Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2010

El zebro

Hace unas semanas comentaba en este blog la supuesta existencia de cebras en territorio ibérico en tiempos antiguos. Un compañero de la Universidad de Oviedo, el profesor Carlos Nores del Departamento de Organismos y Sistemas, me hace llegar su comentario al respecto. Según Nores, que ha estudiado el tema, no serían cebras africanas, "sino que éstas heredaron el nombre de otro équido que se extinguió en la Penísula Ibérica entre los siglos XVI y XVII. Yo he lanzado hace años la teoría (que va calando) de que se trataba de Equus hydruntinus, un équido que vivió en el Pleistoceno en Europa y que se suponía extinto a inicios del Holoceno, posiblemente en la Edad de Bronce, porque sus caracteríticas anatómicas encajan perfectamente con las descripciones del animal que en portugués, castellano y catalán llamaban cebro o cebra (en catalán lo llamaban atzebre o encebra todavía en el siglo XV) lo que en los textos latinos llamaban onager." Quedaría así explicado el misterio de las c…

Espacio

John Russell: ¿Estás loco? Este desierto de sal tiene setenta millas, tal vez más.
Gregory Peck: Es un espacio, y un espacio se cruza.

(Cielo amarillo, 1948, de William Wellman. Guión de Lamar Trotti)

Numulosfera (y 2)

Arriba: Trazas de numulites observados por Kirkpatrick en una sección de diorita de Clee Hill.
Abajo: La misma sección de diorita de Clee Hill tal como aparece al microscopio petrográfico.
(De The Nummulosphere, Part III, 1916)

Cuando Randolph Kirkpatrick dio a conocer su teoría en The Nummulosphere: An Account of the Organic Origin of the So-called Igneous Rocks and Abyssal Red Clays (1912), sus colegas quedaron absolutamente perplejos. No sabían si les estaba tomando el pelo o, por el contrario, creía a pies juntillas lo que decía en sus páginas. Por respeto a sus méritos científicos desplegados en otros trabajos, optaron por mirar discretamente a otro lado. Inasequible al desaliento, Kirkpatrick continuó escribiendo en defensa de su tesis hasta publicar (por cuenta propia, pues no encontró ninguna editorial "seria" que se lo editase) otras dos partes más.
En The Nummulosphere, Part III: The Ocean Floor or Benthoplankton (1916) los "argumentos" se multiplic…

Numulosfera (1)

Diversas especies de Nummulites
(The Nummulosphere, Part III, de R. Kirkpatrick, 1916)

Randolph Kirkpatrick (1863-1950) fue un zoólogo del Museo de Historia Natural de Londres, especialista en esponjas, cnidarios y briozoos. Fuera del ámbito de los invertebrados inferiores su nombre es recordado hoy en día por ser el autor de una de las más descabelladas teorías geológicas del siglo XX.
Estando en la isla de Porto Santo (Madeira), Kirkpatrick tuvo la oportunidad de examinar unas rocas volcánicas y, para su asombro, creyó encontrar en ellas trazas de Nummulites, un género de foraminíferos extinto, característico de los terrenos del Terciario.
El caparazón de los numulites tiene forma lenticular, dispone de múltiples celdillas en espiral y su tamaño varía desde el microscópico a varios centímetros de diámetro. Los depósitos de calizas numulíticas son frecuentes en terrenos del eoceno y se formaron por acumulación de ingentes cantidades de restos de estos protozoos. Las calizas numulíti…

Honores

Entiendo y comparto -aunque no todos- los elogios a José Saramago. Admito que algunos que ayer le criticaban ahora le ensalcen. Paso también por que las autoridades lusas quieran ahora limpiar su mala conciencia. Lo que no acabo de entender es por qué su féretro fue recibido en el aeropuerto lisboeta con honores militares.

Lectores electrónicos

Leo en El País del pasado lunes un reportaje en el que se vierten las opiniones de cuatro prestigiosos editores sobre el presente y el futuro del libro. A la pregunta de qué piensan del libro electrónico las respuestas denotan una mezcla de escepticismo, desconocimiento, improvisación y rechazo. O sea: un esperemos a ver qué pasa, aunque de momento no tiene por qué pasar nada.
Algunas frases me llaman la atención. Uno de los editores dice: "Me cuesta imaginarme a alguien leyendo a Roth o a Alice Munro en pantalla".
Me gustaría saber qué tienen Munro y Roth, que no tengan otros autores vivos o muertos, para que le resulte tan difícil imaginarse a alguien leyéndolos en un lector electrónico.
Otro editor dice: "El lector solo digital está abocado a un proceso de estupidización imparable".
Y por qué, me pregunto yo. ¿Acaso la lectura del libro en papel ha impedido el nivel de estupidización al que hemos llegado hoy en día?
Hubiese sido interesante, sin embargo, conocer su …

El regreso de Peyton Place

Grace Metalious (1924-1964)

