Ir al contenido principal

Biblioteca Arús


De las bibliotecas públicas existentes en Barcelona hay una por la que siento una especial predilección. No suele mencionarse en las guías de viaje de la ciudad y es poco conocida incluso por los barceloneses. Se trata de la Biblioteca Pública Arús, sita en el número 26 del Passeig de Sant Joan. La idea de su creación surgió del periodista, dramaturgo y filántropo Rossend Arús i Arderiu (1845-1891), quien en su testamento dejó instrucciones precisas a sus albaceas para que, una vez muerto, su domicilio y biblioteca privada pasasen a ser una biblioteca abierta a todo el mundo y en especial a la clase trabajadora. Como símbolo de lo que la biblioteca representa es la reproducción de la Estatua de la Libertad, similar a la de Nueva York, que preside la entrada a las salas.  

 


La Biblioteca Arús se inauguró en 1895, con un fondo inicial de 24.000 libros pertenecientes a todas las ramas del saber (actualmente cuenta con unos 80.000). Arús era republicano federal, catalanista y gran maestre masón, por lo que desde el principio su Biblioteca fue tildada de "masónica". Sin embargo, solo unos 160 volúmenes de su catálogo pueden considerarse de pensamiento francmasónico. Como era de esperar, tras la guerra civil estuvo cerrada al público y no pudo reabrirse hasta 1967, por vía de acuerdo con el Ayuntamiento.

David Gutiérrez en su artículo "Un temple del saber i de la llibertat" (Sàpiens, nº 232, 2021) señala que la Biblioteca alberga joyas bibliográficas tales como el Codex Iustinianus, incunable de 1475 impreso en Maguncia por un discípulo de Gutenberg; el manuscrito de las actas de la Primera Internacional; el Diccionario Enciclopédico de la Masonería de Lorenzo Frau, publicado en La Habana en 1883 bajo la dirección del propio Arús; o la colección legada por Joan Proubasta de libros de Sherlock Holmes, una de las más importantes de Europa.

 


En el acta fundacional de 1895, vigente hoy en día, se dice expresamente que la Biblioteca Pública Arús estará abierta a cualquier persona, sin importar el sexo, la edad ni la clase social, y que no se excluirá ningún libro por sus ideas religiosas o políticas. La Biblioteca presenta también exposiciones bibliográficas temporales. La última vez que visité la institución se ofrecía una muestra dedicada al pedagogo Comenius, con raros y curiosos ejemplares. Al salir me fijé en una frase de su fundador, escrita en la pared de una de sus salas: "Cuanta más ilustración tiene un pueblo, más lejos está del absolutismo".        

Comentarios

Entradas populares

Antillón

  Con el placer de costumbre leo en Lecturas y pasiones (Xordica, 2021), la más reciente recopilación de artículos de José Luis Melero, una referencia al geógrafo e historiador Isidoro de Antillón y Marzo, nacido y muerto en la localidad turolense de Santa Eulalia del Campo (1778-1814). Antillón fue un ilustrado en toda regla, liberal en lo político, que difundió sus ideas, entre ellas el antiesclavismo, a través de diversas publicaciones. Sus obras más relevantes son las de carácter geográfico, entre las que destaca Elementos de la geografía astronómica, natural y política de España y Portugal (1808). En esta obra se muestra crítico con otros geógrafos españoles (caso de Tomás López) y con los extranjeros que escribían sobre España (a excepción del naturalista Guillermo Bowles). Gracias a Jovellanos Antillón llegó a ser elegido diputado por Aragón en las Cortes de Cádiz. A su amigo y protector le dedicó Noticias históricas de D. Gaspar Melchor de Jovellanos , impreso en Palma de Mall

Como un río de corriente oscura y crecida

  Era un panorama extraño. En Barcelona, la habitual multitud nocturna paseaba Rambla abajo entre controles de policía regularmente repartidos, y la habitual bomba que explotaba en algún edificio inacabado (a causa de la huelga de los obreros de la construcción) parecía arrojar desde las calles laterales perqueñas riadas de gente nerviosa a la Rambla. Los carteristas, apaches, sospechosos vendedores ambulantes y relucientes mujeres que normalmente pueden verse en las callejuelas se infiltraban entre las buenas familias burguesas, las brigadas de obreros de rostro endurecido, las tropillas de estudiantes y jóvenes que deambulaban por la ciudad. La multitud se desparramaba lentamente por la Rambla, como un río de corriente oscura y crecida. Apareció un ejército de detectives, de bolsillos abultados, apostados en cada café, vagueando por la Rambla y enganchando, de un modo vengativamente suspicaz, a algunos transeúntes elegidos por alguna singular razón, hasta el punto de que incluso esta

Premio Nadal 1944

El jurado del primer Premio "Eugenio Nadal" (Café Suizo, Barcelona, 6 de enero de 1945). De izquierda a derecha: Juan Ramón Masoliver, Josep Vergés, Rafael Vázquez Zamora, Joan Teixidor e Ignacio Agustí.  En un artículo titulado "Premios literarios, cartas marcadas", publicado recientemente en un diario digital su autor Daniel Rosell analiza el trasfondo de premios tan prestigiosos como el Nadal y el Planeta a lo largo de su ya larga historia. Refiriéndose al primero de ellos, Rosell escribe: "Siempre hay alguien que recuerda que el el primer premio Nadal lo ganó una desconocida Carmen Laforet, que se impuso a González Ruano, a quien se le había garantizado el premio." Y añade: "Es emotivo, incluso tiene elementos épicos la historia de una joven desconocida que se alza con un galardón literario al que aspiraban los nombres -todos masculinos- consagrados de las letras de entonces, pero ¿por qué no poner el acento en González Ruano? (...) En otra