Ir al contenido principal

Cromwell


Serás hombre, de J. L. Cromwell, se publicó en 1946 con una tirada de 3.000 ejemplares. En 1950, cuando apareció en la Colección "La Nave" llevaba ya cinco ediciones. La novela es de ambiente internacional a la manera "cosmopolita" de Frederic Prokosch (autor también publicado en la misma colección) y su protagonista, Steed K. Vickers, es un sargento piloto de las Fuerzas Aéreas estadounidenses. En el frontispicio de dicha edición figura un retrato a lápiz de J. L. Cromwell, con reproducción de su firma y una nota al pie en la que se nos informa que es autor también de Quema el fuego, Sin ir más lejos, Como son las cosas y varios guiones de cine.
En la Nota Preliminar editorial se dice que una encuesta publicada el 5 de enero de 1949 en el diario de Madrid Informaciones, en busca del mejor libro del año, "se preguntó a un grupo de personalidades cuál había sido, a su juicio, la novela más destacada del año. (...) El gremio de libreros repuso que la novela de más aceptación había sido Sin ir más lejos, de Cromwell. Encuestas celebradas en San Sebastián y en Valencia dieron resultado idéntico". En dicha Nota se nos dice también que el crítico literario del Alto Adige, de Bolzano, ha escrito que "bajo un barniz de intrascendencia, se descubre en Cromwell una indudable y firme profundidad"; y otra de sus novelas, Quema el fuego, es calificada como "una de las mejores novelas publicadas en los últimos años".
¿Y bien?
Pues que si alguien piensa que hubo alguna vez un autor inglés o norteamericano con este nombre se equivoca. Entonces, ¿quién escribió Serás hombre y las demás novelas a él adjudicadas?
Una pista la tenemos en ciertos datos que presenta la referida edición de "La Nave". En primer lugar no se incluye el título original de la obra y, en segundo lugar, en vez del nombre del traductor figura: "Texto en castellano: Juan Luis Calleja". Las iniciales del nombre y apellido coinciden. Así pues, Juan Luis Calleja (1922-2008), nieto de Saturnino Calleja, el fundador de la saga editorial a la que perteneció "La Nave", si no estoy errado, sería el verdadero autor de Serás hombre. Un escritor hábilmente camuflado, inencontrable en enciclopedias y diccionarios, y que ni siquiera es mencionado -cosa rara- en la documentadísima monografía La novela española entre 1936 y el fin de siglo (1997), de José Mª Martínez Cachero.

Comentarios

  1. Pues a quien se parece Cromwell es a Luis Cernuda retratado por Ramón Gaya. Misterios.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Lo primero que habría que saber es si el retrato es el de Calleja o es inventado. Más misterio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Howling Wolf and His Merry Demented Mates17/3/11 10:39

    Las supuestas encuestas y sus resultados pueden ser también inventadas . Una manera de engatusar a los lectores ofreciéndoles supuesta mercancía de importación. Bazar literario. Onetti devoraba las novelas del gran Curtis Garland ( Juan Gallardo ) convencido de que era un gringo. Un día Oneti leyó : " Parecía una habitación de tango de Gardel " y se olió la tostada.

    ResponderEliminar
  4. En aquellos años era frecuente que los escritores de novela popular, de quiosco, adoptaran pseudónimos "ingleses", pero no los escritores de novela "seria", de aquí la rareza de Cromwell. En cuanto a lo que se dice en el prólogo, no he ido a la hemeroteca a comprobar la encuesta de marras. Tal vez sea cierta. En cambio me cuesta pensar que un diario como el "Alto Adige" de Bolzano se hiciera eco de las obras de Cromwell, No me consta que fuera traducido al italiano, al menos con este nombre.

    ResponderEliminar
  5. Rafael Calleja. (nieto de Juan Luis Calleja)16/10/11 20:23

    Estimado Sr Ordaz, de pura casualidad, y debido a una búsqueda de temas diferentes a su blog, he dado con el mismo. Le diré que está en lo cierto, que no es tal el misterio, si no algo que se desveló por una situación más que curiosa. Mi abuelo, Juan Luis Calleja, escribió un artículo titulado "después de la cena" en ABC, artículo que suscitó varias quejas por pretender ser un plagio de otro ya publicado en otra revista, este en inglés, por JL Cromwell. Evidentemente mi abuelo levantó el misterio, por el bien de ABC, dado que estaba en juego su seriedad y credibilidad.
    Le adjunto un enlace a la hemeroteca de ABC para que pueda leer esta misma reseña en el momento en el que le otorgaron el premio Mariano de Cavia por uno de los numerosos artículos que escribió.

    http://hemeroteca.abcdesevilla.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/sevilla/abc.sevilla/1964/04/07/039.html

    Un cordial saludo

    Rafael Calleja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le quedo muy agradecido por su información.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…