Ir al contenido principal

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", con letra de Eddie Woods, que se convirtió en un hit internacional cuando salió en 1931. Más tarde la banda de Glenn Miller la incluiría en su repertorio. La versión castellana fue popularizada por el cantante mexicano Guty Cárdenas. Cárdenas, llamado "el trovador yucateco", tuvo una vida intensa pero corta. Vivió veintiséis años y tuvo un final trágico. En 1932, en una cantina de Ciudad de México Cárdenas tuvo un violento altercado con dos españoles, asturianos de Llanes. En el transcurso de la discusión uno de los hermanos sacó un revólver, disparó y lo mató. Al parecer eran fervientes monárquicos y le habían echado en cara que hubiese grabado una corrido en el que se ensalzaba la II República Española.
Cárdenas era muy popular en el continente americano y en concreto en Cuba. Cuando estaba en La Habana Guty Cárdenas solía ir al Floridita, donde Constantino Ribalaigua, el gran "Constante", paisano de Madriguera preparaba unos exquisitos daiquirís con un toque de marrasquino. Durante una de estas estancias en Cuba Cárdenas trabó amistad con Nicolás Guillén, del cual musicalizó en estilo ñáñigo su "Canto negro", incluido en el poemario Sóngoro cosongo. A la muerte del cantante mexicano el poeta cubano redactó un artículo en su memoria: "La última noche de Guty en La Habana", que fue publicado en el semanario Orbe y más tarde recogido en el libro recopilatorio Prosa de prisa (1929-1972).  

P.S. Como de costumbre, este blog se permite un descanso en esta época del año. A todos los lectores les agradezco su fidelidad y les deseo un buen verano. "Obiter dicta" volverá en la segunda quincena de agosto.   

Comentarios

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Un poema de David González

  David González (1964-2023)   PESADILLAS   últimamente mis sueños suelen ser auténticas pesadillas   mejor así:   no me asusto tanto al despertar.  (David González, Sembrando hogueras . Bartleby, 2001)