Ir al contenido principal

Zarafa

Retrato oficial de la jirafa y su cuidador Atir, por Nicolas Huet.

En octubre de 1826 atracó en el puerto de Marsella el barco que transportaba la primera jirafa que se veía en Francia. Era un obsequio de Mehmet Alí, pachá otomano de Egipto, al rey Carlos X, con el objeto de ganarse su amistad.
La jirafa había sido capturada siendo una cría en la altiplanicie de Etiopía, y conducida a lomos de camello hasta Sennar. De allí fue transportada en faluca por el Nilo Azul hasta Jartum; y de Jartum, siguiendo la infame ruta de los esclavos, hasta El Cairo y Alejandría. En Alejandría Bernardino Drovetti, cónsul francés y consejero del pachá, puso al cuidado de la jirafa a su criado sudanés Atir. La travesía marítima duró tres semanas. Durante todo este tiempo Zarafa -como la denomina Michael Allin en su libro Zarafa. La auténtica aventura de la jirafa que viajó a París desde el corazón de África (2000)- permaneció en la bodega del barco, de la que sobresalía su largo cuello y la cabeza gracias a una abertura practicada en la cubierta.
En Marsella pasó la jirafa el invierno y en primavera se reanudó la procesión, situándose al frente de la misma Étienne Geoffroy Saint-Hilaire, uno de los más reputados naturalistas del momento. Por todo el trayecto Zarafa despertó la curiosidad y el asombro de decenas de miles de personas que se aglomeraban en pueblos y ciudades y a lo largo de los caminos para verla. Finalmente llegó a París en junio de 1827. Había recorrido 6.436 kilómetros.
Una delegación del Instituto, formada por los señores Cuvier, Saint-Hilaire y los miembros de la administración del Jardin du Roi, acudió al palacio de Saint-Cloud a presentar el animal al Rey. Más tarde la jirafa fue instalada en el Jardin des Plantes, delante de la Rotonda. Allí vivió, en compañía de su fiel cuidador Atir, como una atracción pública, hasta su muerte en enero de 1845, siete meses después que Geoffroy Saint-Hilaire.

Comentarios

  1. Supongo que lo sabe, ya que es usted geólogo, pero el asunto tiene más miga, porque -a la espera de Darwin- Saint-Hilare era evolucuionista y Cuvier catastrofista (los fósiles eran restos de diluvios anteriores) y la jirafa de marras (¿qué querrá decir 'marras', diría cansinamente Millás) se usó para tirarse los argumentos a la cabeza.

    Un saludo y enhorabuena por tan estupendo blog

    ResponderEliminar
  2. Es cierto. ¡Lo que puede dar de sí una jirafa!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1/4/11 6:35

    Thanks for posting, I like this blog!

    online pharmacy

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.