En el interior del Rano Kao


 

Durante un buen rato marcharon en fila india, tanteando el terreno con los pies por temor a despeñarse por alguna lóbrega sima. Lógicamente se avanzaba muy poco en estas condiciones, pero...

Alcanzaron otra meseta, ancha y jalonada de estalactitas, por concreción de la caliza contenida en los feldespatos basálticos...

La procesión volvió a ponerse en marcha hacia las profundidades del Rano Kao. parecía mentira los grandes espacios dejados por el magma y las burbujas de gases al colapsarse el volcán. Dios sabe si al formarse las grandes dorsales de la cuenca oceánica.

 

(Bab Fleming, Dentro del volcán. Ediciones Ceres, 1983). 

Comentarios

(1)
  1. Parece menos lóbrego y peligroso que algunos antros de moda.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario