Ir al contenido principal

Aspiraciones de un escritor de éxito

El pasado día de Reyes, Ignacio del Valle sacaba a relucir, en su blog La Torre de Marfil, el nombre del escritor británico John Creasey (1908-1973) como lenitivo de quienes hemos padecido en algún momento el rechazo de las editoriales. En efecto, a lo largo de su carrera literaria Creasey acumuló la friolera de 743 rechazos. Quien no se consuela es porque no quiere.
Casualmente, hace unos días he estado hojeando una antología de la segunda época del semanario John O'London, publicada en 1961, y me he encontrado con un artículo de John Creasey titulado "Las aspiraciones de un autor de éxito". En él, Creasey confesaba que siempre fue un soñador, aguijoneado por el anhelo de lo inalcanzable. "El axioma que más me ha impresionado cuando lo leí por primera vez, y que desde entonces ha sido mi guía más segura es: Lo difícil debe hacerse enseguida, lo imposible puede llevar un poco más de tiempo". También decía que su mayor deseo era escribir la mejor crime story de todos los tiempos. No creo que lo consiguiera, pero al menos lo intentó unas 600 veces: tantas como obras escribió.

Comentarios

  1. Mucho me temo que el ejemplo no le puede servir a nadie como consuelo, porque según he visto en http://www.johncreasey.co.uk/ en 1971 Creasey ya había vendido ¡¡¡más de 80 millones de ejemplares!!! de sus libros. Miles de ediciones de cientos de libros...
    Eso debe de ser lo que llaman "un letraherido".

    ResponderEliminar
  2. Imagino que Creasey hubiese cedido con gusto parte de sus millonarias ganancias con tal de disfrutar de mayor prestigio literario.
    A otros nos ocurre lo contrario. Ganar dinero con los libros no te hace mejor escritor, pero te ayuda a pagar la hipoteca.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…