Ir al contenido principal

Charles Richter

Charles Richter, hacia 1925.
(Foto: Caltech Seismological Laboratory)

Su nombre aparece cada vez que se produce un terremoto. Ayer mismo volvió a salir en los medios de comunicación, asociado a los terremotos de Lorca (Murcia). El nombre: Richter (y no Ritcher como sale en algún medio de comunicación), el de la escala.
Charles Francis Richter fue uno de los sismólogos más destacados del siglo pasado y, sin lugar a dudas, el más conocido de todos ellos. Nacido en 1900 en Hamilton, Ohio, estudió física en la Universidad de Stanford en California, y desde 1927 hasta su jubilación trabajó en el Kresge Laboratory de la Carnegie Institution, en Pasadena, más tarde convertido en el Seismological Laboratory, dependiente del California Institute of Technology. Allí trabajo Richter junto a renombrados colegas como Beno Gutenberg y Hugo Benioff, y desarrolló su famosa escala para medir la magnitud de los temblores de tierra a partir de 1932.
Gracias a la biografía Richter's Scale. Measure of an Earthquake. Measure of a Man (2007), de Susan Elizabeth Hough, conocemos hoy bastantes cosas sobre su vida y su obra. Por ejemplo, sabemos que, a parte de su gran pasión que fue el estudio de los terremotos, Richter tuvo otras aficiones: el nudismo, la ciencia ficción y la poesía.
Entre los centenares de papeles privados que a su muerte en 1985 fueron donados al archivo del Caltech, hay un gran número de poemas, escritos a lo largo de su vida, fechados desde finales del los años veinte hasta poco antes de morir. Solo unos pocos de sus poemas llegaron a ver la luz en revistas literarias de escasa circulación y en la antología editada por Henry Harrison California Poets: An Anthology of 244 Contemporaries (New York, 1932). ¿Pensaría Richter que sus poemas no merecían ser publicados? Tal vez. Cuestión de escalas.

Comentarios

  1. Hombre, si te animas, nos gustaría leer tu versión de algún poema suyo.
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  2. Tiene un aspecto indiscutiblemente moderno.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. En la próxima entrada pondré uno de sus poemas.
    Saludos a los dos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…