Ir al contenido principal

Browne


En una la entrada anterior hablamos del Musaeun clausum o Bibliotheca abscondita, de Thomas Browne. En este tract, se enumeran, a modo de catálogo de curiosidades, una serie de pinturas, dibujos, libros, manuscritos y otros objetos raros e improbables. En la lista no faltan los especímenes geológicos, sobre todo minerales o piedras mágicas.
He aquí algunos:
Una pintura que describe la poderosa caída de una Piedra de las nubes en el Aegospotamos en Grecia, de la que nos habla Plinio y que, según el cual, dicha caída fue predicha por Anaxágoras un año antes.
Conchas de Peces (sic) encontradas en Piedras en los alrededores de Ancona, de las que habla Macrobio en su Saturnalia.
Una Quandros o Piedra sacada de la cabeza de un Buitre.
Una Etiudros Alberti o Piedra que permanece siempre húmeda; útil para secar temperamentos, y para ser sujetada con la mano durante las Fiebres en vez de Cristal, Huevos, Limones o Pepinos.
Una gran Ágata que contiene una Figura, como un cilindro en el que se representa un Centauro.
Un Vaso de Espiritus hecho de Sal Etérea, hermeticamente cerrado, de naturaleza tan volátil que solo puede mostrarse en Invierno, o a la luz de un Carbunclo o Piedra Bononiense.    
   

Comentarios

  1. Suso Ayllán Y Sus Dementes8/3/13 11:40

    Doctor , una pregunta : sobre estos súbitos socavones que están produciéndose en Florida... ¿ puede usted aventurar una explicación razonable ?
    El número de koreshianos crece por momentos aquí en el frenopático , necesito un argumento para resistirme a sus jubilosas explicaciones .
    A la espera quedo.

    ResponderEliminar
  2. No estoy muy al tanto del asunto, pero sospecho que se trata de un fenómeno kárstico, debido a la disolución de algún lecho calcáreo que produce huecos en el subsuelo.
    A ver si esto le sirve para seguir resistiendo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…