Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2011

Lovecraft

Howard Phillips Lovecraft (1890-1937) H. P. Lovecraft era un gran aficionado a la química y a la astronomía; pero en su novela En las montañas de la locura (escrita en 1931 y publicada en 1936) son la geología y la paleontología las ciencias a las que da protagonismo. La obra trata de una expedición científica a la Antártida, organizada por la universidad de Miskatonic en Arkham, Massachusetts. El objetivo de la expedición, en palabras del jefe de la misma, el catedrático de geología de aquella universidad y narrador de la historia, era "procurarme algunas muestras de rocas y suelos de varias partes del territorio antártico, ayudado por la notable excavadora del Prof. H. Pabodie, de nuestro departamento de ingeniería." Llegados al continente austral a finales de 1930, los expedicionarios inician las perforaciones en las laderas del majestuoso monte Nansen. Encuentran granitos precámbricos y areniscas (1) con fósiles de invertebrados. En un esquisto metamórfico hallan impensab…

Un poema de Keyes

Sidney Keyes (1922-1943)

POETA DE GUERRA

Yo soy el hombre que buscaba la paz y halló
En sus ojos los alambres de espino.
Yo soy el hombre que tanteaba palabras y halló
En su mano una flecha.
Yo soy el constructor cuyos firmes muros rodean
La deslizante tierra.
Cuando me ponga enfermo o enloquezca
No os burléis de mi ni me encadenéis:
Cuando trate de agarrar al viento
No dejéis que me caiga:
Aunque mi cara sea un libro quemado
Y una ciudad devastada.

("War poet" se halla incluído en The Collected Poems of Sidney Keyes, Londres, 1945. Traducción: J. O.)

Molokai

No recuerdo si fue en el cine Meridiana o en el Martinense, pero fue un jueves por la tarde, allá por 1960, en alguno de los cines del barrio del Clot de Barcelona. Los jueves por la tarde no había clase en el colegio, y yo iba a comer a casa de mis abuelos. Luego, por la tarde, a las cuatro, me iba con mi abuela al cine. En aquel tiempo de sesiones dobles la película "buena" solía ser en color y americana; la "mala", española y en blanco y negro. Molokai, la isla maldita, era española y en blanco y negro. Al principio salía un religioso con hábito blanco que llegaba en un barco a Molokai, una isla de Hawai donde las autoridades recluían a los leprosos. El padre Damián, que así se llamaba el misionero, iba allí a cuidarlos. Al final moría y daba mucha pena.
He vuelto a acordarme de esta película después de leer lo que Robert Louis Stevenson escribe a propósito de su visita a Molokai.
RLS arribó al embarcadero del poblado de Kalaupapa el 22 de mayo de 1889. Tan solo q…

Zarafa

Retrato oficial de la jirafa y su cuidador Atir, por Nicolas Huet.

En octubre de 1826 atracó en el puerto de Marsella el barco que transportaba la primera jirafa que se veía en Francia. Era un obsequio de Mehmet Alí, pachá otomano de Egipto, al rey Carlos X, con el objeto de ganarse su amistad.
La jirafa había sido capturada siendo una cría en la altiplanicie de Etiopía, y conducida a lomos de camello hasta Sennar. De allí fue transportada en faluca por el Nilo Azul hasta Jartum; y de Jartum, siguiendo la infame ruta de los esclavos, hasta El Cairo y Alejandría. En Alejandría Bernardino Drovetti, cónsul francés y consejero del pachá, puso al cuidado de la jirafa a su criado sudanés Atir. La travesía marítima duró tres semanas. Durante todo este tiempo Zarafa -como la denomina Michael Allin en su libro Zarafa. La auténtica aventura de la jirafa que viajó a París desde el corazón de África (2000)- permaneció en la bodega del barco, de la que sobresalía su largo cuello y la cabeza gracias …

Combinado

En Una ruibia en la cumbre (Frank Tashlin, 1956), Jayne Mansfield le ofrece un combinado a Tom Ewell. A continuación tiene lugar el siguiente diálogo:

J.M.: Tómelo y se sentirá mejor.
T.E.: ¿Seguro?
J.M.: Se lo preparaba mi padre. Bebía mucho, para intentar olvidar a mi madre.
T.E.: Vaya, siento lo de su madre.
J.M.: ¿Por qué?
T.E.: Porque no sabía que estaba muerta.
J.M.: No lo está. Por esto bebía mi padre.

(Guión de Frank Tashlin y Herbert Baker)

Cromwell

Serás hombre, de J. L. Cromwell, se publicó en 1946 con una tirada de 3.000 ejemplares. En 1950, cuando apareció en la Colección "La Nave" llevaba ya cinco ediciones. La novela es de ambiente internacional a la manera "cosmopolita" de Frederic Prokosch (autor también publicado en la misma colección) y su protagonista, Steed K. Vickers, es un sargento piloto de las Fuerzas Aéreas estadounidenses. En el frontispicio de dicha edición figura un retrato a lápiz de J. L. Cromwell, con reproducción de su firma y una nota al pie en la que se nos informa que es autor también de Quema el fuego, Sin ir más lejos, Como son las cosas y varios guiones de cine.
En la Nota Preliminar editorial se dice que una encuesta publicada el 5 de enero de 1949 en el diario de Madrid Informaciones, en busca del mejor libro del año, "se preguntó a un grupo de personalidades cuál había sido, a su juicio, la novela más destacada del año. (...) El gremio de libreros repuso que la novela de má…

