Ir al contenido principal

Criterion


 

Sin lugar a dudas, The Criterion, fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.  

El primer número de The Criterion, salido en octubre de aquel annus mirabilis, es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de James Joyce.

Once años después, el número 47, de enero de 1933, vemos que el nivel de calidad sigue siendo muy alto. Repasando el índice de contenidos hallamos un relato de L. A. Pavey; el prólogo traducido de André Malraux a la edición francesa de El amante de Lady Chatterley, de D. H. Lawrence; o una crónica sobre letras españolas por Antonio Marichalar, uno de los primeros valedores en España de Joyce y su obra. Escribiendo críticas de libros figuran, entre otros, Isaiah Berlin, Stephen Spender y W. H. Auden (reseñando The Evolution of Sex and Intersexual Conditions, del Dr. Gregorio Marañón). Y last but not the least, la revista nos ofrece en primicia uno de los más hermosos poemas de Joyce: "Ecce puer". 

   


Para entonces Joyce era ya una celebridad, se publicaban tratados sobre el Ulises ("el libro más original y oscuro del presente siglo"), y su autor, con calculadas dosis de expectación, iba adelantando fragmentos de su "Work in progress", que al final acabaría titulándose Finnegan's Wake.  


Comentarios

  1. Asombroso personaje, Pound. ¡Y en qué líos se metió! Casi le cuesta la vida el haber trabajado para el gobierno fascista de Italia durante la Segunda Guerra Mundial.

    https://imagoestinaqua.blogspot.com/2020/08/ezra-pound-una-chica-vivaldi-la-tormenta.html

    ResponderEliminar
  2. En efecto, Pound se metió en muchos charcos , y al final "se le fue la olla". Ahora, como poeta tenía un olfato y una destreza extraordinaria. Si la "Tierra baldía", de Eliot, es la obra maestra que es, lo es gran parte porque Pound corrigió a fondo el original.

    ResponderEliminar
  3. You don’t should learn tons of of evaluations with the identical information, but learn ours and immediately go to the opinion of real gamers. 카지노 JackpotCity Casino Canada supplies all its gamers with professional and high quality help. Customer help is out there around the clock — 24 hours a day, seven days a week, 365 days days|one year} a yr. You can contact a help consultant through both reside chat and email.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Antillón

  Con el placer de costumbre leo en Lecturas y pasiones (Xordica, 2021), la más reciente recopilación de artículos de José Luis Melero, una referencia al geógrafo e historiador Isidoro de Antillón y Marzo, nacido y muerto en la localidad turolense de Santa Eulalia del Campo (1778-1814). Antillón fue un ilustrado en toda regla, liberal en lo político, que difundió sus ideas, entre ellas el antiesclavismo, a través de diversas publicaciones. Sus obras más relevantes son las de carácter geográfico, entre las que destaca Elementos de la geografía astronómica, natural y política de España y Portugal (1808). En esta obra se muestra crítico con otros geógrafos españoles (caso de Tomás López) y con los extranjeros que escribían sobre España (a excepción del naturalista Guillermo Bowles). Gracias a Jovellanos Antillón llegó a ser elegido diputado por Aragón en las Cortes de Cádiz. A su amigo y protector le dedicó Noticias históricas de D. Gaspar Melchor de Jovellanos , impreso en Palma de Mall

Como un río de corriente oscura y crecida

  Era un panorama extraño. En Barcelona, la habitual multitud nocturna paseaba Rambla abajo entre controles de policía regularmente repartidos, y la habitual bomba que explotaba en algún edificio inacabado (a causa de la huelga de los obreros de la construcción) parecía arrojar desde las calles laterales perqueñas riadas de gente nerviosa a la Rambla. Los carteristas, apaches, sospechosos vendedores ambulantes y relucientes mujeres que normalmente pueden verse en las callejuelas se infiltraban entre las buenas familias burguesas, las brigadas de obreros de rostro endurecido, las tropillas de estudiantes y jóvenes que deambulaban por la ciudad. La multitud se desparramaba lentamente por la Rambla, como un río de corriente oscura y crecida. Apareció un ejército de detectives, de bolsillos abultados, apostados en cada café, vagueando por la Rambla y enganchando, de un modo vengativamente suspicaz, a algunos transeúntes elegidos por alguna singular razón, hasta el punto de que incluso esta

Premio Nadal 1944

El jurado del primer Premio "Eugenio Nadal" (Café Suizo, Barcelona, 6 de enero de 1945). De izquierda a derecha: Juan Ramón Masoliver, Josep Vergés, Rafael Vázquez Zamora, Joan Teixidor e Ignacio Agustí.  En un artículo titulado "Premios literarios, cartas marcadas", publicado recientemente en un diario digital su autor Daniel Rosell analiza el trasfondo de premios tan prestigiosos como el Nadal y el Planeta a lo largo de su ya larga historia. Refiriéndose al primero de ellos, Rosell escribe: "Siempre hay alguien que recuerda que el el primer premio Nadal lo ganó una desconocida Carmen Laforet, que se impuso a González Ruano, a quien se le había garantizado el premio." Y añade: "Es emotivo, incluso tiene elementos épicos la historia de una joven desconocida que se alza con un galardón literario al que aspiraban los nombres -todos masculinos- consagrados de las letras de entonces, pero ¿por qué no poner el acento en González Ruano? (...) En otra