Ir al contenido principal

Entradas

El Taal

Estos días están saliendo en los medios de comunicación espectaculares imágenes de la erupción del volcán Taal en Filipinas. El Taal es un estratovolcán activo que se sitúa dentro del lago del mismo nombre (antiguamente llamado Bombón), en la provinvia de Batangas, isla de Luzón.



El Taal es uno de los volcanes más potencialmente mortíferos de Filipinas. Sus erupciones a lo largo de la historia reciente (a partir del siglo XVI) no son muy numerosas (alrededor de una treintena), pero su fuerza destructiva ha sido en ocasiones devastadora, con pueblos enteros asolados y miles de víctimas mortales. Entre las más violentas se cuentan las de 1754 (relatada por el agustino P. Bencuchillo), 1911 y 1965. Las erupciones suelen ser de tipo freatomagmático, con eyección de cenizas y clastos.


En 1998, durante mi estancia en Filipinas, tuve la oportunidad de hacer una excursión a dicho volcán, entonces aparentemente "dormido", acompañado de un guía local. El cráter era un lago de aguas g…
Entradas recientes

El Teatro Anatómico de Ruysch

Podría decirse que fue un coleccionista de la muerte. Frederick Ruysch había nacido en La Haya en 1638, era profesor de Botánica en el Hortus Botanicus de Leiden y también jefe de la División de Anatomía de gremio de cirujanos de Amsterdam. Hasta aquí, sus orígenes. Con el tiempo, una técnica le permitió preservar órganos humanos y concibió un proyecto extravagante que lo haría famoso en toda Europa: el Theatrum Anatomicum donde él mismo practicaba, a la vista de un público extasiado, disecciones de cadáveres.
Ruysch concebía estas sesiones como lecciones de teología, estética y medicina, algo así como una visita guiada a un Museo Mortuorio para la edificación moral de estudiantes y vecinos en general. El espectáculo incluía, además, otras delicias. Para llegar al Theatrum los asistentes tenían que atravesar un ambulacrum o "sendero de placer", adornado por animales exóticos y también una sala, estrictamente diseñada por Ruysch, como un Vanitas tridimensional, lleno de esqu…

La gloria inútil

Siempre he pensado que en las letras de los boleros, así como en las de la copla o el tango, se esconden algunos de los versos de amor y desamor más apasionados y memorables de la literatura popular (por no decir de la literatura a secas). Este aspecto o singularidad no se les pasó por alto a estudiosos del tema, como Manuel Vázquez Montalbán en su Crónica sentimental de España, Jorge Luis Borges y Silvina Bullrich en El compadrito o Iris M. Zavala en Bolero: Historia de un amor.
Fijémonos, por ejemplo, en "Lágrimas negras", el famoso bolero-son de Miguel Matamoros:

Sufro la inmensa pena de tu extravío,
siento el dolor profundo de tu partida
y lloro sin que sepas que el llanto mío
tiene lágrimas negras,
tiene lágrimas negras
como mi vida.

O también:

Sutil llegaste a mí,
como la tentación... 
(Frank Domíngez, "Tú me acostumbraste")

Somos un sueño imposible que busca la noche,
para olvidarse del mundo, del tiempo y de todo. 
(Mario Clavell, "Somos")

Contigo aprendí a…

1.500

Esta es la entrada número 1.500 del blog "Obiter dicta". No sé si son muchas o demasiadas. De lo que sí estoy seguro es de que esta cifra se ha alcanzado gracias a todos los lectores y lectoras que, a lo largo de estos años, me han ido siguiendo ocasional o regularmente.

Por todo ello, mi más sincero agradecimiento.  Y como es costumbre por estas fechas, aprovecho para desearles unas     
¡FELICES FIESTAS Y UN BUEN AÑO 2020!
(Volvemos en enero)

El forúnculo

- ¿Podría usted dejar de escribir?
- No.
- ¿Qué es lo que le impulsa a hacerlo?
- La necesidad de realizar una tarea que valga la pena, "un deseo en busca de un deseo" quizá. Una neurosis en la que intervendría el hábito más que la desesperación. Un deseo irresistible de apretar el forúnculo que aparece periódicamente, a fin de exprimirle todo el pus que contiene...

(Marie-Françoise Allain, El otro y su doble. Conversaciones con Graham Greene. Luis de Caralt Editor, Barcelona, 1982. Traducción de Basilio Losada).

Apátrida

A la mañana siguiente, 20 de febrero, vino Jacoba a buscarme para reunirnos con Elena y Juan. Elena se encontraba en cama, muy cansada, según nos dijo, con grandes dolores de ovarios. Por este motivo no quería continuar el viaje aquel día. Juan inistía en salir inmediatamente. Llevaba mucho retraso y tenía que estar en fecha próxima en Roma. Se armó la consiguiente discusión entre ellos. Intervine, persuadiendo a Elena de que debía descansar un par de horas más y ponernos en camino. Era una pena que perdiésemos la oportunidad de hacer el viaje en coche y tener que marchar al día siguiente en tren. Por fin, Elena aceptó continuar a primera hora de la tarde.
Juan nos llevó en coche al Consulado francés. La gestión fue más rápida de lo que esperábamos; nos hicieron los visados en seguida. Jacoba era austríaca. Llevaba en España desde los tres años. Tenía solicitada la nacionalidad española, pero aún no se la habían concedido. Fue entonces cuando me enteré de que era apátrida. Su pasaport…

Esther Armán: como un relámpago

En la sección "Hemeroteca" de La Nueva España del día 25 de mayo de 1994, aparece dentro del epígrafe "Hace 25 años" el siguiente comentario: "UNA NOVELISTA OVETENSE. Pasó como un relámpago por el mundillo literario madrileño y llegó a ser popular en el mítico ámbito del café Gijón. Hoy su nombre, Esther Armán, es sólo una evocación como ésta que suscita su aparición en una entrevista que, en sus días de esplendor, le hacía Juan Sierra: "La ovetense Esther Armán penetra en el mundo de la literatura sin pasaporte, como las protagonistas de su novela Mujeres sin pasaporte. Sus únicas garantías son que ha escrito su primera novela; que prepara dos; que la llaman la Françoise Sagan española, y que llega al corazón del feminismo de hoy".
Esther Armán nació en Madrid, pero su infancia y adolescencia trasncurrió en Oviedo, donde su padre, Alfonso López Armán, se había establecido como fotógrafo. Cursa estudios de Magisterio y Filosofía y Letras, obteniendo…