia aparecida en La Nueva España de ayer. También se deduce de la encuesta que un 25% de los encuestados piensa que el Sol gira alrededor de la Tierra. Sin comentarios)

Día del LIbro

(Ilustración de Antonio Roca, en La lectura. El librero,  de José Mª Boixareu Ginesta, Barcelona, 1982)

El "bibliófago" en Alemania

Me es grato anunciar que, el próximo día 23 de abril, Día Internacional del Libro, tendrá lugar en el Instituto Cervantes de Berlín la presentación de Las confesiones de un bibliófago.

Hanley

James Hanley (1901-1985) 
Entre los escritores influenciados en mayor o menor medida por la obra de Joseph Conrad, James Hanley es en mi opinión uno de los más destacados. Nacido en el seno de una familia irlandesa de marineros, siendo un adolescente se enroló en un buque mercante y en los siguientes años se dedicó a navegar alrededor del mundo. Falsificando su edad se alistó en las Fuerzas Canadienses Expediconarias y luchó en la I Guerra Mundial en Francia. A partir de 1924 se estableció en Inglaterra y Gales, trabajando primero en diversos oficios y más tarde dedicándose a la escritura. Escribió veintinueve novelas, algunas de ellas -por ejemplo Drift (1930), Boy (1931), Hollow Sea (1938), The Ocean (1942), Sailor's Song (1944) o The Closed Harbour (1952), tratan de temas y ambientes marítimos. Esta última, Puerto cerrado (Seix Barral, 1990, traducción de Elsa Mateo) es una de las mejores y más significativas de Hanley. Narra la incesante búsqueda del capitán Eugène Marius por en…

Problema a la vista

-¿No teme usrted recorrer el barco en mi compañía? -inquirió la muchacha.
-¿Tan terrible resulta?
-Tengo fama de vampiresa.
-Y yo de hombre inasequible.
-Dicen -insisitió la joven- que no hay quien me resista.
-Y aseguran -respondió Milton- que yo soy inamovible.
-¡Magnífico! -palmoteó la muchacha-. Estamos a punto de resolver un problema que ha intrigado a mucha gente y ha sido objeto de muchas polémicas.
-¿Qué problema es ese?
-¿Qué sucede cuando una fuerza irresistible se encuentra con un objeto inamovible?

(G. L. Hipkiss, La dama de los brillantes. Ediciones Clíper, 1949)

G. L. Hipkiss

Leí por primera vez Las travesuras de Guillermo, de Richmal Crompton, en un ejemplar de la Editorial Molino que había en casa. La traducción era de Guillermo López Hipkiss y los dibujos de Thomas Henry. Solo mucho después supe que el traductor de este libro fue también uno de los autores más  populares de novelas policiacas y de aventuras de los años cuarenta y cincuenta.
Guillermo López Hipkiss nació en Novellana (Asturias) en 1902. Se estrenó como traductor antes de la guerra y como autor después de ella hasta su fallecimiento en Barcelona en 1957. Bajo el nombre de G. L. Hipkiss -a diferencia de otros escritores de novela de quiosco no tuvo que cambiarse el nombre para parecer extranjero, cosa muy corriente en la época- publicó en distintos sellos editoriales numerosos títulos protagonizados por el detective Perry Baxton, el periodista Bob Lester o el inspector británico Edward Cronwell, entre otros.
Pero su más conocida creación literaria es sin duda la del multimillonario Milton…

Abrazados a su propia muerte

Los batientes se abrieron con fuerza, apareciendo dos hombres de aspecto  poco recomendable (...).
     El primero de ellos bramó una pregunta.
     - ¿Qué escorpión venenoso llamado Frank Ger ha llegado a este "saloon", después de asesinar a nuestro hermano?
     Frank, que no había perdido de vista la puerta ni un solo momento, respondió desdeñosamente:
     -Yo soy Frank Ger. Y el único veneno que poseo, para "perros", está en la boca de mis revólveres.
     Los dos facinerosos se volvieron como mordidos por un áspid, drigiendo sus ojos hacia el hombre que acababa de insultarles.
     -¡Te descuartizaremos, chacal!
     -A ver cómo.
     Los dos Clayton llevaron las manos a sus revólveres.
     Demostraron ser dos hombres rápidos, habituados al uso de las armas.
     Pero Frank hubiera podido enseñarles mucho. Había pólvora en su mano y... veneno en sus disparos.
     Le bastaron dos.
     Los dos forajidos quedaron frenados en su propósito por aquellos d…

Coincidencias

Humberto I de Italia
Hay ocasiones en que la historia parece rizar el rizo de la verosimilitud. Es el caso, por ejemplo, de lo sucedido al rey Humberto I de Italia (1844-1900), que cierto día de 1900 se asombró al observar que el propietario del restaurante donde cenaba tenía un gran parecido físico con él. Impresionado por la coincidencia, le mandó llamar y comprobó aún con mayor sorpresa que ambos habían nacido el mismo día del mismo año (14 de marzo de 1844); que el propietario estaba casado con una mujer  que tenía el mismo nombre de pila que la reina (Margarita), y que había abierto su establecimiento el mismo día que el rey era coronado (9 de enero de 1878). Simpatizando con él ante tantas coincidencias, el rey invitó al propietario del restaurante a asistir al día siguiente (29 de julio de 1900) a un festival atlético que su majestad iba a presidir en Monza. En pleno acto deportivo, poco tiempo después de que lel rey fuera informado de que el retraso de su invitado se debía a q…