Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2012

Ser él

"No escribir como él, sino ser él: tomar su nombre, vivir su vida, amar a las mujeres -o a los hombres- que él ama, andar sus pasos, abrir sus ventanas, comprar en las mismas tiendas los mismos alimentos, peinar sus cabellos, vestir sus ropas, soñar sus sueños, llorar sus lágrimas, leer sus libros, reír sus risas, sufrir sus insomnios, viajar sus viajes, escribir sus obras, disfrutar sus éxitos, olvidar sus fracasos, temer sus miedos, envidiar lo que envidia, tropezar -si es el caso dos veces- en la misma piedra en que él tropieza, inventar su infancia, aborrecer su adolescencia, ir arrinconando su juventud en el trastero de la memoria, apurar su madurez como una copa de licor duro, aceptar su vejez como se acepta la llegada del día tras un descanso cruel, morir su muerte. Sí. para escribir sobre algunos temas hay veces en las que uno desearía ser tal o cual escritor. No escribir como él, sino ser él: tomar su nombre, vivir su vida..."

(Javier García Rodríguez, Barra americ…

Abrelatas

Ilustración de Camille Bryen (L'ouvre-boîte, 1952)
En la pasada Feria del Libro Antiguo de Oviedo, compré un ejemplar del que son autores Jacques Audiberti y Camille Bryen. El título era L'ouvre-boîte, editado por Gallimard en 1952. Lo que más me llamó la atención fue el subtítulo: Colloque abhumaniste.
Pues bien, una vez leído, sigo sin enterarme de qué cosa es el "abhumanismo". De hecho hacía tiempo que no me topaba con un libro del que no entiendes nada. Culpa mía, sin duda; pero cierto es que ni Audiberti ni Bryen se esfuerzan mucho por acalarar el asunto al lector llano. En el libro el escritor (Audiberti) conversa con el artista (Bryen), pero del diálogo no nace la luz, al menos para mí.
En el libro sale a relucir un aparato llamado "atomófono", el cual tiene "trescientos sesenta y cinco hilos que se enroscan y desenroscan a una velocidad igual al desarrollo de la luz silábica, refractada por un pensamiento acelerado, pudiendo alcanzar hasta el…

Terreno peligroso

"Cuando se huye de la verdad se entra en el peligro."

(Joan Crawford en Susana y Dios, 1940, de George Cukor. Guión de Rachel Crothers y Anita Loos)

Vital Aza

Se cumple este año el centenario de la muerte del escritor Vital Aza. En su homenaje reproduzco el texto titulado "Pequeño Plutarco", que escribí en la columna "Olvido y desidias", del suplemento cultural de La Nueva España, el 5 de enero de 1995

El asturiano Vital Aza (1851-1912) desparramó su ingenio -o vis cómica, como solía decirse- en más de setenta piezas teatrales (entre comedias, sainetes, juguetes cómicos, apropósitos, bocetos de costumbres...). Pocas de estas obras han llegado hasta nosotros,aunque sí el eco del éxito y popularidad de que gozaron en su día. Aza escribió también libros de versos, la mayoría de carácter jocoso y satírico, cualidades éstas poco valoradas hoy en día frente a otros registros poéticos de más altos vuelos. Los mismos títulos de sus poemarios -Ni fu ni fa, Frivolidades, Todo en broma, Bagatelas- parecen indicar que ni siquiera el propio autor les daba excesiva importancia. Cabe pensar, sin embargo, que de haberse dedicado con pr…

Snyder

Gary Snyder (San Francisco, 1930)
El poeta californiano Gary Snyder (al que ya dediqué una entrada anterior, 21-12-10) fue, en los años cincuenta del pasado siglo, destacado componente del llamado renacimiento de San Francisco, así como de la generación beat. Su poesía se halla influída por el budismo zen, la tradición amerindia y el amor a la naturaleza. Su libro de poemas Turtle Island obtuvo el premio Pulitzer en 1974. Snyder inspiró el personaje de Japhy Ryder en Los vagabundos del dharma, de Jack Kerouac.
En su poema "Qué pasó antes aquí", recorre la historia de California desde los más remotos tiempos geológicos hasta el presente. Así, hace 300 millones de años:

Primero un mar: arenas blandas, lodos y margas
-carga, compresión, calentamiento, plegamiento,
trituración, recristalización, infiltración,
varias veces elevadas y sumergidas,
haciendo intrusión un magma granítico fundido
enfriado en profundidad y salpicando,
cuarzo aurífero rellena las hendiduras-

