Ir al contenido principal

Cromwell


Serás hombre, de J. L. Cromwell, se publicó en 1946 con una tirada de 3.000 ejemplares. En 1950, cuando apareció en la Colección "La Nave" llevaba ya cinco ediciones. La novela es de ambiente internacional a la manera "cosmopolita" de Frederic Prokosch (autor también publicado en la misma colección) y su protagonista, Steed K. Vickers, es un sargento piloto de las Fuerzas Aéreas estadounidenses. En el frontispicio de dicha edición figura un retrato a lápiz de J. L. Cromwell, con reproducción de su firma y una nota al pie en la que se nos informa que es autor también de Quema el fuego, Sin ir más lejos, Como son las cosas y varios guiones de cine.
En la Nota Preliminar editorial se dice que una encuesta publicada el 5 de enero de 1949 en el diario de Madrid Informaciones, en busca del mejor libro del año, "se preguntó a un grupo de personalidades cuál había sido, a su juicio, la novela más destacada del año. (...) El gremio de libreros repuso que la novela de más aceptación había sido Sin ir más lejos, de Cromwell. Encuestas celebradas en San Sebastián y en Valencia dieron resultado idéntico". En dicha Nota se nos dice también que el crítico literario del Alto Adige, de Bolzano, ha escrito que "bajo un barniz de intrascendencia, se descubre en Cromwell una indudable y firme profundidad"; y otra de sus novelas, Quema el fuego, es calificada como "una de las mejores novelas publicadas en los últimos años".
¿Y bien?
Pues que si alguien piensa que hubo alguna vez un autor inglés o norteamericano con este nombre se equivoca. Entonces, ¿quién escribió Serás hombre y las demás novelas a él adjudicadas?
Una pista la tenemos en ciertos datos que presenta la referida edición de "La Nave". En primer lugar no se incluye el título original de la obra y, en segundo lugar, en vez del nombre del traductor figura: "Texto en castellano: Juan Luis Calleja". Las iniciales del nombre y apellido coinciden. Así pues, Juan Luis Calleja (1922-2008), nieto de Saturnino Calleja, el fundador de la saga editorial a la que perteneció "La Nave", si no estoy errado, sería el verdadero autor de Serás hombre. Un escritor hábilmente camuflado, inencontrable en enciclopedias y diccionarios, y que ni siquiera es mencionado -cosa rara- en la documentadísima monografía La novela española entre 1936 y el fin de siglo (1997), de José Mª Martínez Cachero.

Comentarios

  1. Pues a quien se parece Cromwell es a Luis Cernuda retratado por Ramón Gaya. Misterios.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Lo primero que habría que saber es si el retrato es el de Calleja o es inventado. Más misterio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Howling Wolf and His Merry Demented Mates17/3/11 10:39

    Las supuestas encuestas y sus resultados pueden ser también inventadas . Una manera de engatusar a los lectores ofreciéndoles supuesta mercancía de importación. Bazar literario. Onetti devoraba las novelas del gran Curtis Garland ( Juan Gallardo ) convencido de que era un gringo. Un día Oneti leyó : " Parecía una habitación de tango de Gardel " y se olió la tostada.

    ResponderEliminar
  4. En aquellos años era frecuente que los escritores de novela popular, de quiosco, adoptaran pseudónimos "ingleses", pero no los escritores de novela "seria", de aquí la rareza de Cromwell. En cuanto a lo que se dice en el prólogo, no he ido a la hemeroteca a comprobar la encuesta de marras. Tal vez sea cierta. En cambio me cuesta pensar que un diario como el "Alto Adige" de Bolzano se hiciera eco de las obras de Cromwell, No me consta que fuera traducido al italiano, al menos con este nombre.

    ResponderEliminar
  5. Rafael Calleja. (nieto de Juan Luis Calleja)16/10/11 20:23

    Estimado Sr Ordaz, de pura casualidad, y debido a una búsqueda de temas diferentes a su blog, he dado con el mismo. Le diré que está en lo cierto, que no es tal el misterio, si no algo que se desveló por una situación más que curiosa. Mi abuelo, Juan Luis Calleja, escribió un artículo titulado "después de la cena" en ABC, artículo que suscitó varias quejas por pretender ser un plagio de otro ya publicado en otra revista, este en inglés, por JL Cromwell. Evidentemente mi abuelo levantó el misterio, por el bien de ABC, dado que estaba en juego su seriedad y credibilidad.
    Le adjunto un enlace a la hemeroteca de ABC para que pueda leer esta misma reseña en el momento en el que le otorgaron el premio Mariano de Cavia por uno de los numerosos artículos que escribió.

    http://hemeroteca.abcdesevilla.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/sevilla/abc.sevilla/1964/04/07/039.html

    Un cordial saludo

    Rafael Calleja

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…