Ir al contenido principal

La Odisea (I)


Creo que fue mientras cursaba el preuniversitario cuando me impuse el deber de leer La Odisea. Una vez cumplido el compromiso no volví a lerla. Hasta este verano.
Tenía el (falso) recuerdo de que se trataba de una historia lineal. Pero no. La estructura de la Odisea es más compleja de lo que pensaba, empieza in medias res y abundan los flashbacks. Para mí la parte más interesante es la última, cuando Odiseo regresa a Ítaca con sed de venganza. De aquí al final la tensión va en aumento y el lector espera ansioso el momento en que el héroe de la historia tenga que enfrentarse a los más de cien pretendientes que han estado aprovechándose de su ausencia, invadiendo su casa, esquilmando la hacienda y acosando a su esposa Penélope. Y no tiene compasión. Las escenas de la matanza son extremadamente violentas y sangrientas, de película gore. La muerte de Melanto, por ejemplo: le cortan las manos, los pies, la nariz y las orejas y luego le arrancan los genitales y se los entregan a los perros "para que se los coman crudos". Remarca Homero: "Se sentían unos gemidos escalofriantes de las cabezas magulladas, y de todo el suelo salía humo de la sangre que había." ¡Qué carnicería! A su lado Tarantino es Heidi.
Ahora, si tuviera que elegir un pasaje de todo el libro elegiría el canto XIX, y en concreto los versos 375 a 475, correspondientes al reconocimiento de Odiseo por su nodriza Euriclea. Aquí Homero -o quien fuese el autor de La Odisea- se muestra como un verdadero maestro de la narración. En su casa de Ítaca la anciana nodriza le esta lavando los pies a Odiseo. Este se ha disfrazado de mendigo para que no le reconozcan (solo se ha dado cuenta de quién su fiel perro Argos, magnífico detalle). De repente la anciana nodriza se percata de la cicatriz que se hizo Odiseo cuando era pequeño, y por este rasgo le identifica. El lector está pendiente de si Euriclea le dirá o no a Odieso que le ha reconocido y cómo responderá a esto Odiseo, pero Homero -o quien fuese el autor- suspende hábilmente la narración en este preciso momento y se dedica a contarnos con todo detalle cómo se hizo el héroe la herida y en qué circunstancias. A esto se le llama tener al lector -o en su día al oyente- bien agarrado para que no suelte la historia que se le está contando.

Comentarios

  1. Leí una versión juvenil, magnificamente ilustrada, el verano que cumplí diez años. Desde entonces no he vuelto a ella, la recuerdo como un relato emocionante que me acompañó durante las vacaciones. Y ese episodio que explicas me quedó grabado, como el paso entre Escila y Caribdis.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, es un relato poderoso del que siempre queda en la memoria algún episodio.

    ResponderEliminar
  3. Yo solo le he echado un vistazo. Me gusta más cuando me lo cuentan, pongo más atención porque me dan detalles y creo que leyéndolo me aburriría.
    ¿Ves?, tú le das esa chispa para que la lectura resulte mejor.
    Creo que no soy buena lectora.

    ResponderEliminar
  4. Pues yo sí creo que eres una buena lectora. Ser un buen lector no significa leer mucho ni leerlo todo. Basta con saber escoger bien.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, voy un poco retrasada en muchas cosas. No he leído a los grandes, a los clásicos... he leído un poco de todo, pero es verdad que me inclino por buena lectura como dices.
    Repetí tercero y séptimo de la EGB por motivos que aquí no puedo exponer. No acabé la enseñanza básica, con los años estudié auxiliar de administrativo y después monitora de educación especial. Pero no dejaba de leer libros que me iban dejando y algunos que yo buscaba. Escribía desde muy pequeña cartas a mi tío que trabajaba en Francia y de ahí mi pequeña inclinación por escribir. En esas cartas inventaba de todo...
    Nunca he ido a una universidad y no tengo ni idea de muchas cosas que son básicas.

    En fin, la vida...

    ResponderEliminar
  6. Piensa que hay personas, que tienen muchos estudios, pero que a la hora de leer son unos verdaderos analfabetos. La lectura cubre ámbitos del ser humano que los estudios no pueden llenar, y lo mejoran.

    ResponderEliminar
  7. .Lo pienso y lo veo Jorge.
    Por eso vengo a tu blog a leerte a diario, porque eres de los escritores más humilde que he conocido en la red. Y además, de los mejores. Hay muy pocos.

    Serías un buen profesor para mí.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Código de señales

Inmersos como estamos estos días en un clima espeso y desagrable de enfrentamientos, confrontaciones y choques de trenes, sería deseable que las partes en conficto aceptaran unas mínimas normas de conducta a fin de evitar daños innecesarios al resto de ciudadanos. Podrían atenerse, por ejemplo, al antiguo Reglamento de señales de la Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles, publicado en 1949 en 1948 y que constituye un modelo de claridad y precisión.  Según dicho reglamento, lo primero y principal (Capítulo Primero, "Generalidades") consiste en que: Todos los agentes, cualquiera que sea su categoría, deben obediencia absoluta e inmediata a las señales.    Lo segundo, también de obligado cumplimiento, es la "marcha a la vista": La "marcha a la vista" impone al Maquinista la obligación de ir observando la vía con la máxima atención y de regular la velocidad del manera que pueda detenerlo ante cualquier obstáculo o señal de alto . Entre las señales más imp

Casa de postas

  El día 1 de enero de 1868 los hermanos Goncourt escriben en su Diario :  ¡Vamos, un nuevo año... Todavía una casa de postas, según la expresión de Byron, donde los destinos cambian de caballos! Y a esta casa de postas hemos llegado físicamente agotados, anímicamente hartos, con las mascarillas puestas y el distanciamiento obligado. Sin podernos saludar o abrazar como es debido y con todas las dudas del mundo acerca de lo que nos deparará el futuro más inmediato. Por desgracia, no estamos todos. Faltan viajeros. Porque a lo largo del camino nos han dejado seres queridos, familiares, amigos, a los que siempre echaremos de menos. A ellos nuestro recuerdo emocionado.    Aún así, aquí estamos. A la espera de que lleguen los caballos de refresco. Dispuestos a emprender un nuevo trayecto e impacientes por abandonar este año infausto que ahora termina. Eso sí, aferrados con firmeza a una vaga esperanza y deseando, con más fuerza que nunca, que el nuevo año sea mucho mejor y más saludable.