Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2008

Lomonósov

A pesar de que sus contribuciones a la ciencia tardaron en ser conocidas -y reconocidas- en Europa, ya nadie duda de que el ruso Mijaíl Vasilievich Lomonósov (1711-1765) fue uno de los científicos más destacados del siglo XVIII. Formado en la universidad de Marburgo (Alemania), de regreso a su país fue nombrado profesor de Química en la universidad de San Petersburgo. Lomonósov cultivó también la física, las matemáticas, la metalurgia, la meteorología, la geografía y la historia natural.
En el campo de las ciencias geológicas hizo importantes aportaciones en cristalografía y mineralogía. En 1745 publicó un catálogo de cerca de 3.000 minerales. Defendió el origen orgánico del carbón y del petróleo. Sus descubrimientos en el análisis químico de los minerales le convierten en un precursor de los estudios geoquímicos. Fue también uno de los primeros en aplicar el microscopio al estudio de los materiales geológicos. En su obra Sobre los estratos de la Tierra (1763) estudia la estructura d…

Paul Newman

En El buscavidas (The Hustler, Robert Rossen, 1961) el atrevido billarista Eddie (Paul Newman) le dice al Gordo de Minnesota (Jackie Gleason):

- Soy el mejor que hayas visto. Soy el mejor que hay. Incluso si tú me ganas, seguiré siendo el mejor.

Pues eso, el mejor.

Marion Cran

(A FPC, de “Jardines Secretos”)
No tengo jardín, ni entiendo de jardines, pero me gusta de vez en cuando leer literatura sobre jardines. No me refiero a manuales o tratados de jardinería, sino a ensayos o artículos literarios sobre ellos. Y en este campo creativo nadie como los ingleses. Beverly Nichols es todo un clásico, con obras muy apreciadas. Marion Cran, en cambio, es menos conocida, pero no menos entrañable. Hace poco encontré un libro suyo en una librería de lance de Barcelona y lo compré. El libro se titula The Garden of Ignorance (1917) y recoge su experiencia (o falta de ella) al diseñar el primer jardín de su casa.
El libro consta de una serie de textos sobre diversos temas: los arriates, los esquemas de colores, el palomar… Habla de azaleas, peonías, rododendros, montbretias, narcisos, clemátides; de los cuidados que necesitan y dónde conviene plantarlas. A las rosas les reserva un capítulo entero y no escatima consejos sobre linajes y parentescos. Gracias a ella me entero…

Piedras del sueño de Polífilo

La Hypnerotomachia Poliphili o Sueño de Polífilo (Venecia, 1499), atribuido a Francesco Colonna, es uno de los libros más extraños y enigmáticos que se hayan escrito nunca. Además, la edición príncipe del impresor Aldo Manuzio, con sus espléndidas xilografías, pasa por ser uno de los más bellos libros jamás editados.
El sueño de Polífilo es una amalgama de conocimientos varios: arqueológicos, arquitectónicos epigráficos…y también gemológicos. A lo largo del libro se enumeran gran cantidad de gemas, piedras semipreciosas y rocas ornamentales.
He aquí una lista, no exhaustiva, de algunas de ellas:
Granito rojo de Tebas, mármol, piedra númida, obsidiana, piedra de Paros, piedra lacónica, pórfido, ágata, turquesa, cinabrio, ónice, sardónice, ofita, alabastro, piedra lacedemonia, creta de Trípoli, jaspe, calcedonia, piedra galactita, piedra de Armenia, amatista, lapislázuli, granate, piedra eusebes, ámbar, carbunclo, diamante, berilo, topacio, zafiro, jacinto, rubí, heliotropo verde de Chipre…

Y la respuesta es: Jaime de Angulo

Nacido en París, en 1888, de padres españoles, Jaime de Angulo se trasladó a los dieciocho años a San Francisco, justo a tiempo para el terremoto de 1906. Ileso, se establece en Alturas, donde por algún tiempo regenta un pequeño rancho. Luego se marcha a Nueva York a estudiar medicina en la universidad Johns Hopkins. En 1911 la New York Labor Company le publica su primer libro, The Trial of Ferrer: A Clerical-Judicial Murder, una diatriba contra la ejecución del pedagogo Ferrer y Guardia en Barcelona a consecuencia de los desórdenes de la Semana Trágica.
De vuelta a California se casa y se instala en una cabaña en Big Sur. Cría caballos. Allí entra en contacto con los indios de Pit River, y comienza estudiar su lengua y su cultura, estudios que más tarde ampliará a otras etnias indias del norte de California. En Taos conoce a D. H. Lawrence, con quien acabará topando. En 1922 se divorcia de su primera mujer y publica su primera novela DonBartolomeo. Un año después se vuelve a casar y…

