Ir al contenido principal

Pequeña historia de un segundo premio



Hoy hace exactamente cincuenta años mi nombre apareció en el ABC. No lo supe entonces, me enteré hace poco gracias a la hemeroteca online del diario. En efecto, en la sección "Vida cultural" del domingo 2 de noviembre de 1969, página 49, se daba noticia del fallo del III Concurso de Cuentos convocado por la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de León, que había tenido lugar en dicha ciudad el 31 de octubre, Día Universal del Ahorro. El primer premio, dotado con 20.000 ptas. fue para Miguel Fernández-Braso, de Madrid. Al certamen se habían presentado 386 trabajos, y el jurado estuvo formado por Dámaso Santos, como presidente; Emilio Salcedo, Antonio Pereira y Victoriano Crémer. En la nota, redactada por el corresponsal Máximo Cayón, se dice:
Al final de la cena se dio lectura al acta clasificadora correspondiente, siendo galardonado con el segundo premio, dotado con 15.000 pesetas, el original de Jorge Ordaz Gargallo, de Barcelona. 
Otros premiados fueron Laureano Bonet Mojica, José María Pérez Lozano y José María Sala Valdaura. Y sigue la nota:
La decisión del jurado fue acogida con grandes aplausos. Con estos trabajos se editará un libro y se entregarán 20 ejemplares a cada uno de los autores premiados.
Supe que había sido premiado porque me lo notificaron unos días después. Cobré el cheque por la cantidad asignada, lo que me vino de perilla; pero por razones misteriosas, o que se me escapan, nunca recibí los ejemplares que me correspondían. Con el tiempo acabé por olvidarme del asunto. Finalmente, en febrero de 2016, descubrí por casualidad uno de estos ejemplares en la librería Colegiata, de León. Y allí estaba mi cuento: "La última excursión de Sir Horatio Carteret".


Tengo que añadir que un año antes, en 1968, había yo enviado un cuento al mismo concurso, y también me lo habían premiado. Pero esto es otra historia que merece otra entrada.    

 

Comentarios

  1. ¡Que historia más curiosa! Me gustaría leer esos cuentos, tienen que salir a la luz de nuevo!

    ResponderEliminar
  2. Feliz 50 aniversario y, con todo ese retraso, ¡ENHORABUENA!. 15.000 pesetas en aquellas fechas eran un pastón, sobre todo para un chaval como eras tu en aquellos tiempos. Esta claro que ya apuntabas maneras.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Airin y Lope. Sí, ciertamente fue una gran inyección de autoestima para un chaval como yo que había acabado la carrera, daba clases en dos colegios privados y empezaba a escribir. Además, el año anterior había tenido una de cal y otra de arena, como podréis comprobar si leéis la entrada de mañana en el blog.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…