Ir al contenido principal

Aspiraciones de un escritor de éxito

El pasado día de Reyes, Ignacio del Valle sacaba a relucir, en su blog La Torre de Marfil, el nombre del escritor británico John Creasey (1908-1973) como lenitivo de quienes hemos padecido en algún momento el rechazo de las editoriales. En efecto, a lo largo de su carrera literaria Creasey acumuló la friolera de 743 rechazos. Quien no se consuela es porque no quiere.
Casualmente, hace unos días he estado hojeando una antología de la segunda época del semanario John O'London, publicada en 1961, y me he encontrado con un artículo de John Creasey titulado "Las aspiraciones de un autor de éxito". En él, Creasey confesaba que siempre fue un soñador, aguijoneado por el anhelo de lo inalcanzable. "El axioma que más me ha impresionado cuando lo leí por primera vez, y que desde entonces ha sido mi guía más segura es: Lo difícil debe hacerse enseguida, lo imposible puede llevar un poco más de tiempo". También decía que su mayor deseo era escribir la mejor crime story de todos los tiempos. No creo que lo consiguiera, pero al menos lo intentó unas 600 veces: tantas como obras escribió.

Comentarios

  1. Mucho me temo que el ejemplo no le puede servir a nadie como consuelo, porque según he visto en http://www.johncreasey.co.uk/ en 1971 Creasey ya había vendido ¡¡¡más de 80 millones de ejemplares!!! de sus libros. Miles de ediciones de cientos de libros...
    Eso debe de ser lo que llaman "un letraherido".

    ResponderEliminar
  2. Imagino que Creasey hubiese cedido con gusto parte de sus millonarias ganancias con tal de disfrutar de mayor prestigio literario.
    A otros nos ocurre lo contrario. Ganar dinero con los libros no te hace mejor escritor, pero te ayuda a pagar la hipoteca.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).