Ir al contenido principal

El viaje de D. Vicente

Vista panorámica de la Exposición Universal de París, 1867

El malagueño D. Vicente Martínez y Montes se fue en 1867 a dar una vuelta por Roma y París, aprovechando que en aquel momento ambas capitales estaban de moda por mor del centenario de San Pedro y la exposición universal, respectivamente. A resultas del viaje publicó al año siguiente, en su ciudad natal, el libro Roma y el centenario, París y la exposición de 1867, un tomo de más de trescientas páginas en el que cuenta su particular peregrinaje por aquellas tierras extranjeras.
En la "Introducción" el autor nos confiesa que, a parte de los motivos principales de dicho viaje, que eran ver al papa Pío IX y visitar la exposición parisiense, ha procurado también darle al cuerpo un poco del tono que con la edad se va gastando y que por medio de estos viajecitos se vigoriza; pero el muy pillín, después de haber dicho lo que dice parece arrepentirse y nos advierte acerca del viaje : "¡Pero qué de esfuerzo me ha costado el emprenderlo!. Yo que amo con delirio a mi esposa y a mis hijos; que en los diecinueve años que llevo de tener familia me he consagrado a ella todo entero; que no me he separado de su lado... (Como bien dice F. Bello Sanjuán en Libros de viaje y libreros de viejo, se olvida D. Vicente de que éste es su segundo viaje). Y continúa compungido el autor: "...irme ahora, yo solo, dejando a estos seres tan amados, era terrible, me parecía y áun me parece una locura." Y uno se pregunta: Si tanto sacrificio le le suponía separarse de su amantísima familia, ¿por qué se fue?
El caso es que D. Vicente partió llevándose consigo un grueso cinturón en el que disimuladamente alojaba muchas monedas de a duro, pues hay que deducir que tonificarse y vigorizarse en París y en Roma debía costar lo suyo. Las cosas que vio en las grandes capitales visitadas nos las presenta Martínez con detalles exactos, a veces demasiado exactos ("La longitud del templo es de 186 metros, la de la nave transversal, 135; el ancho de la gran nave del centro, 28, y su alto desde el piso hasta la bóveda, 145"). Y, claro, como uno no imagina a D.Vicente tirando de metro en la basílica de San Pedro, hay que suponer que echó mano en abundancia del imprescindible Baedeker, que no era cosa de malgastar el tono y el vigor tan arduamente conseguidos.

Comentarios

Entradas populares

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…

Café Peñalba, Oviedo

A aquellas horas, el café estaba completamente lleno. Se veía a los camareros pasar presurosos entre las mesas, llevando en alto las bandejas, cargadas de misteriosas mezclas rojas, lechosas, verdes, doradas, en las que destacaba intensamente la mancha amarilla cromo de una corteza de límón o el carmín de una guinda, que el barman, como un moderno alquimista, preparaba en su alegre laboratorio de botellas. Todos eran pálidos, fofos, y parecían llevar con un poco de cortedad sus smokings deslucidos, con las mangas brillantes por el uso, y el lazo de la corbata torcido, lacio, como un pájaro negro de alas caídas. Aquel café era una institución en la vieja ciudad y aquella hora del anochecer una de las más difíciles del servicio. Los ingenieros, los magistrados, los catedráticos de la Universidad y las gentes enriquecidas con el carbón y el hierro se reunían allí a merendar, y había que servirles escrupulosamente, procurando no cortar sus conversaciones al preguntarles qué deseaban o al…

Felicitación

Este blog desea a todos sus lectores lo mejor para el 2017.