Ir al contenido principal

El viaje de D. Vicente

Vista panorámica de la Exposición Universal de París, 1867

El malagueño D. Vicente Martínez y Montes se fue en 1867 a dar una vuelta por Roma y París, aprovechando que en aquel momento ambas capitales estaban de moda por mor del centenario de San Pedro y la exposición universal, respectivamente. A resultas del viaje publicó al año siguiente, en su ciudad natal, el libro Roma y el centenario, París y la exposición de 1867, un tomo de más de trescientas páginas en el que cuenta su particular peregrinaje por aquellas tierras extranjeras.
En la "Introducción" el autor nos confiesa que, a parte de los motivos principales de dicho viaje, que eran ver al papa Pío IX y visitar la exposición parisiense, ha procurado también darle al cuerpo un poco del tono que con la edad se va gastando y que por medio de estos viajecitos se vigoriza; pero el muy pillín, después de haber dicho lo que dice parece arrepentirse y nos advierte acerca del viaje : "¡Pero qué de esfuerzo me ha costado el emprenderlo!. Yo que amo con delirio a mi esposa y a mis hijos; que en los diecinueve años que llevo de tener familia me he consagrado a ella todo entero; que no me he separado de su lado... (Como bien dice F. Bello Sanjuán en Libros de viaje y libreros de viejo, se olvida D. Vicente de que éste es su segundo viaje). Y continúa compungido el autor: "...irme ahora, yo solo, dejando a estos seres tan amados, era terrible, me parecía y áun me parece una locura." Y uno se pregunta: Si tanto sacrificio le le suponía separarse de su amantísima familia, ¿por qué se fue?
El caso es que D. Vicente partió llevándose consigo un grueso cinturón en el que disimuladamente alojaba muchas monedas de a duro, pues hay que deducir que tonificarse y vigorizarse en París y en Roma debía costar lo suyo. Las cosas que vio en las grandes capitales visitadas nos las presenta Martínez con detalles exactos, a veces demasiado exactos ("La longitud del templo es de 186 metros, la de la nave transversal, 135; el ancho de la gran nave del centro, 28, y su alto desde el piso hasta la bóveda, 145"). Y, claro, como uno no imagina a D.Vicente tirando de metro en la basílica de San Pedro, hay que suponer que echó mano en abundancia del imprescindible Baedeker, que no era cosa de malgastar el tono y el vigor tan arduamente conseguidos.

Comentarios

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Johnson

Se cumplen 300 años del nacimiento de Samuel Johnson, un escritor tan enorme que por sí solo da nombre a toda una época de la literatura inglesa. Para festejar el aniversario nada mejor que leer alguna de sus obras, o adentrarse en la excepcional Vida de Samuel Johnson , doctor en Leyes , de James Boswell. Por mi parte aprovecho la ocasión para reproducir -ahora con ilustración incluida- la entrada que publiqué en este blog el 2 de marzo de 2007: "El otro vi, tuve en mis manos, una primera edición de Rasselas . Me incliné y la adoré." Así empieza Hilaire Belloc -este lado menos conocido del entrañable monstruo Chesterbelloc- una memorable reseña, recogida en Short Talks with the Dead (1928), de la novela de Samuel Johnson. Historia de Rasselas, príncipe de Abisinia se publicó en 1759 -el mismo año del Candide , de Voltaire, con el que a veces ha sido comparada- y es no sólo uno de los mejores libros del Doctor, sino uno de los más deliciosos productos literarios del siglo XV