Ir al contenido principal

Federico Mediante

 


Entre los pocos autores que cultivaron la novela popular de "aventuras", en la primera mitad del siglo XX, destaca el hoy olvidado, como tantos otros, Federico Mediante Noceda. Nacido en Castropol (Asturias) en 1887 muy joven emigró a Argentina donde llevó una vida errante, adquiriendo experiencias que más tarde habrían de servirle para nutrir los temas de sus novelas. (Mediante fue sobre todo conocido por sus novelas de aventuras "gauchas", una de las cuales lleva el título de Centauros del desierto. Por cierto, ¿conocería esta obra quien utilizó este mismo título para la distribución en España de la célebre película de John Ford The Searchers? Curiosamente en Argentina esta película se llamó Más corazón que odio).

De retorno a España, Mediante Noceda se instaló en Madrid y se dedicó básicamente al periodismo, sin renunciar a otros quehaceres eventuales, como el de "explicador" de películas de cine mudo. (Así se llamaba entonces a la persona que se ponía al lado de la pantalla e iba comentando las imágenes). De ideas anarquistas, cuando estalló la guerra civil se refugió en Ribadeo (Galicia), donde un hermano suyo tenía un café-bar. Tras la guerra intensificó su producción literaria, dando a la luz, con su nombre o bajo pseudónimos, unas cien novelas, no solo de aventuras sino también policiacas y del oeste. Murió en Ribadeo en 1950.

En 1939 publicó Mediante en la editorial guipuzcoana Hymsa, dentro de la colección "La Novela Aventura" y con una atrayente cubierta de Baldrich, A orillas del Pilcomayo, ambientada en la región limítrofe entre Argentina y Paraguay. El protagonista, Ernesto Prat, emprende la búsqueda de su padre, desaparecido en alguna remota zona del Chaco cuando buscaba un tesoro enterrado en las ruinas de un antiguo templo. Parece una aventura de Indiana Jones, pero no llega a tanto. Le acompañan un japonés (que pasaba por allí) y un mono llamado "Pirata" que al final se lo zampa un yacaré. En realidad el asunto importa poco, pues de lo que se trata es de ofrecer al lector un repertorio, más bien cansino, de centenares de animales y plantas exóticas que pueblan la tupida selva, con sus correspondientes descripciones científicas extraídas de alguna enciclopedia de historia natural. Las situaciones son tópicas; las peripecias, previsibles; y las tribus de nativos que les salen al paso no se alejan lo más mínimo del consabido cliché.

Solo en algunas ocasiones alcanza la narración cierto vuelo en su prosa. Un ejemplo es cuando habla de los aterradores "árboles vampiros" y el autor deja entrever una clara inclinación por la prosa mórbida del modernismo: 

La primera vez que el viajero tropieza con este pulpo botánico, con este espécimen vegetal que se llama "apuhiseiro", sufre el encanto y el terror que infunden los monstruos. Hay algo de fantástico en esa metamorfosis practicada con el sacrificio de otro ejemplar forestal. En las orlas ribereñas, húmedas y fofas, en donde las corrientes aéreas esparcen el polen fecundante y distribuyen las simientes germinadoras, se lo encuentra comúnmente (...) Al contemplar la asfixia del árbol, en la angustia de un lento suplicio, uno se siente sacudido por el espanto que provocan los tormentos singulares idealizados para que la lágrima se prolongue y el dolor no se detenga. La multitud epifítica de la selva en donde algunas especies se alargan o se recortan en el estelario florido de las cataleas moradas, tiene en el "ficus fagifolia" su más bello símbolo...

Comentarios

  1. Che, "apuhiseiro" parece una palabra gallega. Y como además es una especie de pulpo... "apuhiseiro a feira".
    El dibujo del indígena con minifalda ya es otro cantar.

    ResponderEliminar
  2. Muy bien traído... Puede ser un término brasileño, pero quién sabe.

    ResponderEliminar
  3. Leopold in Bloom20/11/21, 21:42

    No es de extrañar que un ejemplar de la majestuosidad del Apuizeiro, típico de Amazonía y que en lengua Tupi significa "brazo fuerte" desate en la imaginación de Mediante los temores más infaustos que tienen su reflejo en esa elocuente prosa mórbida que invita a toda clase de supersticiones. Nada más lejos de la realidad. El Apuizeiro convive como simbionte (que no parásito) en el árbol que le da cobijo y únicamente en determinadas ocasiones su "abrazo" puede ocasionar la muerte del organismo vegetal que le hospeda. Normalmente ambas especies conviven en un mismo espacio sin perjudicarse y en una relación de mutua ayuda. Aprendamos del Apuizeiro a vivir en simbiosis con la Naturaleza, sin estrangularla.

    ResponderEliminar
  4. O sea: el efecto "estrangulamiento" es muy seductor (literariamente), pero nada tiene que ver con la realidad.

    ResponderEliminar
  5. Ese carácter simbionte del apuizeiro (gracias, Leopold in Bloom) vale como metáfora sobre cómo deberían ser algunas relaciones entre las personas.

    ResponderEliminar
  6. La Naturaleza nos indica el camino.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Antillón

  Con el placer de costumbre leo en Lecturas y pasiones (Xordica, 2021), la más reciente recopilación de artículos de José Luis Melero, una referencia al geógrafo e historiador Isidoro de Antillón y Marzo, nacido y muerto en la localidad turolense de Santa Eulalia del Campo (1778-1814). Antillón fue un ilustrado en toda regla, liberal en lo político, que difundió sus ideas, entre ellas el antiesclavismo, a través de diversas publicaciones. Sus obras más relevantes son las de carácter geográfico, entre las que destaca Elementos de la geografía astronómica, natural y política de España y Portugal (1808). En esta obra se muestra crítico con otros geógrafos españoles (caso de Tomás López) y con los extranjeros que escribían sobre España (a excepción del naturalista Guillermo Bowles). Gracias a Jovellanos Antillón llegó a ser elegido diputado por Aragón en las Cortes de Cádiz. A su amigo y protector le dedicó Noticias históricas de D. Gaspar Melchor de Jovellanos , impreso en Palma de Mall

Como un río de corriente oscura y crecida

  Era un panorama extraño. En Barcelona, la habitual multitud nocturna paseaba Rambla abajo entre controles de policía regularmente repartidos, y la habitual bomba que explotaba en algún edificio inacabado (a causa de la huelga de los obreros de la construcción) parecía arrojar desde las calles laterales perqueñas riadas de gente nerviosa a la Rambla. Los carteristas, apaches, sospechosos vendedores ambulantes y relucientes mujeres que normalmente pueden verse en las callejuelas se infiltraban entre las buenas familias burguesas, las brigadas de obreros de rostro endurecido, las tropillas de estudiantes y jóvenes que deambulaban por la ciudad. La multitud se desparramaba lentamente por la Rambla, como un río de corriente oscura y crecida. Apareció un ejército de detectives, de bolsillos abultados, apostados en cada café, vagueando por la Rambla y enganchando, de un modo vengativamente suspicaz, a algunos transeúntes elegidos por alguna singular razón, hasta el punto de que incluso esta

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat