Ir al contenido principal

Entradas

Melcón

Me entero por la prensa del fallecimiento de la escritora asturiana, radicada en Madrid, María Luz Melcón. Hace unos diez años contacté con ella a propósito de una entrevista que le hice para la revista digital Literarias, y que me permito recomendar si se quiere saber un poco más acerca de su vida y de su obra. 
Melcón fue narradora, autora teatral, ensayista y poeta. Se dio a conocer en 1972 con Celia muerde la manzana, que obtuvo ex aequo el I Premio Barral de Novela. Una novela ambientada en un internado femenino, temáticamente atrevida y técnicamente avanzada. Sin duda una de sus obras por las que merece ser leída y recordada.
Descanse en paz.
Entradas recientes

Retahíla de improperios

Vida de Pedro Saputo, natural del Almudévar, hijo de mujer, ojos de vista clara y Padre de la agudeza (1844), del escritor aragonés Braulio Foz, es una original e insólita novela de carácter picaresco y estirpe cervantina. Rescatada del olvido por Francisco Yndurain con se reedición en 1959, en opinión del profesor Sergio Beser es "la novela de mayor calidad e interés escrita en el siglo XIX hasta la publicación de las grandes obras de Pérez Galdós."
En el capítulo X el protagonista se une a una tuna de estudiantes y tiene un encontronazo con una mujer "mal vestida y con alguna extravagancia". La mujer les reprende diciéndoles: "Bien pudiérades llevar algún gato o mona para divertiros, el muy hijo de puta". A lo cual Saputo, encaramándose a hombros de un compañero, le suelta este "borbollón de injurias" (el más largo que conozco de la literatura española, si no el que más): 
"-Vaya con Dios la ella, piltrafa pringada, zurrapa, vomitada, al…

Nobel de Literatura

Leo en el diario El País que el pasado mes de octubre el académico sueco Anders Olsson afirmó ante los medios de comunicación: "Necesitamos ampliar muestra perspectiva. Hemos tenido una visión eurocéntrica de la literatura y ahora estamos mirando por todo el mundo". Perfecto. A eso se le llama tener amplitud de miras. En consecuencia, los dos premios Nobel de Literatura correspondientes a 2018 y 2019 han ido a parar a dos escritores europeos. Además, uno de los premiados es mujer, pues, como también dijo Olsson: "Anteriormente estábamos más enfocados en los hombres. Ahora hay muchas mujeres que son realmente excelentes". Un gran descubrimiento. Gracias, Academia Sueca, por recordárnoslo. En cuanto a los ganadores, todos mis respetos. A la polaca Olga Tokarczuk no la conozco. Al austriaco Peter Handke lo leí hace tiempo y lo que leí no me entusiasmó. Pero es solo una opinión.

Sofisticada manera de llegar al matrimonio

"Decidí casarme con ella cuando vi la luz de la luna brillando sobre el tambor del revólver de su padre."

(Eddie Albert en Oklahoma, 1955, de Fred Zinnemann. Guion de Sonya Levien y William Ludwig, basado en el musical de Rodgers y Hammerstein II).

Portentosas lluvias

Según reza el subtítulo de Mil y una curiosidades (Barcelona, c. 1930) se trata de un "Archivo de cosas raras muy convenientes. Algo de todo. Noticias que no contiene ningún diccionario. Libro de utilidad y recreo. Agradable lectura para hombres y niños. Asuntos tratados sencillamente, sin alardes científicos ni pedantescos". Su autor, aunque no conste en la portada, fue el periodista y humorista aragonés Julio Víctor Tomey, autor, entre otras obras, de dos libritos cómicos: Cuadernicos baturros y Prosica baturra.
El volumen II de Mil y una curiosidades -que me facilitó mi amigo Josep Mª Sans- contiene un batiburrillo de noticias curiosas sobre diversos temas, desde el velocípedo al paragranizo pasando por el modo de ordeñar las vacas por medio de la electricidad. Incluye también referencias a algunos libros antiguos y raros, como Prodigiorum ac ostentorum chronicon, infolio publicado en Basilea en 1557, por "el sabio profesor de Heidelberg Teobaldo Wolffhar, que escri…

Ingloriosa muerte de un torero

Los aficionados estábamos muy ufanos cuando apareció, a pocos metros de la plaza, en plena calle del Ferial, un torero soriano. Mi amigo Vicente Ruiz (alias) El Chinche. Tenía ganas de llegar, y sus amigos le jaleábamos, le animábamos y dábamos calor y esperanzas. Toreó dos o tres novilladas en Soria y en alguna fuera de la ciudad. El director de la Banda Municipal compuso, en su honor, un pasodoble. ¡Torero teníamos! Quizá empezó un poco viejo, y puede ser que no le favoreciera demasaiado alternar el capote con el volante de la camioneta paterna y vinatera. Por si acaso, iba a entrenarse a la plaza, y componía cada vez mejor su figura. Tuvo apoderado en Madrid y ya iba a cambiar su apodo de Chinche, que sonaba a chiquillería golfa, por el de Figura, bastante más serio.
    Y salió a torear en Soria el viernes de toros de San Juan, del año 1935. Un toro de Valonsadero le encuñó, y le dejó tumbado a pocos pasos de mi barrera. Le vi cuando le recogieron los mozos, desencajado, y co…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).