Las cosas tal como son

El poeta leridano Màrius Torres (1910-1942)


¿Mi ideal? Ser rico, no tener patria, amar a una mujer imposible.
Notas para mi autorretrato (31/XII/1936)

Cuando todo eso haya pasado, ¡qué diferentes seremos de antes! Y otros han sufrido todavía más. Esta pobre gente de Oviedo, de Granada, de Sevilla... La guerra habrá devastado España. Anchas regiones habrán quedado cubiertas de ruinas. Pero aún habrá más ruinas en los cuerpos de la gente. Y la reconstrucción de sentimientos, de solidaridad social y nacional, será todavía más difícil que la de las ciudades y los pueblos.
Dietari para Víctor (17/IX/1936)

"Cuando un gran dolor os abata", aconsejaba Turguenev a los escritores, "no lloréis, no os desesperéis. Coged papel y pluma y escribid: Me ha pasado tal y tal cosa; siento esto y aquello. El gran dolor se desvanece y la página excelente queda". El consejo es sabio. Pero difícil de seguir (...) Es muy posible que de aquí a un año todavía no esté muerto. Probablemente, quier…

Jovellana

Una jovellana, según ilustración de Juan Hernaz,
en La aventura botánica de Jovellanos, de Pachi Poncela

Hipólito Ruiz y José Antonio Pavón llevaron a cabo una importante expedición botánica por el virreinato del Perú entre los años 1777 y 1788. Inventariaron alrededor de 3.000 especies vegetales, 500 de ellas nuevas o desconocidas hasta el momento. Años después publicaron la Flora Peruviana et Chilensis (1798-1802), en cuatro volúmenes, obra en la que se describe un género nuevo, dedicado a Gaspar Melchor de Jovellanos.
Como dice Pachi Poncela en La aventura botánica de Jovellanos (Ayuntamiento de Gijón, 2010), la Jovellana punctata, Ruiz & Pav., vulgo capachito morado, "es un arbusto endémico del centro y sur de Chile, desde Arauco a Chiloé, tierra de los indios araucanos, de las hermosas selvas lluviosas valdivianas, y de los bosques de pehuén o Araucaria araucana."Y añade: "Necesita para desarrollarse bien algo de sombra, viviendo mejor debajo de los grandes árbole…

El escándalo del libro

"Las brutalidades del nazismo, tal como fueron planificadas, organizadas y realizadas en el siglo XX en Europa, fueron perpetradas en el seno de una cultura altamente erudita. Ningún país ha honrado tanto como Alemania ni ha apoyado con tanta autoridad la vida del espíritu, la producción de libros, su estudio y el estudio de las humanidades académicas. En ningún momento las fuerzas de la erudición y de la sensibilidad humanista pusieron freno al triunfo de la barbarie. En el Tercer Reich se llevaron a cabo investigaciones de primer orden en filología, en historia antigua y medieval, en historia del arte, en musicología. (...) Lo esencial de la historia de esta inhumanidad más sistemática y una forma de simpatía o de indiferencia, creadora de una alta cultura, sigue sin dilucidarse. El asunto va mucho más allá del contexto de la Alemania nazi. El París ocupado fue igualmente testigo de una producción de libros y obras teatrales que se cuentan entre las más importantes de la litera…

El hombre que enamoraba a todo el mundo

Fíjémonos en el retrato: rostro alargado, cabello largo, bigote con las guías caídas, postura estudiadamente distendida y algo cansada... Podría pasar por Robert Louis Stevenson, pero no lo es. Es su amigo, colega y primo lejano Andrew Lang (1844-1912).
Lang es un escritor escocés cuyo nombre sobrevive hoy en día gracias sobre todo a sus encantadores cuentos de hadas. Su obra, sin embargo, es cuantiosa y variada. Lang fue narrador, poeta, folklorista, historiador, biógrafo y crítico. Algunos de sus ensayos literarios los reunió en Adventures Among Books (1905), donde viene inserto el referido grabado, copia del cuadro que le hizo el pintor William Blake Richmond, que también retrató a Stevenson. En este libro se encuentra, además, una de las semblanzas más sentidas que se hayan dedicado a RLS.
En "Recollections of R. L. Stevenson" Lang hace un ejercicio de honradez y sinceridad al hablar de su paisano. En vez de colgarse medallas, como hicieron algunos interesados tras su muer…

Geología y detectives (y II)

La geóloga y escritora Sarah Andrews
Uno de los pioneros de la toxicología moderna fue el médico y químico inglés Alfred Swaine Taylor (1808-1880) quien, entre otros avances, inventó el primer test para la detección de arsénico en los tejidos humanos. Taylor fue además un gran aficionado a las ciencias de la Tierra, como lo demuestra su publicación On the Temperature of the Earth and the Sea in Reference of Central Heat (1846), pero en cambio no vislumbró todas las posibilidades que le ofrecían las ciencias geológicas en la resolución de ciertos crímenes.
Quien sí lo supo ver fue la geóloga estadounidense Sarah Andrews que, entre 1994 y 2005, publicó una decena de novelas que tienen por protagonista a Em Hansen, una geóloga forense. Andrews trabajó en el U. S. Geological Survey y en diversas compañías privadas, y su experiencia profesional le sirvió para idear tramas relacionadas con asuntos o aspectos geológicos y en las que a menudo un colega suyo tiene problemas o es asesinado.
Lejos …