Ir al contenido principal

Updike

Lo primero que leí de John Updike fue Corre, Conejo cuando salió en 1965, en la editorial Seix Barral. Todavía conservo el ejemplar, con el dibujo de Francesc Todó en la cubierta y las sobrecubiertas de plástico transparentes. Lo hice motivado por la crítica laudatoria en Destino (¿de Rafael Vázquez Zamora? ¿de Antonio Vilanova?).
Al margen de que su escritura estilizada gustara más o menos, Updike ha sido uno de los escritores norteamericanos más relevantes de la segunda mitad del siglo XX; lo que, teniendo en cuenta que hubo de competir con colegas de la talla de Bellow, Roth, Cheever, Capote, Mailer y otros, no es ninguna tontería.
"Muere John Updike, azote de la clase media americana", dice el titular de El Comercio. No hay que exagerar; pero es cierto que su obra narrativa es una de las que mejor refleja los sueños y frustraciones del americano medio de los suburbios.

Comentarios

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…