Hasta los tiempos …

Gissing

George Gissing (1857-1903) es el más conspicuo representante del naturalismo en las letras inglesas, una corriente de matriz continental que nunca llegó a cuajar del todo entre los lectores británicos. Preterido durante buena parte del siglo veinte, su posición se ha visto revalorizada en las últimas décadas. Autor de novelas de fondo pesimista en las que refleja la pobreza y el fracaso de las capas bajas de la sociedad, poco antes de morir publicó una de sus mejores obras, The Private Papers of Henry Ryecroft.
En 1914, el editor estadounidense Thomas B. Mosher, de Portland, Maine, responsable de algunas de las más exquisitas ediciones de la época, sacó a la luz un precioso librito en octavo alargado, en cuya portada, a dos aguas, se puede leer Books and the Quiet Life, con el siguiente subtítulo: Being Some Pages From The Private Papers of Henry Ryecroft by Gissing Chosen By W R B. En el prólogo se dice que "el escritor se imagina a sí mismo en la edad madura de la vida habiend…

Un poema de Justice

Donald Justice (1925-2004)

SOBRE LOS AMIGOS MUERTOS EN LA INFANCIA

Nunca los encontraremos con barba en el cielo,
Ni tomando el sol entre los calvos del infierno;
Si acaso, en el desierto patio del colegio al atardecer,
Formando un círculo, tal vez, o juntando las manos
En juegos cuyos verdaderos nombres hemos olvidado.
Ven, memoria, déjanos buscarlos allá en las sombras.

(Donald Justice, The Summer Anniversaries, 1960. Trad. J.O.)





Jornadas Literarias

De izquierda a derecha: Armando Murias, Jorge Ordaz,  Manuel García Rubio y Manuel Herrero Montoto.
El pasado fin de semana tuvo lugar en Pravia las XII Jornadas de Literatura, organizadas por la Asociación de Escritores de Asturias, bajo el título "Mucho cuento". Abrieron y cerraron las jornadas sendas conferencias a cargo de Pepe Monteserín y Fernando Beltrán, respectivamente. En medio varias mesas redondas, todas ellas relacionadas con el tema a tratar este año: la narración breve; o sea el cuento, el relato corto, el microrrelato, etc.
A mi me cupo el honor de participar en la mesa redonda "Las líneas de la mano", nombrada de acuerdo con el cuento de Cortázar del mismo título. Moderó el debate Armando Murias e intervinieron también Manuel Herrero Montoto y Manuel García Rubio. Hubo más acuerdos que discrepancias, animado coloquio, y en cualquier caso respeto y pasión por esta modalidad literaria.

Viajeros y posadas

Entre las novedades editoriales que el bicentenario de Dickens a traído a nuestras librerías quiero mencionar una de las más recientes: los Cuentos de viajeros y posadas (Navona Editorial, 2012), en traducción de José Luis Piquero. Se trata de una recopilación de cuentos escritos por Dickens y su colega y amigo Wilkie Collins, aparecidos en Household Words a mediados de la década de 1850. En dicha publicación periódica colaboraron, además de su director -o mejor, conductor- Charles Dickens, escritores de renombre como Elizabeth Gaskell, George Meredith, o Sheridan Le Fanu, así como otros en la actualidad muy poco conocidos pero que en la época tuvieron gran popularidad.
En los números navideños de Household Words solía Dickens dedicar parte de los cuentos a recordar dichas fiestas, a cuya celebración familiar el propio Dickens había contribuido a dar forma con sus Christmas carols. Así nacieron los conjuntos de cuentos titulados Una ronda de historias junto al fuego navideño (1852)y

Literatura racista

Céline proclamará a partir de entonces la incompatibilidad racial entre su propia forma de escribir (y la de algunos amigos políticos): empleo de ciertos procedimientos sintácticos modernos, evocaciones de doble y triple sentido, sugestiones emocionales, repetición rítmica de los temas, características de los pueblos arios genéticamente emotivos ("nuestra sensibilidad de arios, nuestro lirismo ario"), y cualquier otro modo de escritura, siempre "judaizante", triquiñuelas dialécticas de los "talmudistas", los "gilipollas" o los "pederastas", "jodíos por el culo a lo Pijo-Proust", o "mariconadas" de los "viejos enterradores pederastas de la epopeya aria" (Montaigne, Racine, Stendhal, Zola, Maupassant), todos ellos "copiosamente judaizados, ennegrecidos". Esta guerra del gusto, de lo "auténtico contra lo falso", del "estilo contra las ideas", es siempre, en la pluma de Céline y …