Ir al contenido principal

La Odisea (y II)


Una de las cosas que más me han llamado la atención en esta relectura de La Odisea es lo mucho que lloran sus protagonistas. Lloran todos: Penélope, Telémaco, Odiseo, sus compañeros de viaje; todos vierten abundantes "lágrimas desde sus párpados". Llora Odiseo cuando está retenido por Calipso, cuando oye recitar sus proezas al aeda Demódoco, cuando viaja al Hades y ve llegar el alma de su madre Anticlea, que cansada de esperar en Ítaca su llegada se quitó la vida... En el relato homérico Odiseo es astuto, valiente, ingenioso, pero también llorón. Cualidad esta que en aquellos tiempos parece era de lo más natural.
Determinadas metáforas y adjetivos repetidos machaconamente a lo largo de la narración -la Aurora de rosados dedos, palabras aladas, naves cóncavas, el bronce puntiagudo, Atenea la de los ojos de lechuza...- producen un efecto percusivo, mántrico. El mar siempre va acompañado de calificativos: espacioso, estéril, profundo, rico en peces, ceniciento, neblinoso, violeta... Pero el adjetivo que más llama la atención es "vinoso". Leí La Odisea este verano frente al mar Mediterráneo. Lo hice a distintas horas del día, a lo largo de varios días de meteorología cambiante. Observé el mar azul, verde, gris y con todos los matices intermedios posibles, pero en ningún momento vi el mar del color del vino. ¿De qué color era el vino que bebían los aqueos? Misterio.
Y un último apunte. Se nos dice que en su viaje de retorno Odiseo logra esquivar con su nave las peligrosas Rocas Erráticas o Simplégades; pero hacia el final, en el relato que del viaje da Odiseo a Penélope afirma que llegó a ellas. ¿Exageración del héroe o simple desliz? Qué más da. Los gigantes -y Homero, o quien fuese el autor de La Odisea, lo es- también duermen.

Comentarios

  1. Hola Jorge, perdona mi curiosidad pero quise ver lo del vino y encontré este enlace. En el punto (12.19) comenta de la mezcla del vino con agua... "el vino sirve para algo más que para alimentar":

    http://www.scielo.org.ar/scielo.php?pid=S1851-17242007000100004&script=sci_arttext

    Cuando escribí el poema "Sabores de mi tierra" donde yo y Dios hacemos el amor, los creyentes que conozco me dijeron de todo. Yo no creo en Dios, pero lo imaginé.

    Deja que lloren y que el mar sea del color del vino, debió ser que de tanto beber y llorar, el mar ni lo veían:)

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el enlace y por tu interpretación.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…