Sin duda la publicación de algunas de las obras de Richard Yates, empezando porVía revolucionaria (1960) y terminando por Once maneras de sentirse solo (1962), ha avivado en nuestro país el interés por los años 50, una década que en Estados Unidos cuenta con un buen número de obras literarias memorables. Siguiendo esta línea de cierto revival, en los últimos meses se han publicado algunas novelas muy representativas de este periodo, tales como El hombre del traje gris (1955) de Sloan Wilson y Lo mejor de la vida (1958) de Rona Jaffe. Era solo cuestión de tiempo que se reeditase Peyton Place, como así ha sido.
La publicación en 1956 de la novela de Grace Metalious se convirtió en el asunto literario más sonado del momento, el libro pasó a ser el más vendido durante los meses siguientes y catapultó a la fama a su joven autora, hasta entonces una desconocida. Con posterioridad sería traducida a varios idiomas y vertida al cine y a la televisión, aunque debidamen…

Premio

En cuanto me enteré de que para el premio "Príncipe de Asturias" de las Letras se barajaban los nombres de Ana María Matute y Amin Maalouf, supe que a la escritora catalana no le iban dar el premio. Acerté. Se lo han dado a Maalouf. Con ello no quiero decir que no lo merezca. Constato, simplemente, que entra de lleno en la línea seguida por estos premios en los últimos años: la de galardonar a autores extranjeros de renombre y con proyección internacional.
Me imagino que nadie en el jurado dudaba de la calidad literaria de Matute, incluso se dice que estaba muy bien "posicionada" al principio de las deliberaciones; pero al parecer, según leo en La Nueva España, bastó que entre el jurado circulara el rumor de que la barcelonesa era candidata al próximo premio Cervantes, para que su opción se disolviese como un azucarillo. Puede que sea cierto pero no me encaja, ya que si algo caracteriza a los premios "Príncipe de Asturias" es su capacidad de anticipación. …

Benito el Negro

San Benito de Palermo (1526-1589)
(Grabado inserto en Compendio curioso del atlas abreviado,
de Ginés Campillo, 1758)

A San Benito de Palermo se le conocía con el sobrenombre de "el Negro" o "el Moro", porque era hijo de esclavos negros africanos. En el convento de Santa María de Jesús, de Palermo, Benito fue cocinero y maestro de novicios. Su sabiduría era innata y continuamente era consultado tanto por legos como por doctos.
El impresor Juan de San Martín, con taller en la madrileña calle de la Montera, dedicó al fraile palermitano, del que era muy devoto, la nueva edición del Compendio curioso del atlas abreviado, el que con mucha claridad da noticia de todo el Mundo, y cosas inventadas (1758), del licenciado Ginés Campillo, presbítero. En la dedicatoria se pueden leer, entre otras, las siguientes palabras:
"Poderoso, Noble, y Sabio fuisteis (¡oh maravilloso Negro mío!). Poderoso, por más despreciado; Noble, y grande, por más virtuoso; y Sabio, por más humilde …

Dignidad

"No me hables de dignidad. Dignidad es lo que uno dice que tiene cuando no tiene nada más."

(Joan Crawford en Los condenados no lloran, 1950, de Vincent Sherman. Guión de Harold Medford)

Karel Capek

Ejemplar de Andrias scheuchzeri

Johann Jakob Scheuchzer (1672-1733), naturalista suizo, descubrió en Öhningen un esqueleto fósil que él atribuyó, con no poca imaginación, a los restos de un niño muerto a causa del Diluvio universal. Lo bautizó como Homo diluvii testis. Más tarde Georges Cuvier lo examinó y concluyó que era un hombre sino una salamandra gigante. Finalmente, otro naturalista suizo, también llamado Johann Jakob y apellidado Tschudi, le puso el nombre con el que se ha quedado: Andrias scheuchzeri.
En 1936 el escritor checo Karel Capek (1890-1938) se inspiró en este anfibio extinguido para su novela La guerra de las salamandras (o Guerra con las salamandras, según la edición de la Revista de Occidente, 1950). Capek es autor de obras teatrales (en una de ellas, R.U.R. hacen por vez primera su aparición los robots; y otra, El caso Makropoulos, fue convertida en ópera por Leos Janacek), libros de viajes (uno de ellos por España), ensayos, cuentos (son deliciosos los Apócrifos, …

Gusanos y aristocracias

Ilustración de La formación del manto vegetal
por la acción de las lombrices, de Charles Darwin

El último libro que publicó Charles Darwin fue La formación del manto vegetal por la acción de las lombrices, con observaciones sobre sus hábitos (1881). Tradicionalmente considerada como una obra menor dentro de la magna bibliografía del autor de Elorigen de las especies, no por ello carece de interés. Al contrario, se trata de una obra de alto contenido científico, pese al aparente carácter marginal de su tema. Ahora aparece por primera vez en España, de la mano de la editorial ovetense KRK y en traducción de Jesús Coll Mármol. Como apunta Evaristo Álvarez Muñoz en el prólogo, "es la obra de un naturalista completo que se desenvuelve con igual facilidad en asuntos zoológicos que geológicos... La mera cuantificación del volumen de tierra removida por los gusanos permite a Darwin probar cómo procesos sencillos, que habían pasado desapercibidos o habían sido juzgados baladíes, son respon…