Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2017

Una cerilla en la oscuridad

En el espléndido relato que da nombre a La cerilla de Faulkner (1998) de César Romero, el protagonista menciona una cita de su autor preferido en uno de sus libros, no recuerda cuál, que dice: "Si entras en un cuarto oscuro y enciendes una cerilla sólo te servirá para ver más esa oscuridad." Tampoco yo he sabido localizar la procedencia de esta cita de Faulkner, pero, con variantes, la he visto mencionada por Javier Marías en una entrevista. Venía a decir que, lo que hace la literatura es parecido a lo que hace una cerilla cuando se la enciende en mitad de la noche. No sirve para iluminar, solo sirve para ver un poco más en la oscuridad.
En un temprano e iluminador ensayo de Ricardo Gullón, "El misterioso William Faulkner", publicado en Cuadernos de Literatura en 1947, cuando la fama de Faulkner estaba bajo mínimos y en España apenas se había traducido su obra, nos habla de sus "libros oscuros": "Oscuros, sí, mas ordenados en su oscuridad, y a trozo…

Jurado Morales

José Jurado Morales (1900-1991)
José Jurado Morales fue un escritor nacido en Linares (Jaén) y residente en Barcelona desde 1924. De profesión farmacéutico, cultivó con preferencia la poesía, con títulos como Nostalgia iluminada (1957), La voz herida (1966) y Sonetos de la mala uva (1971). Con Sombras anilladas (1962) ganó el Premio Ciudad de Barcelona de poesía, y quedó finalista del mismo con l novela La vida juega su carta (1961). Ejerció el periodismo cultural y la crítica literaria en periódicos y revistas, y creó los "Cuadernos del Azor".
La hora de anclar (1959) es una de sus novelas más logradas. Fue uno de los primeros títulos de la editorial Pareja y Borrás, creada, según los editores, "con el propósito de dar a conocer unos nombres que en ese difícil campo de la literatura que es la novela, constituyen una incógnita." La novela de Jurado Morales transcurre en Tossa de Mar, en una época en que todavía el turismo de masas y el desarrollismo no habían causad…

Reglas de lectura

Ralph Waldo Emerson (1803-1882)
Así pues, las tres reglas prácticas de lectura que ofrezco son: 1) Nunca leas un libro que no tenga un año. 2) Nunca leas un libro si no tiene fama. 3) Nunca leas un libro si no te gusta.

(Ralph Waldo Emerson, Books).

Matar: grados de dificultad

"Cuando se mata a un hombre no es difícil matar el segundo. El tercero ya es fácil."

(John Payne en Filón de plata, 1954, de Allan Dwan. Guion de Karen DeWolfe).

Velázquez Riera

Roberto Velázquez Riera fue un periodista, conocido por el pseudónimo de "Robín". En los años sesenta del pasado siglo dirigió el diario ovetense "La Voz de Asturias". Además de su labor periodística "Robín" fue un popular comentarista de radio y conferenciante. Destacó como comediógrafo,. Entre sus títulos: Parador nocturno, Pasaje para la felicidad y La noche humillada. Con su obra La cárcel de tedio llegó a finalista del Premio Lope de Vega.
Velázquez Riera también escribió novela, siendo Una calle en el Infierno su título más conocido. Dicha obra ganó el Premio Aramo y fue publicada en Oviedo por el editor Richard Grandío en 1962. La novela es una especie de Belle de jour, de Joseph Kessel. Julia, la protagonista, es una mujer que pertenece a una familia muy conservadora, extraordinariamente recatada y con novio formal al que no permite el más mínimo desahogo. De noche, sin embargo, se transforma en otra mujer, se maquilla, se viste llamativamente y …

Un poema de Lowell

Robert Lowell (1917-1977)
RED DE PESCA

Cualquier cosa clara que nos ciega de sorpresa,
tus silencios vagabundos y resplandecientes descubrimientos,
delfín liberado para capturar el parpadeante pescado...
diciendo demasiado poco, después demasiado.
Los poetas mueren adolescentes, su ritmo les embalsama,
las voces arquetípicas cantan desafinadas;
el viejo actor no puede leer a sus amigos,
y no obstante se lee a sí mismo en voz alta,
el genio mata con su zumbido al auditorio,
la línea ha de terminar.
Y aún así mi corazón se alza, sé que he alegrado una vida
anudando, deshaciendo una red de cuerda embreada;
la red colgará de la pared cuando los pescados hayan sido
          comidos,
clavada como bronce indescifrable, el futuro sin futuro.

(Robert Lowell. Antología, Visor Libros, 1982. Traducción de Antonio Resines)

París

Basura podrida

Salió un golpe seco, demoledor. Y Murray emitió un leve gruñido a la vez que sus músculos se aflojaban e iniciaba la caída, dejando escapar la pistola con que había estado amenazando a la pelirroja.
Me apresuré a aferrar a Murray para evitar su caída. Aunque yo no ignoraba que la basura estaba mejor en el suelo. Y eso era el abogado, basura podrida, de lo más podrido que yo había visto jamás.

(Alf  Regaldie, Operación chantaje. Colección "Servicio Secreto", Editorial Bruguera, 1976).