Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2019

Ingloriosa muerte de un torero

Los aficionados estábamos muy ufanos cuando apareció, a pocos metros de la plaza, en plena calle del Ferial, un torero soriano. Mi amigo Vicente Ruiz (alias) El Chinche. Tenía ganas de llegar, y sus amigos le jaleábamos, le animábamos y dábamos calor y esperanzas. Toreó dos o tres novilladas en Soria y en alguna fuera de la ciudad. El director de la Banda Municipal compuso, en su honor, un pasodoble. ¡Torero teníamos! Quizá empezó un poco viejo, y puede ser que no le favoreciera demasaiado alternar el capote con el volante de la camioneta paterna y vinatera. Por si acaso, iba a entrenarse a la plaza, y componía cada vez mejor su figura. Tuvo apoderado en Madrid y ya iba a cambiar su apodo de Chinche, que sonaba a chiquillería golfa, por el de Figura, bastante más serio.
    Y salió a torear en Soria el viernes de toros de San Juan, del año 1935. Un toro de Valonsadero le encuñó, y le dejó tumbado a pocos pasos de mi barrera. Le vi cuando le recogieron los mozos, desencajado, y co…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

La última libélula del verano

Durante un momento nada se movió en aquella tranquila área de la opulencia.
Luego un díscolo insecto con dos pares de alas en su cuerpo de aguja, inició la travesía del lago. En el centro de él, se detuvo sobre el único nadador, cuyo gorro blanco se veía sobre la línea del agua.
Al ver que el insecto se dirigía hacia la costa, el rostro de Marta Selfron se nubló y dijo con pena:
-¡Maldición, es la última libélula del verano!

(Tom Stone, Ambos lo sabían. Ediciones Malinca, Buenos Aires, 1956).

Confianza

En la habitación de uno de los mejores hoteles de Florencia encuentro (agosto, 1944) el siguiente aviso, recientemente puesto allí: "Se aconseja no dejar los zapatos fuera de la puerta, y dárselos al personal de servicio". En el armario de la misma habitación encuentro una percha fijada con un anillo metálico a la garra que la sostiene, evidentemente para que pueda resistir a la tentación del viajero que quiera llevársela en su maleta, de la misma manera que, en otro tiempo, en el bouillons Duval de París, los cubiertos estaban sujetos a la mesa por medio de sólidas cadenitas. Estas precauciones son producto del actual estado de guerra. ¿Las guerras, por consiguiente, las guerras que matan a los hombres y esparcen la ruina y desolación, y resucitan enfermedades muertas desde hacía siglos, y aun crean otras hasta entonces desconocidas, las guerras, por lo tanto, destruyen incluso ese mínimo de confianza en el prójimo que nos permitía dejar por la noche los zapatos fuera de l…

Ballenas fósiles

Después de haber descrito las peculiaridades anatómicas de las ballenas, en el capítulo 104 de Moby Dick Melville presenta sus "credenciales como geólogo" y lo dedica a disertar sobre los  fósiles antediluvianos de grandes cetáceos marinos. Señala que en los últimos treinta años se han encontrado "ballenas preadamitas" en diversos puntos de Europa y de América, en especial en los estados de Luisiana, Misisipí y Alabama. En este último menciona el hallazgo del "más vasto esqueleto casi completo de un monstruo extinguido" hallado en el año 1842 en la plantación del juez Creagh. Entonces los doctores de Alabama declararon que "eso era un enorme reptil y recibió por ello el nombre de Basilosaurus". Pero cuando llevaron algunos de sus huesos de muestra a Richard Owen, el paleontólogo inglés sentenció que el referido reptil no era tal, sino una ballena, aunque de una especie desaparecida. De modo que Owen rebautizó al monstruo llamándole Zeuglodon y e…

Fiestas en Olot

Pyrene fue una revista mensual dedicada a las artes y las letras, que se publicó en Olot a mediados de los años cincuenta del pasado siglo. Adscrita al Patronato de Estudios Históricos Olotenes, se imprimía en los talleres tipográficos de Pere Aubert con notable cuidado estético, y sus contenidos (en castellano, si bien se incluían poesías en la "lengua vernácula") iban desde la crónica local y comarcal a temas más generales, con especial énfasis en literatura, pintura, música, historia y arqueología. Entre sus colaboradores habituales estaba lo más granado de la intelectualidad olotense del momento: Josep Munteis (que actuaba al principio como director), Oriol Prat Moliner, Eduard Cuéllar, Ramon Grabolosa, Carles de Bolós, Lluís Armengol, Rafael Torrent... El crítico de arte José Francés, que fue invitado a presidir los Juegos Florales celebrados en Olot en 1949, calificó a Pyrene como "una de las más nobles, bellas y puras revistas de nuestro tiempo".
En el númer…

Libros y personas

Dana Andrews: No he vuelto a leer un libro desde que salí de la escuela. Son falsos.
Alice Faye: Igual que algunas personas.
D.A.: Pero las personas viven.
A.F.: Y los libros perduran.
D.A.: Sí, cuando llegas a un punto que no te gusta pasas la página. Pero intente hacer esto con su vida. Inténtelo con los demás.

(¿Angel o diablo?, de Otto Preminger, 1945. Guion de Harry Kleiner basado en la novela de Marty Holland).

Un poema de Gurrea

PLAYA FILIPINA
(De mediodía a medianoche)

Dice su amor a la espuma
una canción de palmeras;
el beso de luz del trópico
incandece las arenas.

Mil caracolas lo gozan,
mil conchas de cien colores
y hay un renovar de ritos
bajo rodares salobres.

El aire suspenso y quieto
va durmiendo los cocales,
las ciegas fosforescencias
bañan su ronda en los mares.

Gayo se va haciendo el cielo
con pinceladas de ocaso
que ennegrecen las siluetas
sobre el fondo iluminado.

Una pantalla de nubes
vela las luces de horizonte
y avanzan las soledades
sobre el llano de la noche.

Saturaciones sensuales
trae la luna, sin vientos.
¡Cuánto amor tiene el Amor
prendido en su encantamiento!

(Adelina Gurrea Monasterio, A lo largo del camino (Poesías). Publicaciones del Círculo Filipino de Madrid, 1954).