Ir al contenido principal

El sueño de la India


En la India los sabios pueden provocar fuertes vientos. Por esa razón comen en secreto.

Hace tanto calor que a los hombres les cuelgan los cojones hasta las rodillas y han de atárselos y aplicarse ungüentos especiales.

No hay un solo sastre en la India, pues todos se pasean desnudos.

Allí hay una raza de gente que sólo mide treinta centímetros de estatura. Siempre tienen que estar atentos para que no se los lleven las cigüeñas. Alcanzan la madurez a los cuatro años de edad y son ancianos a los ocho.

En la India hay largas serpientes llamadas crocodilos que viven en tierra de día y en el agua de noche. En invierno no comen, sino que lo pasan tendidas, soñando. Matan hombres y, llorando, los devoran.

Hay hombres sin cabeza con ojos en el estómago.

Allí no hay adúlteros.


Y vi a uno de sus santones de pie, desnudo, de cara al sol cubierto con piel de pantera, y seguí mi camino. Dieciséis años después por casualidad regresé al mismo lugar y allí estaba, inmóvil.

(De "El sueño de la India (hacia 1492)", en Las cataratas, de Eliot Weinberger, Duomo Ediciones, Barcelona, 2012)

 

Comentarios

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).