Ir al contenido principal

Libro antiguo

Francisco Mendoza Díaz-Maroto acaba de publicar El mercado del libro antiguo en España visto por un bibliófilo (Arco/Libros, S.L, Madrid, 2009). Como nos advierte el autor en el "Prólogo galeato", el libro trata fundamentalmente del comercio del libro antiguo en nuestro país desde las perspectivas del librero, del bibliófilo y del bibliotecario-comprador, a finales del siglo XX y principio del XXI. En este sentido el libro constituye una guía imprescindible para todos los sectores implicados e interesados en el libro antiguo, raro y curioso.
Pero también es algo más. Como ya mostraba en su anterior La pasión por los libros. Acercamiento a la Bibliofilia (Espasa, 2002), la obra de Mendoza, además de su formidable erudición, transpira amor por los libros, no solo por lo que contienen sino por lo que son, objetos dignos de aprecio y coleccionismo. De esto, y de libreros, bibliómanos, catálogos, bibliotecas particulares, valoraciones, subastas y otras vías de adquisición, trata este documentado, ameno y útil libro. Y, además, sin perder nunca el sentido del humor, lo que es de agradecer.
Mi agradecimiento, también, por las citas a mi novela Las confesiones de un bibliófago.
El ultimo capítulo se titula "Desprenderse de libros desamados". No será el caso de este libro.

Comentarios

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).