Ir al contenido principal

Prunskaal


Uno de los más impresionantes edificios que pueden verse en Viena -y hay muchos- es la Biblioteca Nacional Austríaca y en especial su Prunksaal o sala de ceremonias. Con una longitud de 77 metros y una anchura de 14, esta grandiosa sala es el ejemplo más acabado de biblioteca  barroca. Fue edificada entre 1723 y 1726 por el arquitecto Johann Fischer von Erlach y su hijo Josef Emmanuel, a instacias del emperador Carlos VI. Alberga unos 200.000 ejemplares del siglo XVI al XIX. Unos 16.000 de ellos son legado del príncipe Eugenio de Saboya, general victorioso en cien batallas y gran coleccionista.


La vista de los dos niveles repletos de libros, con los plúteos de diferentes medidas para los distintos tamaños de los libros, del octavo de los estantes superiores y los gran folio de los inferiores, es realmente imponente. Los frescos de los techos y de la cúpula, de casi 30 metros, se deben al pintor de la corte Daniel Gran, y representan la apoteosis de Carlos VI, cuya estatua como "Hércules de las Musas", obra de Peter y Paul Strudel, preside ostentosamente el óvalo a mayor gloria de los Habsburgo.

Comentarios

  1. Tienes tooda la razón, es impresionante.

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito Jorge. Y esa escaleras de maderas alineadas sin protección detrás... ¡de vértigo!. Uf, si yo estuviera ahí, eso de tocar ¡qué tentador!.

    ResponderEliminar
  3. Uno se queda con las ganas de subir las escaleras y empezar a hojear los libros.

    ResponderEliminar
  4. Maravillosa y muy literaria ciudad. ¿Qué tal el Prater o los cafés, patrimonio de la Humanidad?

    ResponderEliminar
  5. Maravillosa y muy literaria ciudad. ¿Qué tal el Prater o los cafés, patrimonio de la Humanidad?

    ResponderEliminar
  6. Al Prater no llegué a ir (no me quedó tiempo) pero sí a un par de los cafés más conocidos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…