Ir al contenido principal

Museo Hunteriano

Un cocodrilo recién nacido, sacado de su huevo
pero aún unido por el cordón umbilical
(Hunterian Museum)

Uno de los museos más insólitos de Londres es el Hunterian Museum, en el Royal College of Surgeons, en Lincoln's Fields (la misma plaza, por cierto, donde se ubica también otro curioso e interesante museo, el de Sir John Soane). John Hunter (1728-1793) fue un famoso cirujano y anatomista inglés que a lo largo de su vida fue reuniendo una gran cantidad de objetos de todo tipo, hasta llegar a alrededor de los 14.000, la mayoría relacionados con su profesión. Este gabinete de curiosidades ocupaba una gran parte de su mansión en Leicester Square. A la muerte de Hunter la colección fue vendida por su viuda al gobierno y cedida en custodia al Colegio de Cirujanos.
En las vitrinas del actual Museo Hunteriano se exhiben unos 3000 especímenes anatómicos -vísceras y órganos humanos y de animales, ya sean "normales" (sanos) o "mórbidos" (enfermos)-, preparados por el propio Hunter. Muchos de ellos se hallan en frascos de vidrio, conservados en alcohol y suspendidos de finos hilos, para su mejor visión. El museo guarda, además, entre otros objetos bizarros, el esqueleto de Charles Byrne, llamado el "gigante irlandés"(2,28 m), los intestinos del rey Jorge III, y algunos extraños "experimentos" que Hunter realizó en su momento, tal como un diente humano incrustado en la cresta de un gallo. Se completa el museo con colecciones odontológicas y de huesos, instrumentos quirúrgicos antiguos, cuadros, etc., procedentes de aportaciones posteriores.
Aunque la voluntad de John Hunter fue la de que su cuerpo fuese preservado para la ciencia, sus restos no están en el museo; descansan en la abadía de Westminster.

Comentarios

  1. No deja de producir cierto estupor este museo.

    Mis saludos.

    ResponderEliminar
  2. Cierto, tiene un punto de macabro.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. El museo de Sir John Soane es mareante, atiborrado como la tienda de un chamarilero, es casi un juego perderse por los estrechos pasillos y pisos de la casa. Lincoln's field sirve de relajo para los sentidos y, desde luego, después del Soane, pocas ganas quedan de meterse en el Hunteriano. Seguro que el famosísimo artista que vende como oro sus creaciones en formol, se habrá pasado por allí para inspirarse.

    ResponderEliminar
  4. Debería entrar mas por aqui. Me lo apunto para cuando pueda ir a Londres.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Lo que es digno de admirar de este mueseo, al margen de gustos, es que los ingleses han sabido, y querido, conservar su patrimonio científico, incluído colecciones particulares del siglo XVIII.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…