Ir al contenido principal

Las memorias del capitán Carleton


The Military Memoirs of Capt. George Carleton aparecieron en Londres, en 1728, y narran las  aventuras de un capitán de ingenieros inglés, a las órdenes del conde de Peterborough, durante la Guerra de Sucesión española. Hay traducción de las mismas al castellano (Publicaciones de la Universidad de Alicante, 2002) y recientemente han sido traducidas al catalán por Jordi Ainaud (La Mansarda, 2013). Esta última edición incorpora el prólogo que escribió Walter Scott para la reedición de 1809.
Cuánto de realidad y cuánto de ficción hay en dichas memorias es responsabilidad de su verdadero autor, Daniel Defoe. Los grandes rasgos históricos relatados se nutren de los hechos descritos en diversas crónicas y testimonios contemporáneos, si bien otros pormenores son sin duda producto de la fértil imaginación del autor de Robinson Crusoe. La narración gana en interés en el momento en que Carleton se aleja de los episodios bélicos (entre los que destaca la descripción de la toma del castillo de Montjuïc) y se adentra en aspectos costumbristas de los diferentes pueblos -Valencia, Cataluña, La Mancha, Madrid y el País Vasco- que va atravesando.
Así, alaba la belleza de las mujeres valencianas, describe las inevitables corridas de toros, la suciedad de las calles ("No es recomendable rondar por las calles a primera hora de la mañana, porque, como no tienen escusados, tiran los excrementos justo en medio de la calle"), sufre una plaga de langostas, visita El Escorial ( "el edificio es la cosa más magnífica que haya visto o imaginado nunca") y queda impresionado por la majestuosidad de la montaña de Montserrat, con su monasterio y sus ermitas.
Como buen protestante Carleton es crítico con las manifestaciones externas de la religiosidad peninsular, con sus procesiones de flagelantes y los intrusivos toques de ángelus ("Las horas de ángelus son las ocho y las doce de la mañana y las seis de la tarde ...Cuando oyes tocar el ángelus has de arrodillarte allí mismo, hagas lo que hagas... Es tan público y notorio que incluso en los teatros, en plena representación, cuando suena la primera campanada los actores interrumpen el diálogo...").

Comentarios

Entradas populares

Un poema de Raine

    DE MUJER A AMANTE Soy fuego encalmado en agua, una ola que se eleva del abismo. En mis venas la marea atraída por la luna se alza en un árbol de flores esparcidas en espuma de mar.  Soy aire atrapado en una red, el pájaro profético que canta en un cielo reflejado. Soy un sueño antes de la nada, soy una corona de estrellas, soy la forma de morir.   (Kathleen Raine,  Collected Poems 1935-1980 , Allen & Unwin, 1981. Traducción: J.O.)  (Nota: Este blog, como viene siendo habitual en verano, se toma un descanso de aproximadamente un mes. Que pasen un buen y saludable verano.)  

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Como un río de corriente oscura y crecida

  Era un panorama extraño. En Barcelona, la habitual multitud nocturna paseaba Rambla abajo entre controles de policía regularmente repartidos, y la habitual bomba que explotaba en algún edificio inacabado (a causa de la huelga de los obreros de la construcción) parecía arrojar desde las calles laterales perqueñas riadas de gente nerviosa a la Rambla. Los carteristas, apaches, sospechosos vendedores ambulantes y relucientes mujeres que normalmente pueden verse en las callejuelas se infiltraban entre las buenas familias burguesas, las brigadas de obreros de rostro endurecido, las tropillas de estudiantes y jóvenes que deambulaban por la ciudad. La multitud se desparramaba lentamente por la Rambla, como un río de corriente oscura y crecida. Apareció un ejército de detectives, de bolsillos abultados, apostados en cada café, vagueando por la Rambla y enganchando, de un modo vengativamente suspicaz, a algunos transeúntes elegidos por alguna singular razón, hasta el punto de que incluso esta