Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2012

Esclavismo

La choza de Tomás, novela de Enriqueta (sic) Beecher-Stowe, fue editada en Madrid por Francisco de Paula Mellado en 1853, solo un año después de la publicación del original Uncle's Tom Cabin. Unos tres lustros después, se publicó en Barcelona, en la Imprenta Peninsular, calle Conde del Asalto 69, La cabaña de Tom, un resumen de dicha novela hecho por un tal "B. M." (Nótese que ninguna de las dos ediciones incluye la palabra "tío". Para ello hay que esperar a la edición barcelonesa de Manuel Saurí, en 1881).
La cabaña de Tom es un folleto en el que las peripecias de los Harris, Shelby, Tom y compañía son despachadas en apenas 20 atropelladas páginas, con el consiguiente vértigo narrativo. La versión -en la que se puede leer Kenluty en lugar de Kentucky, y aparecen por sorpresa unos "constables"- lleva como subtítulo "La esclavitud de los negros", diferente al original "Life Among the Lowly". Pero eso son minucias.
El folleto apareció …

Saber la verdad

Richard Yates (1922-1992)

¿Quieres saber la verdad? La verdad es que tienes las uñas rotas y ennegrecidas porque trabajas como una obrera, y sabe Dios cómo vas a poder salir de ese taller de lentes. La verdad es que soy un solado raso de infantería, y probablemente acabarán saltándome la tapa de los sesos. La verdad es que no quiero estar sentado aquí contigo, comiendo este puñetero helado y dejándote hablar y beber mientras el tiempo se me escapa. La verdad es que quisiera aprovechar mi pase para ir a Lynchburg y visitar un casa de putas. Esa es la verdad.
Pero no lo era excactamente. Sabía que no lo era, incluso mientras aspiraba hondo para contener las palabras que tanto pugnaban por salir de sus labios. La auténtica verdad era algo mucho más complicado. Porque no podía negarse que había ido a Nueva York por su propia voluntad, e incluso con cierto sincero entusiasmo. Había ido en busca del refugio, el consuelo que le procuraban las "mentiras" de su madre: su optimismo inf…

Jean Stafford

Jean Stafford (1916-1979)

Jean Stafford era californiana, se crió en Colorado, por cuya Universidad se graduó, y luego se estableció en la Costa Este. Allí conoció a Robert Lowell con quien se casó en 1940, a pesar de la desaprobación de la familia del poeta bostoniano. El matrimonio fue un fracaso y acabaron divorciándose. En 1950 se casó con Oliver Jensen, editor de la revista Life, del que se divorció cinco años más tarde. Sus problemas con la bebida aumentaron. Se volvió a casar en 1963 con A. J. Liebling, escritor de deportes del New Yorker, del que quedó viuda en 1963.
A lo largo de su complicada e inestable trayectoria vital Stafford escribió novelas y relatos cortos. Su primera novela, Boston Adventure (1944) fue un bestseller; sin embargo el éxito no se repitió con sus otras dos: The Mountain Lion (1947) y The Catherine Wheel (1955). Su recopilación de relatos, Collected Stories (1969), consiguió el premio Pulitzer.
Bajo una superficie de aparente y brillante comedia, en las na…

Swift

Jonathan Swift (1667-1745)

Este era el rostro del más grande satírico de su época.

(Benkard, 17)

Oprobio

Leo las noticias relacionadas con el naufragio del crucero "Costa Concordia" y me acuerdo del "Patna".
Como recordarán, Joseph Conrad narra en su novela Lord Jim cómo el buque "Patna", lleno de musulmanes que preregrinan a La Meca, es abandonado por sus oficiales, entre ellos Jim, cuando en medio de una tormenta creen que el barco está a punto de hundirse. Pero el "Patna" no se hunde y al cabo del tiempo consigue atracar en un puerto. Lord Jim es juzgado y condenado, y a partir de entonces su sombra errante recorre los puertos del sudeste asiático perseguido por el oprobio. Al final, sin embargo, encontrará su redención.
Dicen las crónicas que el capitán del "Costa Concordia" fue de los primeros en abandonar el barco. Vergogna, que dicen los italianos. Dicen, también, que una vez en tierra fingía estar a bordo dirigiendo la evacuación. Más vergogna. Pero no, me parece que este personajillo no resiste la comparación con un personaje de ve…

Byron

Retrato del autor de Caín, en Vida de Lord Byron,de Emilio Castelar,
Imp. La Propaganda Literaria, La Habana, 1873.

Caín es uno de los poemas largos de lord Byron más sobresalientes. En él nos presenta la historia bíblica de Caín y Abel en forma de drama teológico o "misterio". En una nota del prefacio al poema Byron escribe (utilizo la excelente traducción que de este poema ha hecho recientemente José Luis Piquero para la editorial Isla de Siltolá):
"El lector observará que el autor ha adoptado parcialmente en su poema las nociones de Cuvier, en el sentido de que el mundo había sido destruido varias veces antes de la creación del hombre. Esta especulación, derivada del estudio de los diversos estratos y de los huesos de enormes y desconocidos animales hallados en ellos, no es contraria al relato mosaico sino que más bien lo confirma, ya que aún no se han descubierto huesos humanos en tales estratos, mientras que sí han aparecido los de muchos animales conocidos junto a lo…

Extrañas lluvias

"Año 1550. Día tres de mayo en Alemania en el distrito del Monasterio de Languefch, llovió trigo por espacio de dos horas, en tanta abundancia, que cubrió la tierra el espacio de dos leguas; con cuyo socorro enviado del Cielo, se socorrieron los Católicos, que estaban muy necesitados en aquel País, por los estragos que habían hecho en los campos los Protestantes.
En este mismo sitio seis años antes, que fue el de mil quinientos quarenta y cuatro, había llovido sangre, y tan caliente, que por espacio de una hora que duró la lluvia, siendo el tiempo muy cruel de hielos, deshacía los hielos con asombro de quantos lo veían."

