Ir al contenido principal

Lectores imprescindibles

Todo escritor debería de vez en cuando someterse al juicio del público lector, en vivo y en directo. De esta manera el autor puede conocer de primera mano, sin intermediarios, lo que los lectores opinan sobre su libro y qué conclusiones o consecuencias han sacado del mismo.
Ayer estuve en el club de lectura de la Biblioteca Ciudad Naranco que, con perseverancia, diligencia y buen hacer, lleva su bibliotecaria Sofía. Se habló de mi novela Perdido edén y de la Filipinas colonial. Fue gratificante y muy ilustrativo. Uno se da cuenta que la obra que ha escrito puede gustar o no, en mayor o menor medida, a gente muy diversa, y que de ella se pueden hacer muy variadas "lecturas", todas pertinentes. Esta es la la magia de la literatura. Este es el poder del lector. Para bien y para mal. Y eso es bueno.

Comentarios

  1. Buenas, don Jorge, hace poco que descubrí su blog, que leo con gusto, y me gustaría hacerle una pregunta sobre los lectores. ¿Tiene usted los lectores que imaginaba o imagina cuando escribe? ¿Le sorprende la gente que le lee?

    No conteste si no quiere. Es una curiosidad antigua que me asaltó al leer este post.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Permíteme que diga que a mí también me parece pertinente la pregunta y tengo curiosidad por la respuesta, aunque más bien en el sentido siguiente: incluso si no imaginas a nadie leyéndote mientras escribes ¿qué tipo de sorpresa o confirmación te producen los lectores cuando los encuentras?
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  3. Queridos amigos Mabalot y fpc,ante todo gracias por vuestro interés (mejor nos tuteamos), y ahora trataré de contestar brevemente a vuestras preguntas.
    Cuando escribo no pienso en ningún lector en concreto, ni me imagino un lector ideal; de hecho, si en alguien pienso es en mí como primer lector. Si me convence lo que escribo, vale; si no me gusta, fuera.
    Luego, una vez publicado el libro, el que uno tenga lectores ya es un triunfo; si además, y con todos los matices y salvedades,les gusta lo que has escrito, fantástico. Por ejemplo, "Perdido edén" es una novela concebida para un público juvenil, según requerimiento de la editorial; pero cuando la escribí no pensé exclusivamente en este sector de lectores. Lo cierto es que el otro día todos los participantes del club de lectura rebasaban con creces la edad juvenil, y sin embargo supieron entender y apreciar la obra perfectamente, lo que como autor es muy de agradecer. Los lectores siempre acaban sorprendiéndote.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Exigencias

"No exija nada si no está seguro de poder respaldarlo".

(Randolph Scott en Carson City, 1952, de André De Toth. Guion de Sloan Nibley y Winston Miller).

El Anacronópete

En el último episodio de la serie televisiva El ministerio del tiempo, titulado "Deshaciendo el tiempo", tiene un papel relevante un extraño aparato volador llamado "Anacronópete". No es una invención de los guionistas de la serie, sino más bien un homenaje a la figura del escritor madrileño Enrique Gaspar y Rimbau (1842-1902).
En su tiempo Enrique Gaspar fue celebrado sobre todo como dramaturgo, autor de varias comedias de costumbres de estilo realista. Por otro lado, su experiencia de diplomático (fue cónsul en varias ciudades de Europa y Asia) le suministró materia para sus libros de viaje. Pero hoy en día es especialmente recordado por El Anacronópete (Barcelona, 1887), novela de fantasía y aventuras en la línea de las producidas por Julio Verne, considerada una de las primeras aportaciones españolas a la ciencia ficción moderna y un claro precedente de La máquina del tiempo de H. G. Wells.
La novela de Gaspar -que en principio iba a ser un libreto de zarzuel…