Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2018

Deberes de poesía

Un barco ebrio cuenta sus recuerdos de viaje. Este barco es usted. Dígalo en la primera persona del singular.
Un fauno cree advertir, después del almuerzo, unas ninfas. Quiere perpetuarlas. Este fauno es usted. Dígalo en la primera persona del singular.
Un hombre visita el cementerio de su aldea, a orillas del Mediterráneo. Ve unas velas en el mar y las toma por palomas que picotean sobre un techo. Desarrolle esta alucinanción. El visitante es usted. Dígalo en la primera persona del singular.
Usted es El Tenebroso. Se ha quedado viudo y necesita que le consuelen. Por otra parte, es usted príncipe de Aquitania y acaban de destruir su torre. Considera melancólicamente su suerte. Pide que le restituyan el Pausílipo y, de ser posible, el mar de Italia con una flor y un parral, que le gustan mucho. Haga lo que hiciere, dígalo siempre en la primera persona del singular.

(Jean Tardieu, "Pequeños problemas y cuestiones prácticas". Traducción: Hugo Acevedo. En: El humor absurdo, sel…

Clase de mujer

Corinne Calvet: "¿Qué clase de mujer eres tú?"
Joan Fontaine: "Por ahora, de la tuya."

(Vuelo a Tánger, 1953. Guion y dirección de Charles Marquis Warren).

Pensamientos como placas

Fred Vargas, último premio Princesa de Asturias de las Letras, es sin duda una de las escritoras del género policiaco más destacadas de la actualidad. Sus exitosas novelas suelen tener tramas poco convencionales, personajes un tanto excéntricos e incluir elementos o detalles infrecuentes, casi irreales. También suele recurrir a ciertos cultismos científicos, no en vano su especialidad es la arqueozoología. En su novela Que se levanten los muertos (traducción de Helena del Amo, Ediciones Siruela, 2005), por ejemplo, uno de los protagonistas -perteneciente al grupo de investigadores denominados "los tres Evangelistas"- utiliza, de una forma desenfadada y coloquial, el símil de la teoría geológica de la tectónica de placas para describir el estado de sus razonamientos:
"Como las placas de la corteza terrestre que se las ingenian para patinar sobre el resbaladizo y cálido chisme que hay debajo. Sobre la capa en fusión. Es terrible la historia de las placas, que hacen gilip…

Transmitir sin empobrecerse

En los próximos años habrá que esforzarse para salvar de esta deriva utilitarista no sólo la ciencia, la escuela y la universidad, sino también todo lo que llamamos cultura. Habrá que resistir la disolución programada de la enseñanza, de la investigación científica, de los clásicos y de los bienes culturales. Porque sabotear la cultura y la enseñanza significa sabotear el futuro de la humanidad. Hace algún tiempo tuve ocasión de leer una frase simple, pero muy significativa, inscrita en el tablón de anuncios de una biblioteca de manuscritos en un perdido oasis del Sahara: "El conocimiento es una riqueza que se puede transmitir sin empobrecerse". Sólo el saber -poniendo en cuestión los paradigmas dominantes del beneficio- puede ser compartido sin empobrecer. Al contrario, enriqueciendo a quien lo transmite y a quien lo recibe.

(Nuccio Ordine, La utilidad de lo inútil. Manifiesto. Traducción de Jordi Bayod, Acantilado, 2013).