Ir al contenido principal

Cosquillas no muy divertidas

 

 

Se marchó dejando el cuerpo desnudo de Morgan a merced de las hormigas. Hormigas que parecían haber olfateado a su nueva víctima y se dirigían hacia el lugar en que ésta se encontraba.

Morgan quería chillar, pero sabía que eso no iba a solucionar para nada su situación. En aquellos momentos deseaba la muerte, pero una muerte rápida. Acabar cuanto antes.

El pensar que a partir de aquel instante los lamentos que escucharían los oídos de la selva eran los suyos le sacaba de quicio. Desde el primer momento debió desconfiar de aquellos individuos mezcla de salvajes y de no tan salvajes, en el aspecto primitivo, porque en el cruel lo eran un rato (...).

Las hormigas comenzaron su trabajo. Al principio eran solo cosquillas, unas cosquillas no muy divertidas.

(Adolf Quibus, En busca del hombre mono. Bruguera, 1983).


Comentarios

  1. el planeta de los simios25/1/23, 11:53

    Considero muy apropiada la expresión "los oídos de la selva" ya que conlleva considerar ésta como parte de un cuerpo o mundo vivo. Janine Banyus, escritora científica inventora del término biomímesis afirma que lo que han aprendido a hacer los organismos es a cuidar del lugar que cuidará de sus descendientes. La vida aprende a crear condiciones favorables a la vida; una urgente tarea de diseño muy necesaria en los tiempos que vivimos. Dicho esto, Morgan probablemente sólo era un intruso occidental con una mentalidad antropocéntrica que terminó engullido por un ecosistema para el que representaba una ominosa amenaza. Una parábola sumamente aleccionadora, sobre lo que está sucediendo y lo que está por venir.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón, a veces detrás de una literatura ínfima se esconden grandes parábolas.

    ResponderEliminar
  3. Jorge Ordaz27/1/23, 0:20

    Además, Morgan era uno de los "malos" de la novela. No podía acabar bien, pero ser comido por las hormigas es una muerte un tanto cruel, por no decir sádica.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Un poema de David González

  David González (1964-2023)   PESADILLAS   últimamente mis sueños suelen ser auténticas pesadillas   mejor así:   no me asusto tanto al despertar.  (David González, Sembrando hogueras . Bartleby, 2001)