Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2014

Uno cuyo nombre fue escrito en el agua

El tiempo pasa lentamente y acaricia cada hora, cada minuto, cada instante de mi vida, como solo lo saben hacer las manos de los amantes... pero ya nada importa. Ni el tiempo ni sus horas ni la más bella de las damas. Todo desaparece tras el tamiz continuo y perenne del tiempo, del mismo modo que la luz se fuga en las tardes lluviosas de invierno detrás de la poderosa cortina de agua que la ampara; y todo, otra vez todo se convierte en un lienzo en blanco que nada alberga, salvo la esperanza de aquello que puede llegar a ser. Eterna esperanza que cae como un torrente salvaje desde la montaña. Anhelos reconvertidos en desgracias que nos marcan las últimas jornadas. Hombre sin sueños, ni deseo. Estatua inerte de sal, pero de carne y hueso. Aún me queda una última posibilidad, la última, para vencer al paso del tiempo: acabar siendo un recuerdo o un pequeño episodio en vidas ajenas. También me puedo reconvertir en una anécdota revestida de poemas o en un libro que puede ser abierto en l…

Feijoo

Se cumplen hoy 250 años de la muerte de Benito Jerónimo Feijoo (1676-1764). Nada mejor para rendirle homenaje que acudir a sus obras, para comprobar, entre otras cosas, su sorprendente actualidad. Una de las maneras de hacerlo es leyendo el libro recién aparecido Lidiando con sombras, una antología del P. Feijoo, editada por Ediciones Trea y el Instituto Feijoo de Estudios del Siglo XVIII, cuyos textos han sido seleccionados por Elena de Lorenzo Álvarez, Rodrigo Olay Valdés y Noelia García Díaz.
He aquí, a modo de muestra, un breve pasaje del discurso "La política más fina"(Teatro Crítico Universal, 1,4, 1726):

§ XIII.43  Las verdaderas artes de mandar son elegir ministros sabios y rectos, premiar méritos y castigar delitos, velar sobre los intereses públicos y ser fiel en las promesas. De este modo se asegura el respeto, el amor y la obediencia de los súbditos mucho más eficazmente que con todo el complejo de esotras sutilezas políticas o razones de Estado, misterio …

Un poema de Fernández Valdés

CAMELANCIA (Parodia)
  Cifra insigne de la razas, de los pueblos y legiones,
       es el mástil, regia antorcha donde el paño simboliza.  
                                                 Alfredo Alonso

    Cifra hiparca de las filgas de hipogéticos trifones,
tu rubalda petriñada, por los calcos (1) se desliza,
y en las crumas (2) petulosas, tu pañógrafo se riza
con el gelco hipnotizado de muqueldos y sifones.
Por las crestas de los gardos, en necrólicos crespones,
un perusco (3) de mangantes y de melfos cascatiza,
y el cabello pelumbroso, retruncido se aromiza,
parsifado por las chungas de mil góticas regiones.
Cuando el cuenco (4) saturado de chicarros restañidos
se refolgue por los tucos del filón de la sopera
y el pintojo chorizante se agarrice a la maroma,
es que el mutis donjuanesco de los ringos (5) comprimidos,
se envolviza en los pañales de una tétrica churrera,
o se enrosca en los palpufos de la tralla del axioma.

(1) Mirlotos atrunculados de forma rectangular.
(2) Banastas pr…

Potencia de los libros

Porque los libros no son materia totalmente muerta, antes contienen una potencia de vida que los hace tan activos cuanto el espíritu a cuya familia pertenecen, y lo que es más, conservan, como en ánfora, la más pura esencia y eficacia de la inteligencia viviente que los creara. Sé que son tan vivaces y vigorosamente impresionantes como aquellos dientes mitológicos del dragón; y repartidos acá y allá puden hacer brotar gente unida a una idea. Con todo ello, de otro lado, y como no se utilizase con precaución, matar a un buen libro es casi como matar a un hombre.

(John Milton, Areopagitica, 1644. Trad. Francesc LL. Cardona)

Hombres de piedra

¿Hombres o piedras?, de Archie Lowan (pseudónimo de Luis Bayarri Lluch), salió en la colección "Luchadores del Espacio", de Editorial Valenciana, en 1963. Es una fantasía científica en la que salen nada menos que dos geólogas. Una es Mary Duval, catedrática de Geología y Espeleología; la otra es Dorothy Lotan, Jefa del Laboratorio Geológico. La primera está convencida de que en una sima llamada "Golat", en Marte, se encuentra un raro mineral de extrañas propiedades, la klivotarinapirita, descubierto sobre el papel por los profesores Klivo y Tarín. Segun estos mineralogistas dicho mineral desprende, sometido a un tratamiento de altas presiones y elevada temperatura, un gas de excepcionales aplicaciones: las de generar, por sí solo, vida. La doctora Lotan es elegida para formar parte de una expedición a Marte para explorar la sima "Gotan".
A partir de este momento la historia adquiere un tono de aventura claramente derivado de Viaje al centro de la Tierra y…

Bolaño en Blanes

Roberto Bolaño en la calle del Lloro de Blanes, donde tenía su estudio
"Yo nunca sospeché que un día llegaría a Blanes y que ya nunca más desearía marcharme". En la localidad gerundense de Blanes, su Ayuntamiento ha tenido la buena idea de marcar una "Ruta Roberto Bolaño", con diecisiete puntos de interés que corresponden  a otros tantos lugares por los que transcurrió la vida del escritor chileno y su esposa, Carolina López, desde su llegada al municipio de la Costa Brava en 1985, procedente de Girona, hasta su muerte en 2003. Llegó a Blanes -"un paraíso sin estridencias y con un mar magnífico"- con la intención de abrir una tienda de bisutería, sin embargo el negocio duró poco.
En la "ruta" figuran, entre otros, sus viviendas familiares (las de la calle Aurora y la calle Ample); sus estudios (el de la calle del Lloro y el de la rambla Joaquim Ruyra); la papelería Bitlloch, donde iba a comprar el diario; la farmacia Oms, donde adquiría las medic…

Cosas caras

Joan Dixon: Algún día va a querer algo muy bonito y muy caro, y no va a poder comprarlo con su sueldo de detective.
Charles McGraw: Como qué.
J.D.: Como yo.

(Roadblock, 1951, de Harold Daniels. Guion de Steve Fisher y George Bricker)

Uhlman

En el Museu Municipal de Tossa de Mar hay una buena representación de obras de artistas extranjeros que, en un momento u otro del siglo pasado, pasaron por dicha localidad: Marc Chagall, André Masson, Olga Sacharoff, Oscar Zügel... Algunos eran judíos que habían huído del régimen hitleriano en los años treinta. Entre ellos estaba el abogado y pintor Fred Uhlman (aunque en mi visita al museo no vi ningún cuadro suyo).
Uhlman había nacido en Stuttgart en 1901 y llegó Tossa el 1º de abril de 1936, procedente de París. En su libro autobiógráfico The Making of an Englishman (1960) (hay traducción castellana, Brilla el sol en París, 2000), narra Uhlman en uno de sus capítulos su estancia en el pueblo marinero y el estallido de la guerra civil, que trastocó sus planes y el de otras artistas y refugiados (véase para la vida en Tossa durante la guerra Un hotel en la Costa Brava, de Nancy Johnstone, 2013). Uhlman logra viajar a Inglaterra y en Londres establecerá su residencia hasta su muerte …

Fantasmal aparición del héroe

Y, de repente, un trueno horrísono descargó allá fuera, iluminando toda la estancia con una llamarada lívida que desgarró brutalmente el negro cielo nocturno del que caían  torrentes de agua.
     Un golpe violento de aire abrió la puerta de nuevo, con áspero crujido de madera vieja y goznes chirriantes. Scott y la joven volvieron hacia allá la cabeza, sobresaltados.
     El último fulgor del chispazo celeste llegó todavía a alumbrar una silueta larga, impresionante, oscura y fantasmal, erguida en el umbral de la entrada, a contraluz del relámpago.
     Y una voz extraña, profunda, fría y sin marices, retumbó roncamente:
     -Buenas noches, señores. ¿Pueden alojar aquí por unas horas a un viajero perdido en medio de la tormenta?

(Kent Davis, Forajidos en la noche. Colección Far West, Editorial Astri, 2000)