Ir al contenido principal

Ballenas fósiles

Después de haber descrito las peculiaridades anatómicas de las ballenas, en el capítulo 104 de Moby Dick Melville presenta sus "credenciales como geólogo" y lo dedica a disertar sobre los  fósiles antediluvianos de grandes cetáceos marinos. Señala que en los últimos treinta años se han encontrado "ballenas preadamitas" en diversos puntos de Europa y de América, en especial en los estados de Luisiana, Misisipí y Alabama. En este último menciona el hallazgo del "más vasto esqueleto casi completo de un monstruo extinguido" hallado en el año 1842 en la plantación del juez Creagh. Entonces los doctores de Alabama declararon que "eso era un enorme reptil y recibió por ello el nombre de Basilosaurus". Pero cuando llevaron algunos de sus huesos de muestra a Richard Owen, el paleontólogo inglés sentenció que el referido reptil no era tal, sino una ballena, aunque de una especie desaparecida. De modo que Owen rebautizó al monstruo llamándole Zeuglodon y en su estudio leído ante la Sociedad Geológica de Londres afirmó que era, en sustancia, "una de las criaturas más extraordinarias a las que las mutaciones del globo habían borrado de la existencia".


El Hydrarchos

Con restos de basilosauro y de otros animales el cazador de huesos y avispado empresario Albert Koch montó en 1845 un impresionante "esqueleto" de una supuesta serpiente marina gigante a la que bautizó con el nombre de Hydrarchos. Con este falso montaje hizo una exitosa jira por los Estados Unidos y varios países europeos. En Nueva York se exhibió en el Apollo Saloon. ¿Tuvo Melville la oportunidad de ver este enorme fake? Tal vez.


Cráneo de Livytan melvillei

En 1909 se hallaron los restos de una ballena fósil en los terrenos miocénicos cerca de Santa Barbara (California). Durante mucho tiempo fueron incluidos dentro del género Ontocetus, pero en 2015 se reclasificó como Albicetus oxymycterus. Pariente próximo de esta "ballena blanca" es el Livytan melvillei; el "leviatán de Melville", una nueva especie de aproximadamente la misma época, descubierta en 2008 en los sedimentos de la Formación Pisco, en el Perú, y dedicada a mayor gloria del autor de Moby Dick.        

Comentarios

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…