Ir al contenido principal

Browne


En una la entrada anterior hablamos del Musaeun clausum o Bibliotheca abscondita, de Thomas Browne. En este tract, se enumeran, a modo de catálogo de curiosidades, una serie de pinturas, dibujos, libros, manuscritos y otros objetos raros e improbables. En la lista no faltan los especímenes geológicos, sobre todo minerales o piedras mágicas.
He aquí algunos:
Una pintura que describe la poderosa caída de una Piedra de las nubes en el Aegospotamos en Grecia, de la que nos habla Plinio y que, según el cual, dicha caída fue predicha por Anaxágoras un año antes.
Conchas de Peces (sic) encontradas en Piedras en los alrededores de Ancona, de las que habla Macrobio en su Saturnalia.
Una Quandros o Piedra sacada de la cabeza de un Buitre.
Una Etiudros Alberti o Piedra que permanece siempre húmeda; útil para secar temperamentos, y para ser sujetada con la mano durante las Fiebres en vez de Cristal, Huevos, Limones o Pepinos.
Una gran Ágata que contiene una Figura, como un cilindro en el que se representa un Centauro.
Un Vaso de Espiritus hecho de Sal Etérea, hermeticamente cerrado, de naturaleza tan volátil que solo puede mostrarse en Invierno, o a la luz de un Carbunclo o Piedra Bononiense.    
   

Comentarios

  1. Suso Ayllán Y Sus Dementes8/3/13 11:40

    Doctor , una pregunta : sobre estos súbitos socavones que están produciéndose en Florida... ¿ puede usted aventurar una explicación razonable ?
    El número de koreshianos crece por momentos aquí en el frenopático , necesito un argumento para resistirme a sus jubilosas explicaciones .
    A la espera quedo.

    ResponderEliminar
  2. No estoy muy al tanto del asunto, pero sospecho que se trata de un fenómeno kárstico, debido a la disolución de algún lecho calcáreo que produce huecos en el subsuelo.
    A ver si esto le sirve para seguir resistiendo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.