Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2020

Robert Penn Warren

Si por alguna obra es recordado hoy en día el escritor estadounidense Robert Penn Warren es por su novela Todos los hombres del rey (All the King's Men, 1946), magistral fresco que tiene por protagonista a un político corrupto y demagogo, inspirado en el que fuera gobernador de Louisiana Huey Long. Warren fue un auténtico man of letters: poeta, narrador, ensayista, biógrafo, autor teatral, crítico literario, profesor universitario... En vida fue galardonado con numerosos premios y es el único autor que obtuvo dos Pulitzer, en poesía por Promises (1957) y en novela por Todos los hombres del rey.
Nacido en Kentucky, Warren no se inscribe dentro de la corriente del "gótico" sureño, aunque en sus obras no pierde de vista ciertas grotescas peculiaridades de su tierra natal. Siempre se consideró en primer lugar poeta y luego narrador y crítico. En cierta ocasión dijo: "Para mí un poema y una novela no son tan diferentes. Casi siempre empiezan de la misma manera, con el m…

Ejercicios circenses

"Con tal troupe la única cuestión es: ¿quién debería hacer la primera inclinación?"

(Oliver Onions, Catalan Circus, Mellifont Press, c. 1956).

Fernando Morán

Jorge Ordaz, Francisco Garcia Pérez y Fernando Morán en la presentación de La Perla del Oriente,  en el Club Prensa Asturiana (Oviedo, 1-4-1993). (Foto: La Nueva España).

Tras el reciente fallecimiento de Fernando Morán López los medios de comunicación han hecho énfasis, como es natural, en su prominente trayectoria diplomática y política como senador, ex ministro, eurodiputado, embajador, etc. Pero hay una faceta que apenas ha sido resaltada (salvo excepciones, como la de Tino Pertierra en el diario La Nueva España): su labor como escritor y, en particular, como novelista.
Fernando Morán, nacido en Avilés en 1926, publicó a lo largo de cinco décadas un gran número de ensayos sobre diversos temas (literatura, historia, política exterior, etc.) y en los últimos años se dedicó con preferencia a la recopilación de recuerdos y memorias. Sin embargo, su irrupción en el campo de la narrativa de ficción data de 1958 con su primera novela También se muere el mar..., publicada en Argentina por …

¡A la cola...!

Hoja del Lunes Gijón, 12-IX-1960
     Anuncio en segunda página:  
Café restaurante "La Granja". Campo de San Francisco, Oviedo. A la salida de los partidos y antes de los mismos, puede usted satisfacer toda clase de necesidades en este establecimiento.
    Buen detalle. Gracias a "La Granja", la afición de Oviedo no tiene que saltar al campo de San Francisco -antes y después de los partidos- a "satisfacer toda clase de necesidades"
(Evaristo Acevedo, El despiste nacional. Segunda antología 1959-1965. Editorial Magisterio Español, Madrid, 1971).

Persio Flaco

A veces los tiempos parecen exigirnos una buena dosis de estoicismo. Por eso leo a Persio. Lo descubrí no hace mucho en una edición comentada del latinista Miguel Dolç publicada por el CSIC de Barcelona en 1949. Aulo Persio Flaco nació en el sño 34 de la era cristiana en Volterra, antigua ciudad etrusca, hijo de una acaudalada familia ecuestre. A los dieciséis años, la edad de la toga viril, el joven Persio tuvo la suerte de trabar amistad con el que iba a ser su mentor y guía, el filósofo estoico Anneo Cornuto, africano de Letis Magna. Su influencia se hará palpable en la obra poética de Persio por la que ha pasado a la historia: las Sátiras.
Breve, como la de Tibulo o de Catulo, fue la vida de Persio, fallecido en una villa cerca de Roma cuando aún no había cumplido veintiocho años. De sus famosas sátiras solo se han conservado seis. No es mucho, pero sí suficiente para colocarlo entre los perdurables clásicos del género. Persio ha sido tradicionalmente tildado de oscuro, pero su p…

Un poema de Fonseca

Voy caminando
costosamente erecto
sobre los alambres del tiempo.

Me acompañan millones de sombras
enmohecidas
que hacen el mismo trayecto que yo.

Vamos al son de las campanas
siguiendo el rumbo que nos
señalan los rayos del Sol
que a la vez anuncian un destino suicida.

Marchamos
sin otro aliento
que la desazón de la ignorancia
y la conformidad de la
inevitable derrota.

(Fernando Fonseca, Años de vida. Más madera, 2019).

Perder o ganar al póquer

"El póquer lo juegan los hombres desesperados que acarician el dinero. Yo nunca pierdo porque no tengo nada que perder, incluyendo mi vida."

(Kirk Douglas en Duelo de titanes, 1957, de John Sturges. Guion de Leon Uris.).

Letal combinación de fármacos

-¿Qué pasa? -le pregunté.
-Me parece que Auger fue asesinado -contestó.
Comprendí que desde el primer momento había temido tal cosa.
-¿Cómo lo hicieron, Jeffrey? -quise saber.
-Me parece que ingirió una dosis de benzedrina con su almuerzo.
-¿Por qué benzedrina? No murió de una dosis excesiva de eso, ¿verdad?
-No, su muerte fue diagnosticada correctamente. Lo que me parece es que alguien puso una gran cantidad de fenobarbital en su plato de guiso y agregó benzedrina, la cual anularía la ataxia locomotriz y el sueño. Esa combinación se emplea para aliviar la epilepsia. La benzedrina demora la acción del fenobarbital; luego se disipan sus efectos y el veronal comienza a obrar.

(Teodora Du Bois, Asesinato en el laboratorio. Traducción de J. Román, Acme Agency, Buenos Aires, 1948).