Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2009

Antonio Rabinad

Antonio Rabinad Muniesa (1927-2009)
Foto extraída de la reedición (1971), por Seix Barral,
de su primera novela Los contactos furtivos

Solía verle los domingos por la mañana, en el Mercat de Sant Antoni, en su puesto de libros de segunda mano. Me paraba un rato y hablábamos de literatura. En junio ya no lo vi; el domingo 23 de agosto, tampoco. Hoy me entero de que ha muerto.
Me es difícil hablar de él ahora porque además de un escritor al que admiraba era mi amigo. Cuando le conocí me dio unos cuantos consejos sobre escritura que he procurado tener en cuenta. El principal fue que escribiera siempre lo que realmente me gustase y que lo hiciese como yo quisiese, sin preocuparme de tendencias ni modas. Él fue el primero en aplicarse el cuento, aún a costa de convertirse en un escritor bien valorado, pero menos reconocido de lo que debería ser.
A quienes no hayan leído nada de Rabinad les recomiendo sus novelas Los contactos furtivos (1955), Marco en el sueño (1969) y, especialmente, Memento m…

Novelas, ventas y éxito (la cosa viene de lejos)

Lamentablemente, en los últimos tiempos ha surgido la mala costumbre de medir el éxito, en demasía, por el dinero que parece producir. Recuérdese que no siempre es la voz del pueblo la que elige al mejor, y aunque las más de las veces ocurre que un novelista de éxito obtiene una gran venta de sus obras, también puede ocurrir que el arte de un gran escritor sea de tal tipo que nunca llegue a ser verdaderamente popular.

(De El arte de la ficción, de Walter Besant, 1884)

Verano mix

Como todos los veranos, ha habido un poco de todo. De lo que más, calor. Mucho calor. He leído y he escrito, pero no demasiado. Ante todo, descanso, tranquilidad y buenos alimentos. Este agosto, en la costa tarraconense, no hemos tenido plaga de medusas, pero sí ejércitos de mosquitos "tigre" que han asediado al personal. Confirmo que se han dado un festín a mi costa, a pesar de intentar disuadirlos con repelentes. Por lo demás, las playas, llenas; las fiestas mayores de los pueblos, llenas; las carreteras, llenas. ¿Crisis? Tal vez. Leí un sondeo en el que se decía que los españolles eran los europeos que se sentían más felices. Tal vez. Afortunadamente, no ha habido grandes catástrofes, salvo algunos incendios y ciertas declaraciones de políticos. Tampoco ha habido "serpiente de verano". Con cierta nostalgia he recordado cuando en La Vanguardia salían cada día cartas al director asegurando haber observado un ave gigantesca volando en el caliginoso cielo de Barcelo…