Ir al contenido principal

Tifón


Filipinas ha vuelto a ser azotada por un  tifón. El paso del "Haiyan" ha dejado un rastro de caos y devastación. En Filipinas a los ciclones se les llana báguios y, por desgracia, hace siglos que saben de sus efectos devastadores.
En Las Islas Filipinas en 1882. Estudios históricos, geográficos, estadísticos y descriptivos (Madrid, 1883), de D. Francisco Javier de Moya y Jiménez, se destaca este tipo de calamidad que con frecuencia sufre el archipiélago (además de erupciones volcánicas, terremotos, tsunamis, inundaciones...):
"En este mes (noviembre) y en el de junio, con motivo del cambio del monzón, se suelen presentar los horrorosos huracanes llamados báguios, durante los cuales el viento, totalmente desencadenado, recorre con increíble velocidad todos los cuadrantes, formando esas terribles turbonadas que devastan los campos, cierran los caminos, arrrancan de raiz los árboles más corpulentos, derriban las casas y arrojan las embarcaciones sobre las playas entre el pánico de sus habitantes."
Y siguen su camino, dejando a su paso dolor y desolación.

Comentarios

  1. Nunca se pueden olvidar estas tragedias.
    Siempre que pasa algo así recuerdo a Omaira Sánchez,
    no puedo ver la imagen de la niña hablando y pidiendo ayuda, consolando a la vez.

    Siempre habrá dolor y desolación en el mundo y estaremos algunos para recordarlos y poder ayudar de alguna manera.

    Pero el recuerdo es muy triste.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Me acuerdo, claro de la pequeña Omaira. Escalofriante.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…