Ir al contenido principal

Entradas

Un poema de Cruset

EL CAMINO

Resulta que el poema no es aquella
voz prematura que buscaba
el escondido nombre de la ausencia,
el amor solamente en unos labios,
los caminos inciertos.
Resulta que el poema
es la sencilla voz que va diciendo
tu infinita manera
en la rama de todo:
en las humildes cosas
-recobradas, nacidas nuevamente-,
en el feroz egoísmo de los fuertes,
en tu silencio inexplicable, hondísimo,
el encorvado cielo que cobija
a los tristes también y a los sencillos.

Resulta que el poema es otra cosa.


(José Cruset, La infinita manera. Librería Editorial Argos, Barcelona, 1961).
Entradas recientes

Entender de pianos

"Si entendieras algo de música sabrías que el mejor piano es el que ya ha sido tocado."

(Eleanor Parker a Charlton Heston en Cuando ruge la marabunta, 1954, de Byron Haskin. Guion de de Philip Yordan y Ranald MacDougall).

Sorpresiva irrupción del autor

Al principio del capítulo 85 de Moby Dick, titulado "La fuente", el narrador se asombra de que durante seis mil años, y quién sabe cuantos millones de siglos, las grandes ballenas hayan estado lanzando sus chorros por todos los mares y rociando de bruma los "jardines de las profundidades", y de que desde hace unos siglos miles de cazadores se hayan acercado a la fuente de la ballena, y que todo esto haya sido así hasta este mismo bendito minuto. Y entonces Melville, que esta redactando en aquel momento la frase, nos especifica exactamente cuándo tiene lugar el "bendito minuto" y escribe entre paréntesis: "(la una y quince minutos y cuarto de la tarde de este día dieciséis de diciembre del año 1850)". Más tarde, cuando se publique la novela se cambiará el año por el de 1851. Pero esto no es lo importante.
Lo realmente importante, y lo que hace de esta frase algo absolutamente insólito y genial, es la manera con la que el autor irrumpe audazmente…

Un poema de López Gradolí

LA DIFÍCIL TAREA

Algunas madrugadas escribo el resultado
de una meditación con descripciones,
las experiencias para que el lector reciba
el vaho del poema, una tensión con trama de pureza.
Miro mi alrededor de libros, la madera oscura
que los sostiene. Alineo mi pobre biografía,
reseña de una dorada trayectoria,
los recuerdos quemados por el desengaño,
rodeado de las palabras de otros, millones
y millones de letras de todos los que precedieron
a mi dedicación escéptica y fiel a los vocablos,
todos los que dijeron "mar" antes de que yo lo viera.
Estoy en una larga y deshabitada galería
y compruebo mi inermidad, mi escaso oficio
en el intento de ascensión hacia la claridad, resumen
de lo que fueron horas deslumbrantes.
La presencia poderosa del pasado tiempo,
relámpago hermosísimo sobre el azul musgoso,
ahora vuelve a esta mesa donde ensamblo palabras,
el armazón de los versos. Termina la noche
con su silencio delgadísimo. Algún día
hojearán estos poemas míos, resumirán esta …

Otra modesta proposición (al estilo de Swift)

Reconozcamos que, a través del crustáceo, todos hemos sido antropófagos de segundo grado y, como decía Octave Mirbeau, "las langostas, los cangrejos, rayas, rodaballos del Raz de Sein, a causa de los muchos náufragos que engullían, eran singularmenrte apetitosos y estimados". Bien, pues si la ciencia está de acuerdo, y ahora que son moda los asesinatos colectivos y que los cadáveres se desperdician lamentablemente, ¿por qué no instituir el canibalismo oficial y la distribución del manjar humano, ya gratuito, ya a bajo costo, ya como premio a la virtud cíviva, sobre todo entre las clases pobres, que así quedarían autorizadas a devorar periódicamente a tantos malhechores sociales -mera carne cebona- que los explotan y torturan?

(Alfonso Reyes, Memorias de cocina y bodega. Editorial Comba, 2015).

Erudito y curioso Feijoo

Ya está a disposición del público lector el segundo tomo de las Cartas eruditas y curiosas (1742-1760) de Benito Jerónimo Feijoo, en edición crítica, anotada y con ilustraciones promovida por el Instituto Feijoo de Estudios del Siglo XVIII (Universidad de Oviedo), con el patrocinio del Ayuntamiento de Oviedo y publicado  por KRK Ediciones a finales de 2018.
La edición de este tomo ha corrido a cargo de Inmaculada Urzainqui Miqueléiz, Eduardo San José Vázquez y Rodrigo Olay Valdés. Han colaborado en el mismo Pedro Álvarez de Miranda, Silverio Cerra Suárez (fallecido en 2014), Emilio Martínez Mata y Jorge Ordaz Gargallo.
En este volumen se incluyen algunas de sus cartas más conocidas: "Autores envidiados y envidiosos", "Sobre Raimundo Lulio", "Causas del atraso que se padece en España en orden a las ciencias naturales", "De la crítica"... Así como otras menos conocidas y curiosas, tales como "Del judío errante", "Si hay otros mundo…

Desde su exilio mexicano Luis Cernuda se acuerda de Torremolinos

En octubre de 1956 Luis Cernuda escribe, desde su domicilio en Coyoacán, México, D.F., una carta a su amigo el poeta, impresor y alma de la revista "Caracola" Bernabé Fernández-Canivell. En la carta, tras resumirle en unas pocas frases sus estancias en Inglaterra, Estados Unidos y México, le dice: "Bernabé, tú sabes que yo no publico nada en España; la única excepción fueron dos cosas que di en Ínsula hace tiempo, aunque luego me he arrepentido por razones largas de explicar. Si la revista que me enviaste la publicaras tú solo; quiero decir que tu nombre solo apareciera en el Comité de Redacción, tendría mucho gusto en enviarte algo. Déjame que lo piense y perdóname que no te envíe ya algo sin más dilación." Hacia el final de la carta le recuerda a su amigo que una narración suya, "El indolente", tiene como fondo Torremolinos. Y añade: "Me dicen que está muy cambiado. Cuánto tiempo ha pasado desde que estuve allí."
Esta carta de Luis Cernuda fu…