Ir al contenido principal

Vathek


William Beckford of Fonthill (1760-1844) escribió Vathek, obra por la que ha pasado a la posteridad literaria, con veintiún años, en francés y, como solía pavonearse, de una sentada de tres días y dos noches. En 1786 apareció anónimamente en Londres una versión en inglés de dicha obra con el título An Arabian Tale, supuestamente traducida del árabe. La traducción la hizo el reverendo Samuel Henley, si bien se desconoce a partir de qué manuscrito. En cualquier caso se trató de una versión "no autorizada".
Al año siguiente aparecían en Lausana (en realidad 1786) y París sendas ediciones de Vathek en el original francés. No fue hasta 1815 que Beckford se decidió a publicar Vathek en su país, y lo hizo en el francés original. La edición fue impresa en Londres "chez Clarke, New Bond Street". Como el propio autor explica en una nota preliminar, "habiéndose convertido las ediciones de Paris y Lausana en extremadamente raras, he consentido finalmente a que se republique en Londres este pequeña obra tal como yo la compuse". El libro lleva un grabado de Isaac Taylor sobre un dibujo realizado por su hijo homónimo. La portada, en la que no figura el nombre del autor, viene presidida por un misterioso ojo debajo de un turbante.
El ejemplar que poseo lleva un ex-libris que reza: FROM THE LIBRARY OF GEORGE DUNN OF WOOLLEY HALL NEAR MAIDENHEAD. Por lo que podido averiguar George Dunn (1865-1912) fue un bibliófilo, miembro de la Bibliographical Society, interesado por la astronomía, la arboricultura y la horología. Su voluminosa biblioteca fue vendida en Sotheby's después de su muerte en varias lotes.

Comentarios

  1. ¡Qué suerte, Jorge, tener esa edición! Yo dispongo de la de Biblioteca Breve de Bolsillo. Libros de Enlace, Barcelona, 1969, con prólogo de Mallarmé e introducción de Guillermo Carnero que es quien traduce.

    ResponderEliminar
  2. Suerte fue, en verdad. Pasó hace años. Dudo que ahora pudiera hacerme con un ejemplar de estas características. Yo también tuve noticia de Vathek gracias a la misma edición que mencionas. ¡Añorados Libros de Enlace!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).