Ir al contenido principal

Un poema de Williams

William Carlos Williams (1883-1963)


CAMINO HACIA EL HOSPITAL DE INFECCIOSOS

Camino hacia el hospital de infecciosos
bajo la oleada de azules
y abigarradas nubes empujadas
desde el noreste: un viento frío. Más allá
el yermo de amplios, pantanosos campos
pardos de secas malezas, erguidos y caídos

parches de agua estancada,
entre árboles dispersos.

A lo largo de todo el camino, el rojo
purpúreo, bifurcado, vertical, ramoso
conjunto de matas y pequeños árboles
con pardas hojas muertas,
y bajo éstas, deshojadas parras -

Exánime en apariencia, indolente,
aturdida, la primavera se aproxima -

Entran desnudas al nuevo mundo,
frías, inseguras de todo
salvo que entran. A su alrededor
el frío, familiar viento -

Hoy la hierba, mañana
el firme rizo de la hoja de biznaga.

Uno a uno se perfilan los objetos -
Se apresuran: claridad, contorno de la hoja.

Mas ahora la severa dignidad de la entrada -
apacible, el profundo cambio
ha llegado hasta ellas, enraizadas
se aferran al suelo y comienzan a despertar.

(Poesía norteamericana contemporánea, de William Shand y Alberto Girri. Raigal, Buenos Aires, 1956).

 

Comentarios

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Premio Nadal 1944

El jurado del primer Premio "Eugenio Nadal" (Café Suizo, Barcelona, 6 de enero de 1945). De izquierda a derecha: Juan Ramón Masoliver, Josep Vergés, Rafael Vázquez Zamora, Joan Teixidor e Ignacio Agustí.  En un artículo titulado "Premios literarios, cartas marcadas", publicado recientemente en un diario digital su autor Daniel Rosell analiza el trasfondo de premios tan prestigiosos como el Nadal y el Planeta a lo largo de su ya larga historia. Refiriéndose al primero de ellos, Rosell escribe: "Siempre hay alguien que recuerda que el el primer premio Nadal lo ganó una desconocida Carmen Laforet, que se impuso a González Ruano, a quien se le había garantizado el premio." Y añade: "Es emotivo, incluso tiene elementos épicos la historia de una joven desconocida que se alza con un galardón literario al que aspiraban los nombres -todos masculinos- consagrados de las letras de entonces, pero ¿por qué no poner el acento en González Ruano? (...) En otra

Bennett sobre "Ulises"

He aquí una foto clásica. Está tomada en la trastienda de la librería Shakespeare and Company, en París, poco después de la publicación de Ulises de James Joyce. En la foto aparecen Sylvia Beach (izquierda), propietaria de la librería y editora de la novela, y su autor (derecha). Me gustaría, sin embargo, que se fijaran en el cartel que hay detrás: ARNOLD BENNETT ON "ULYSSES".  Bennett fue un prolífico escritor inglés, autor de novelas como Los Clayhanger , Ana de las Cinco Villas o Cuentos de viejas , que alcanzaron en su tiempo enorme popularidad y fueron auténticos bestsellers. Seguidor de la gran tradición novelística del siglo XIX, sus obras iban destinadas preferentemente al llamado gran público, lo cual no quiere decir que no se preocupara por el estilo o la forma narrativa. Para Virginia Woolf y el círculo de Bloomsbury, Bennett representaba el lado más aborrecible de la narrativa y, en consecuencia, era no solo minusvalorado sino desdeñado (se burló de él en el ensa