Ir al contenido principal

Cunqueiro

Álvaro Cunqueiro (1911-1981)

Hoy hace exactamente cien años que vino al mundo, en Mondoñedo, Álvaro Cunqueiro. Quiero desde aquí rendirle mi particular homenaje, pues fue, y sigue siendo, uno de mis escritores favoritos y, junto a Joan Perucho y algunos más, uno de los que más me influyeron al principio de mi andadura como escritor.
Cuando descubrí a Cunqueiro en los años sesenta del pasado siglo -primero leyendo sus artículos en la revista Destino y más tarde sus novelas más importantes-, no resultaba nada fácil expresar la admiración por su obra, pues los férreos dictados de la crítica de aquellos tiempos no iban, salvo excepciones, precisamente en esta línea.
A Cunqueiro le vi una vez en Barcelona. El Día del Libro de 1969 me presenté en la librería Catalònia de Barcelona para que me firmara un ejemplar de su novela Un hombre que se parecía a Orestes, con la que acababa de ganar el premio Nadal. Yo le dije que su libro Crónicas del sochantre me había entusiasmado, y no sé cómo acabó hablando de un diablo gallego que tenía un fielato a la entrada de Vilalba, y exigía el pago en capones.

Comentarios

  1. Qué gran fortuna haber conocido a Cunqueiro. En i caso comencé a leerlo a inicios de los ochenta, cuando estudiaba 2º de Historia y adquirí una afición por su lectura que no he perdido. Gracias por recordar su centenario.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. A Cunqueiro, el maestro, se le recordará mientras tenga lectores fieles. Este es el mejor homenaje que podemos rendirle.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Me uno al recuerdo y al homenaje, don Jorge.
    Qué grande Cunqueiro!!! Para mí sobre todo sus artículos y retratos...

    ResponderEliminar
  4. EStoy convencido, conde-duque, que la figura de Cunqueiro irá creciendo con el tiempo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Lupo Ayllán y Los Orates habituales.23/12/11 16:55

    Yo lo leí por primera vez en 1ª de BUP . Crónicas del sochantre era lectura obligatoria . Me entusiasmó .
    La de veces que lo leí... de mayor quería ser sochantre . La vocación la perdí , pero no me he vuelto a comer una tortilla a las finas hierbas sin acordarme del gorro de dormir del sochantre .
    Y ya sabéis , si un hombre se parece a Orestes , será Orestes .
    Años después conocí a un patrón de barco que se llamaba así , y siempr... pero ya vale . Que me dejan sin neulas.

    ResponderEliminar
  6. ´Me alegra comprobar que el número de cunqueiranos sigue en aumento...

    ResponderEliminar
  7. Estimado Jorge:
    Como veo por tu lista de enlaces que compartimos buenos amigos (Lama, Taravillo, Doce, Ferrer Lerín...), permíteme el tratamiento.
    Y lo hago en esta entrada en honor al gran Cunqueiro, uno de mis dioses tutelares.
    Por si pudiera interesarte, aquí le dejé hace unos días mi homenaje en su centenario:

    http://eljuegodelataba.blogspot.com/2011/12/cunqueiro-centenario.html

    Un saludo.
    Elías Moro

    ResponderEliminar
  8. Amigo Jorge. No sé si conoces http://www.dvdediciones.com/cunqueiro.html
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Elías y ferrer, gracias por vuestra información, y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Jorge, me sumo a la lista de lectores y rendidos admiradores de Cunqueiro. Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Gracias, Fernando.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.