Adivinanza

En esta foto, ¿qué escritor es el tipo de la derecha, con pinta un tanto friqui, que aparece junto a un curandero indio, y del que William Carlos Williams dijo que era uno de los escritores más extraordinarios que había conocido?
Pistas:
1. Nació en París, de padres españoles.
2. Vivió la mayor parte de su vida en California.
3. Además de poeta fue lingüista y etnógrafo.

(Se admiten apuestas. La solución pasado mañana)

Camba y los canallas de la Academia

En el libro de memorias Seixanta anys d'anar pel món (Sesenta años de ir por el mundo), de Eugeni Xammar, el periodista catalán habla con afecto y admiración de su colega Julio Camba. Cuenta Xammar que habiéndose encontrado con él en cierta ocasión en el vestíbulo del hotel Palace de Madrid, donde residía Camba, aprovechó para preguntarle por qué no había querido ser académico de la lengua. Camba, le contestó:
"- No tengo por qué ocultarle a usted la verdadera explicación de mi actitud. Es muy sencilla: académico es sinónimo de canalla. No quiero decir con esto que sean unos canallas todos los académicos. Quiero decir únicamente que la mayoría de los académicos han conquistado su entrada en la Academia a fuerza de doblar el espinazo, de cometer una serie inimaginable de vilezas , bajezas, villanías y traiciones de toda clase. De canalladas, en suma. Nada de eso se me pedía a mí. Pero no tenía ningunas ganas de entrar en una casa donde tantos otros habían entrado a codazos.&quo…

Foster Wallace

Leo en el periódico La Nueva España el siguiente titular: DAVID FOSTER WALLACE, ADIÓS AL LÍDER DE LOS ESCRITORES MALDITOS. ¿Foster "líder de los escritores malditos"? ¿Foster un "maldito"? ¿Quién redacta esta textos de agencia? Pase que fuera un escritor transgresor, políticamente incorrecto, provocador; pero, ¿maldito?
Aparentemente lo tenía todo: fama, éxito, prestigio, dinero. Sus alumnos de creative writing le adoraban, su familia le quería. Y pese a todo... decide quitarse la vida. La naturaleza humana es extraña y complicada. Lo único seguro es que ya no escribirá más; y que a partir de ahora cada vez que lo lea será difícil que me quite de la mente la tétrica imagen de su autor ahorcado. Una faena.
Descanse en paz.

Anita Page

El pasado 6 de agosto murió en su casa de Los Angeles Anita Page. Había sido una estrella de cine de primera línea, gozando de excepcional fama en los años veinte y treinta del pasado siglo. Tenía 98 años.
Los obituarios hablan de ella como una de las actrices más conocidas y deseadas del Hollywood Dorado. Tras unos años de éxitos su vida cambió cuando en 1932 rompió su contrato con la MGM. Hizo entonces algunas películas de serie B con productoras independientes y luego, en 1936, inesperadamente, su estrella se apagó, se retiró de la gran pantalla y desapareció de la vida pública.
En vísperas de la Segunda Guerra Mundial, el periodista barcelonés Antonio Pérez de Olaguer visita Filipinas. En Manila conoce a una llamativa rubia platino. Es Anita Page, ahora felizmente casada con Hersholt House, un oficial de las Fuerzas Aéreas de los EE.UU. La pareja le invita a su casa de Cavite.
Unos años más tarde, cuando Pérez de Olaguer publica su reportaje Mi segunda vuelta al mundo (1943), dedica …

Islas desaparecidas

En julio de 1831 surgió tras un terremoto en el estrecho de Sicilia, a medio camino entre Pantelleria y la costa siciliana, una pequeña isla volcánica que se elevó hasta 72 metros. La nueva isla pronto fue objeto de disputa entre países que reclamaban para sí el nuevo territorio. En el reino de las Dos Sicilias se apresuraron a darle el nombre de Ferdinandea, en honor al rey Fernando II de Borbón; Gran Bretaña intervino en la puja y la llamó Graham Island; y Francia envió una expedición, en la que viajaba el geólogo Constant Prévost, y la bautizó como Isla Julia.
Tras unos meses de constantes discusiones y forcejeos de repente cesaron lasreclamaciones: a finales de aquel año, la isla desapareció de la vista. Desde entonces ha vuelto a asomarse un par de veces cerca de donde estuvo y vuelto a sumergirse con suma rapidez. La misteriosa isleta fue visitada en su día por Walter Scott e inspiró narraciones a Alejandro Dumas y Julio Verne. Del suceso también tuvo noticia el escritor norteame…

