Ir al contenido principal

Las memorias del capitán Carleton


The Military Memoirs of Capt. George Carleton aparecieron en Londres, en 1728, y narran las  aventuras de un capitán de ingenieros inglés, a las órdenes del conde de Peterborough, durante la Guerra de Sucesión española. Hay traducción de las mismas al castellano (Publicaciones de la Universidad de Alicante, 2002) y recientemente han sido traducidas al catalán por Jordi Ainaud (La Mansarda, 2013). Esta última edición incorpora el prólogo que escribió Walter Scott para la reedición de 1809.
Cuánto de realidad y cuánto de ficción hay en dichas memorias es responsabilidad de su verdadero autor, Daniel Defoe. Los grandes rasgos históricos relatados se nutren de los hechos descritos en diversas crónicas y testimonios contemporáneos, si bien otros pormenores son sin duda producto de la fértil imaginación del autor de Robinson Crusoe. La narración gana en interés en el momento en que Carleton se aleja de los episodios bélicos (entre los que destaca la descripción de la toma del castillo de Montjuïc) y se adentra en aspectos costumbristas de los diferentes pueblos -Valencia, Cataluña, La Mancha, Madrid y el País Vasco- que va atravesando.
Así, alaba la belleza de las mujeres valencianas, describe las inevitables corridas de toros, la suciedad de las calles ("No es recomendable rondar por las calles a primera hora de la mañana, porque, como no tienen escusados, tiran los excrementos justo en medio de la calle"), sufre una plaga de langostas, visita El Escorial ( "el edificio es la cosa más magnífica que haya visto o imaginado nunca") y queda impresionado por la majestuosidad de la montaña de Montserrat, con su monasterio y sus ermitas.
Como buen protestante Carleton es crítico con las manifestaciones externas de la religiosidad peninsular, con sus procesiones de flagelantes y los intrusivos toques de ángelus ("Las horas de ángelus son las ocho y las doce de la mañana y las seis de la tarde ...Cuando oyes tocar el ángelus has de arrodillarte allí mismo, hagas lo que hagas... Es tan público y notorio que incluso en los teatros, en plena representación, cuando suena la primera campanada los actores interrumpen el diálogo...").

Comentarios

Entradas populares

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

El granjero de Rowan Oak

En el verano de 1929 William Faukner se casó con Estelle Oldham Franklin, que se había divorciado de su esposo y había venido a Oxford con los dos hijos de este matrimonio, Malcolm y Victoria (conocida como Cho-Cho). Se casaron en la vieja iglesia presbiteriana de las afueras de Oxford que construyeron los esclavos sobre College Hill. Pasaron la luna de miel en Pascagoula, y fue allí donde Faulkner corrigió las galeradas de El sonido y la furia.
Al año siguiente, animado por los ingresos que le generaban sus relatos cortos en las revistas y la próxima publicación de sus libros en Inglaterra, Faulkner  compró Rowan Oak, una casa ante-bellum de Oxford, destartalada y necesitada de restauración. Por esta casa, adquirida por 6.000 $ y pagada a plazos de 75 $, lucharía Faulkner toda su vida  Como señala Michael Millgate (The Achievement of William Faulkner, 1966): "Visto hoy, el acto de adquirir tal casa se presenta como algo práctico a la vez que simbólico, que reafirma la decisión …

Memorare Manila

Pero la debacle llegó con la batalla de Manila, ya en pleno declive del Imperio del Sol Naciente, ante la presión de las tropas estadounidenses, australianas y de los propios filipinos sobre la capital de Filipinas.
      Luis García así me lo contó:
      -Hacia el día 7 de febrero de 1945, los estadounidenses empezaron a bombardear el sur de Manila. Y fue entonces cuando el general Yamashita ordenó al almirante Ibabuchi, encargado de las fuerzas japonesas en Manila, que evacuara Manila inmediatamente. Pero Ibabuchi hizo todo lo contrario. Abrieron todos los almacenes donde tenían todos los alimentos y las bodegas donde tenían  toda la cerveza. Y se emborracharon. Cuando estaban completamente borrachos, Inbabuchi les dijo: "¡A quemar Manila!".
     Había comenzado la sanguinaria batalla de Manila que se iba a saldar con unos cien mil nuertos en menos de un mes porque los japoneses tenían la orden de no rendirse. También contribuyeron a la destrucción las prisas del ge…