Ir al contenido principal

Zarafa

Retrato oficial de la jirafa y su cuidador Atir, por Nicolas Huet.

En octubre de 1826 atracó en el puerto de Marsella el barco que transportaba la primera jirafa que se veía en Francia. Era un obsequio de Mehmet Alí, pachá otomano de Egipto, al rey Carlos X, con el objeto de ganarse su amistad.
La jirafa había sido capturada siendo una cría en la altiplanicie de Etiopía, y conducida a lomos de camello hasta Sennar. De allí fue transportada en faluca por el Nilo Azul hasta Jartum; y de Jartum, siguiendo la infame ruta de los esclavos, hasta El Cairo y Alejandría. En Alejandría Bernardino Drovetti, cónsul francés y consejero del pachá, puso al cuidado de la jirafa a su criado sudanés Atir. La travesía marítima duró tres semanas. Durante todo este tiempo Zarafa -como la denomina Michael Allin en su libro Zarafa. La auténtica aventura de la jirafa que viajó a París desde el corazón de África (2000)- permaneció en la bodega del barco, de la que sobresalía su largo cuello y la cabeza gracias a una abertura practicada en la cubierta.
En Marsella pasó la jirafa el invierno y en primavera se reanudó la procesión, situándose al frente de la misma Étienne Geoffroy Saint-Hilaire, uno de los más reputados naturalistas del momento. Por todo el trayecto Zarafa despertó la curiosidad y el asombro de decenas de miles de personas que se aglomeraban en pueblos y ciudades y a lo largo de los caminos para verla. Finalmente llegó a París en junio de 1827. Había recorrido 6.436 kilómetros.
Una delegación del Instituto, formada por los señores Cuvier, Saint-Hilaire y los miembros de la administración del Jardin du Roi, acudió al palacio de Saint-Cloud a presentar el animal al Rey. Más tarde la jirafa fue instalada en el Jardin des Plantes, delante de la Rotonda. Allí vivió, en compañía de su fiel cuidador Atir, como una atracción pública, hasta su muerte en enero de 1845, siete meses después que Geoffroy Saint-Hilaire.

Comentarios

  1. Supongo que lo sabe, ya que es usted geólogo, pero el asunto tiene más miga, porque -a la espera de Darwin- Saint-Hilare era evolucuionista y Cuvier catastrofista (los fósiles eran restos de diluvios anteriores) y la jirafa de marras (¿qué querrá decir 'marras', diría cansinamente Millás) se usó para tirarse los argumentos a la cabeza.

    Un saludo y enhorabuena por tan estupendo blog

    ResponderEliminar
  2. Es cierto. ¡Lo que puede dar de sí una jirafa!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1/4/11 6:35

    Thanks for posting, I like this blog!

    online pharmacy

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…