(Conversaciones intructivas, de Fr. Francisco de los Arcos, Pamplona, 1786)

Steno

Nicolás Steno (1638-1686)

Si van hoy a Google verán que el buscador homenajea en su logo el 374 aniversario del nacimiento de Nicolás Steno, médico y naturalista danés, autor de una de las obras fundamentales de la Geología: De solido intra solido naturaliter contento dissertationis prodromus (1669), en la que expone el principio de la superposición de los estratos. Todo un detalle.

Exposición sobre Rizal

En Madrid, en la Biblioteca Nacional, se celebra estos días, además de la magna exposición conmemorativa de los 300 años de su creación, otra exposición más modesta, pero no menos interesante, bajo el título "Entre España y Filipinas: José Rizal, escritor".
José Rizal (1861-1896) es uno de los grandes prohombres de Filipinas y una de las figuras más carismáticas de su historia. Ilustrado y humanista, licenciado en Medicina y Filosofía y Letras, médico oftalmólogo, su dimensión política y social ha oscurecido su labor literaria. Como escritor Rizal escribió en lengua española artículos periodísticos, ensayos, diarios, poesías y dos novelas fundamentales: Noli me tangere (Berlín, 1886) y El filibusterismo (Gante, 1891), que le valieron el sobrenombre de Galdós de los trópicos.
En el 150 aniversario de su nacimiento, dicha exposición, organizada por la Dirección de Relaciones Culturales y Científicas (AECID, MAEC) y la Biblioteca Nacional de España, y de la que es comisaria Marí…

El niño perdido

Thomas Wolfe (1900-1938)

Grover observó con ojos serenos el angustioso entresijo de formas, la deteriorada amalgama de piedra y ladrillo, la mezcla de arquitecturas mal conjugadas que componía el diseño de la plaza, pero no se sintió perdido. Pues, "he aquí", pensó, "la plaza como siempre ha sido, la tienda de papá, el cuerpo de bomberos, el ayuntamiento, la fuente palpitando con su surtidor, la luz que viene y va y viene de nuevo, el viejo carro que pasa traqueteando, el jamelgo cadavérico, los tranvías que llegan y se detienen un cuarto de hora, la ferretería en la esquina, y junto a ella la biblioteca, con su torre y sus almenas a lo largo del tejado como si se tratara de un castillo antiguo, la hilera de viejos edificios de ladrillo en este lado de la calle, la gente que pasa y los que van y vienen, la luz que llega y cambia y que siempre vuelve y y vuelve, y todo lo que viene y va y cambia en plaza para que ésta siga siendo exactamente igual".

(El niño perdido, …

Homenaje a Cunqueiro

TRES DIABLOS DE VARIA FORTUNAIstalDiablo de alquiler. A él se le adjudica el incidente que tuvo lugar en Oviedo, y del que fue testigo el erudito P. Benito Jerónimo Feijoo. Fue el caso que corría por la capital del Principado la fama de una mujer endemoniada, la cual, según el vulgo, desarrollaba extraños poderes y airosos viajes por encima de los tejados de la ciudad. El prudente Feijoo, cotejando especies, hizo juicio resuelto y sentenció que aquella mujer debía ser una de las muchas embusteras que se fingen poseídas para turbación de sujetos poco instruidos. De modo que en cuanto tuvo ocasión,Feijoo pasó a probar la superchería y, tomando a la mujer por banda, la inundó de “exorcismos” dichos con gran prosopopeya y gesticulación declamatoria. Al punto que la mujer oyó la lengua de los curas, comenzó a proferir gritos, pidiendo Istal, por boca de la desgraciada, que cesaran ya las exhortaciones. De lo cual concluyó lógicamente el benedictino que no podía haber infestación genuina, a…

Año bisiesto

2012 es año bisiesto. Con su habitual erudición Fray Ramón, ermitaño de los Pirineos, nos explica en su calendario, que esto se hace para ajustar el año civil al año solar o trópico, y añade que para calcular cuáles serán los años bisiestos en el calendario gregoriano basta con seguir la siguiente premisa establecida por Christopher Clavius en 1582: "un año es bisiesto si es divisible por 4, excepto el último de cada siglo, que es divisible por 100, salvo que éste último sea divisible por 400.
También nos avisa Fray Ramón de que los años bisiestos, por norma general, son considerados años de mala suerte, de malas cosechas , etc. Estas creencias populares -nos recuerda el sabio ermitaño- se han reflejado en las paremias, dichos y refranes, como por ejemplo, "año bisiesto, año siniestro" o bien "año bisiesto, ni viña ni huerto". Por si a alguien se le había olvidado.