Ir al contenido principal

Vathek


William Beckford of Fonthill (1760-1844) escribió Vathek, obra por la que ha pasado a la posteridad literaria, con veintiún años, en francés y, como solía pavonearse, de una sentada de tres días y dos noches. En 1786 apareció anónimamente en Londres una versión en inglés de dicha obra con el título An Arabian Tale, supuestamente traducida del árabe. La traducción la hizo el reverendo Samuel Henley, si bien se desconoce a partir de qué manuscrito. En cualquier caso se trató de una versión "no autorizada".
Al año siguiente aparecían en Lausana (en realidad 1786) y París sendas ediciones de Vathek en el original francés. No fue hasta 1815 que Beckford se decidió a publicar Vathek en su país, y lo hizo en el francés original. La edición fue impresa en Londres "chez Clarke, New Bond Street". Como el propio autor explica en una nota preliminar, "habiéndose convertido las ediciones de Paris y Lausana en extremadamente raras, he consentido finalmente a que se republique en Londres este pequeña obra tal como yo la compuse". El libro lleva un grabado de Isaac Taylor sobre un dibujo realizado por su hijo homónimo. La portada, en la que no figura el nombre del autor, viene presidida por un misterioso ojo debajo de un turbante.
El ejemplar que poseo lleva un ex-libris que reza: FROM THE LIBRARY OF GEORGE DUNN OF WOOLLEY HALL NEAR MAIDENHEAD. Por lo que podido averiguar George Dunn (1865-1912) fue un bibliófilo, miembro de la Bibliographical Society, interesado por la astronomía, la arboricultura y la horología. Su voluminosa biblioteca fue vendida en Sotheby's después de su muerte en varias lotes.

Comentarios

  1. ¡Qué suerte, Jorge, tener esa edición! Yo dispongo de la de Biblioteca Breve de Bolsillo. Libros de Enlace, Barcelona, 1969, con prólogo de Mallarmé e introducción de Guillermo Carnero que es quien traduce.

    ResponderEliminar
  2. Suerte fue, en verdad. Pasó hace años. Dudo que ahora pudiera hacerme con un ejemplar de estas características. Yo también tuve noticia de Vathek gracias a la misma edición que mencionas. ¡Añorados Libros de Enlace!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…