Mamuts

Desde que en 1806 Michael Adams, botánico escocés agregado a la Academia de Ciencias de San Petersburgo, encontrara en el helado suelo siberiano la carcasa entera de un mamut lanudo (Mamuthus primigenius), estos gigantes proboscidios extinguidos, de largosy retorcidos colmillos, no han dejado de excitar la imaginación de los escritores.
John Stuart Beattie (1809-1895) fue un erudito escocés, profesor de griego en la universidad de Edimburgo, sabio humanista y poeta ocasional. Algunos de sus poemas tratan de modo festivo y ligero temas paleontológicos y estratigráficos. Uno de ellos se titula “Frozen Mammoths”, y dice así:

Mammoth, Mammoth! mighty old Mammoth!
Strike with your hatchet and cut a good slice;
The bones you will find, and the hide of the mammoth,
Packed in stiff cakes of Siberian ice.Mamuts vivos en Alaska es lo que buscan los protagonistas de la novela The Mammoths Hunters (1895), de Willis Boyd Allen. Al final encuentran uno “congelado” en una extraña postura: patas arriba. O…

Conradiana, en versión electrónica

Agotados hace tiempo los ejemplares disponibles del folleto Conradiana, he decidido poner a disposición de los lectores que se hayan quedado sin él, y que estén interesados en obtenerlo, la versión electrónica (eBook) del mismo.

A partir de ahora se puede descargar gratuitamente desde este blog.

Agradezco la ayuda de mi hijo Juan en la realización y puesta a punto de esta conversión en libro electrónico.

En el futuro tengo pensado ir publicando otros textos, de corta tirada, anteriormente publicados por mí en edición privada.

Vernon Lee

A lo largo de su vida publicó unos cuarenta y cinco libros. Escribió novelas, cuentos, ensayos, diálogos y piezas teatrales, impresiones de viaje y estudios sobre arte, arquitectura, música, psicología, estética, literatura… Fue una verdadera woman ofletters. Sus libros nunca fueron best sellers, ni gozaron enteramente del prestigio académico, pero en su día lograron el favor, y el fervor, de un público minoritario pero cultivado. Su primer libro, Studies of the Eighteenth Century in Italy (1880), escrito cuando apenas tenía veinticuatro años, sorprendió a los especialistas por su erudición y capacidad de recrear los ambientes musicales dieciochescos. En la actualidad la mayoría de sus libros no están reeditados, siendo recordada más que por sus estudios y ensayos, por sus relatos de ficción, los cuales constituyen una pequeña parte de su obra, y no precisamente la que ella más apreciaba. No obstante, algunos de sus cuentos de fantasmas y de carácter sobrenatural, como “El príncipe Al…

Book-hunting en Sussex

Circunstancias familiares me han llevado en el mes de agosto a pasar unos días en Worthing, Sussex. Worthing es un agradable sea resort, con su Pier y su Marine Promenade al estilo Brighton, pero en pequeño. Como el tiempo no estaba para tomar el sol en la playa, me dediqué a recorrer librerías. A parte de la inevitable Waterstone’s, encontré una librería de viejo bastante bien surtida, Badger’s. Allí me compré una edición de 1821 de Gertrude of Wyoming and Other Poems, del escritor escocés Thomas Campbell, con preciosos grabados dibujados por R. Westall, y el ensayo W.H. Hudson. A Vision of Earth (1946), de Robert Hamilton. En la librería anticuaria Colin Page de la vecina Brighton, tuve la suerte de que me regalaran, por mi cumpleaños, un bello ejemplar, ricamente encuadernado en piel, de Curiosities of Natural History (Fourth Series), del naturalista y zoófago Francis T. Buckland, hijo del excéntrico geólogo William Buckland, publicado en 1900. Dicho ejemplar había sido obsequiado …

Ya estoy aquí

"Aunque perseguido implacablemente hasta la etérea cima de esta casa, he frustrado las malévolas maquinaciones de nuestros enemigos. Resumiendo: ya estoy aquí."

(W.C. Fields -Mr. Micawber- en David Copperfield, 1935, de George Cukor)