Ir al contenido principal

En la recta final


Inevitablemente, el año Jovellanos va tocando a su fin. El viernes pasado se celebraron dos actos relacionados con el bicentenario, en Gijón y Oviedo. En la villa natal de Jovellanos tuvo lugar un concierto en la basílica del Sagrado Corazón de Jesús, promovido por las fundaciones María Cristina Masaveu y Príncipe de Asturias y el Foro Jovellanos, en el que el Coro de la Fundación Príncipe de Asturias interpretó la Cantata a Jovellanos, de Emilio Arrieta, composición nacida en 1891 para la inauguración de la estatua del ilustre prócer.
Por su lado, en el Teatro Filarmónica de la capital del Principado se representó, por la compañía Odisea Teatro dirigida por Andrés Presumido, la obra Jovellanos, la pasión oculta, de la que es autora Ana Cristina Tolivar Faes. La obra es una daptación de Jovellanos, ensayo dramático-histórico, de José R. Carracido (1893).
Mientras, el volumen 11 (2011) de la revista Cuadernos Dieciochistas, incorpora un monográfico dedicado a Jovellanos, coordinado por Elena de Lorenzo Álvarez. Entre los artículos figura "Notas inéditas de Jovellanos sobre mineralogía", de Jorge Ordaz, Manuel Gutiérrez Claverol y Elena de Lorenzo Álvarez. He aquí el resumen del mismo:
"Se presenta y analiza un manuscrito inédito de Gaspar Melchor de Jovellanos sobre la historia de la mineralogía, que redactó durante su cautiverio en el Castillo de Bellver (Palma de Mallorca). En lel escrito considera de gran importancia los conocimientos químicos como fuente de otras ramas del saber científico y sus aplicaciones en distintos ámbitos de la agricultura, minería e industria. El autor hace una síntesis histórica repasando los hombres de ciencia que en mayor medida contribuyeron al avance de la química y la mineralogía. El texto apoya claramente las nuevas aportaciones de Lavoisier y otros químicos partidarios de la experimentación como método científico, y es acorde con las ideas de Jovellanos acerca del cultivo de la ciencias útiles para el progreso de los pueblos."

Comentarios

  1. Lupo Ayllán y Sus Dementes22/11/11 10:41

    Doctor , ya sé que no tiene que ver con su interesante entrada de hoy , pero quería compartir este " hallazgo " con usted y sus lectores.
    He leído La cueva , de Tim Krabbé , editada por Salamandra . Un libro muy bueno que va de geología y geólogo y ... , me callo . Igual ya lo conoce , creo que vale mucho la pena . Aquí en el frenopático arrasa . Aunque nadie me lo haya preguntado , yo lo digo . Fatum, fatum , sí.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Lupo, no conozco el libro de Tim Krabbé, pero me voy a hacer con él en cuanto pueda.
    ¡Gracias por su información frenopática!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…