Ir al contenido principal

Literatura y fantasmas


 

El escritor habla del mundo, y este es su oficio; que el mundo hable de él -y en eso suele consistir la vida literaria- es muy secundario, pero, como hemos visto, a menudo de una importancia vital; tan vital que esa proyección del escritor fuera de sí mismo, y también fuera del terreno estricto de la literatura, ha estropeado a la mayoría y ha perdido a muchos. Pero no se puede pedir a las personas -y menos aún a los soñadores- que sean anacoretas, sobre todo en una sociedad esencialmente corruptora, ilusoria, en la que lo que se es o lo que se hace se valora en la medida en que se ve y se oye con estruendo.

No es fácil dedicarse a la literatura y seguir llevando una vida ordinaria; el escritor trabaja con fantasmas, con imaginaciones, y tiende a acabar viviendo de un modo fantasmal, lo cual a todas luces es peligrosísimo. En vez de literatura al fin puede resultar que lo que se ha hecho es una carrera literaria.

(Carlos Pujol, Novelas contadas, y otras reflexiones sobre literatura. Edición de Teresa Vallès-Botey, Pre-Textos, 2021). 

Comentarios

  1. el pobrecito comentador18/4/22, 20:00

    Aquello que Carlos Pujol describe tan elegante y literariamente como sociedad corrupta e ilusoria en la que sólo el ruido encuentra eco es estudiado concienzudamente por Debord en su libro "La sociedad del espectáculo". Un texto que en mi opinión ha envejecido bien con el paso de los años. Me entusiasma la definición que hace el autor del oficio de escritor, como "un soñador" que "habla del mundo"; un cajón de sastre con el que me siento identificado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cuanto al estado en que trabaja el escritor y sus peligros (lo de los fantasmas y las imaginaciones):
      "Aunque quizás haya que estar en un estado hipnótico para escribir, crear, inventar..." Philippe Brenot, El genio y la locura.
      https://imagoestinaqua.blogspot.com/2020/03/philippe-brenot-el-genio-y-la-locura.html



      Eliminar
  2. "Debemos tener siempre presente que la obra de arte es, invariablemente, la creación de un mundo nuevo, de manera que la primera tarea consiste en estudiar ese mundo nuevo con la mayor atención, abordándolo como algo absolutamente desconocido, sin conexión evidente con los mundos que ya conocemos". Nabokov, Curso de literatura europea.
    https://imagoestinaqua.blogspot.com/2020/04/nabokov-curso-de-literatura-europea.html

    Hablar del mundo. Crear un mundo nuevo. He aquí las dos orientaciones de la literatura. Seguramente no las únicas ni excluyentes.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, amigos, por vuestros comentarios enriquecedores.

    ResponderEliminar
  4. “Increased state revenues, potentially reaching the tens of tens of millions of dollars annually, from funds made by services providing sports activities wagering and new civil penalties approved by this measure. Some portion of those revenues would replicate a shift from different current state and native revenues. Increased state regulatory costs, potentially reaching the low tens of tens of millions of dollars annually. Some or all of those costs could be offset by the elevated revenue or reimbursements to the state. Increased state enforcement costs, not more likely to|prone to} exceed a number of} million dollars annually, associated to a brand new} civil enforcement tool for 온라인 카지노 imposing sure gaming laws. Attack Effect First Stage - Shadow Sae Niijima Roulette Time Begins roulette spin that forces the Thieves to wager either HP, SP, or cash.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Antillón

  Con el placer de costumbre leo en Lecturas y pasiones (Xordica, 2021), la más reciente recopilación de artículos de José Luis Melero, una referencia al geógrafo e historiador Isidoro de Antillón y Marzo, nacido y muerto en la localidad turolense de Santa Eulalia del Campo (1778-1814). Antillón fue un ilustrado en toda regla, liberal en lo político, que difundió sus ideas, entre ellas el antiesclavismo, a través de diversas publicaciones. Sus obras más relevantes son las de carácter geográfico, entre las que destaca Elementos de la geografía astronómica, natural y política de España y Portugal (1808). En esta obra se muestra crítico con otros geógrafos españoles (caso de Tomás López) y con los extranjeros que escribían sobre España (a excepción del naturalista Guillermo Bowles). Gracias a Jovellanos Antillón llegó a ser elegido diputado por Aragón en las Cortes de Cádiz. A su amigo y protector le dedicó Noticias históricas de D. Gaspar Melchor de Jovellanos , impreso en Palma de Mall

Como un río de corriente oscura y crecida

  Era un panorama extraño. En Barcelona, la habitual multitud nocturna paseaba Rambla abajo entre controles de policía regularmente repartidos, y la habitual bomba que explotaba en algún edificio inacabado (a causa de la huelga de los obreros de la construcción) parecía arrojar desde las calles laterales perqueñas riadas de gente nerviosa a la Rambla. Los carteristas, apaches, sospechosos vendedores ambulantes y relucientes mujeres que normalmente pueden verse en las callejuelas se infiltraban entre las buenas familias burguesas, las brigadas de obreros de rostro endurecido, las tropillas de estudiantes y jóvenes que deambulaban por la ciudad. La multitud se desparramaba lentamente por la Rambla, como un río de corriente oscura y crecida. Apareció un ejército de detectives, de bolsillos abultados, apostados en cada café, vagueando por la Rambla y enganchando, de un modo vengativamente suspicaz, a algunos transeúntes elegidos por alguna singular razón, hasta el punto de que incluso esta

Premio Nadal 1944

El jurado del primer Premio "Eugenio Nadal" (Café Suizo, Barcelona, 6 de enero de 1945). De izquierda a derecha: Juan Ramón Masoliver, Josep Vergés, Rafael Vázquez Zamora, Joan Teixidor e Ignacio Agustí.  En un artículo titulado "Premios literarios, cartas marcadas", publicado recientemente en un diario digital su autor Daniel Rosell analiza el trasfondo de premios tan prestigiosos como el Nadal y el Planeta a lo largo de su ya larga historia. Refiriéndose al primero de ellos, Rosell escribe: "Siempre hay alguien que recuerda que el el primer premio Nadal lo ganó una desconocida Carmen Laforet, que se impuso a González Ruano, a quien se le había garantizado el premio." Y añade: "Es emotivo, incluso tiene elementos épicos la historia de una joven desconocida que se alza con un galardón literario al que aspiraban los nombres -todos masculinos- consagrados de las letras de entonces, pero ¿por qué no poner el acento en González Ruano? (...) En otra