Ir al contenido principal

Lectores imprescindibles

Todo escritor debería de vez en cuando someterse al juicio del público lector, en vivo y en directo. De esta manera el autor puede conocer de primera mano, sin intermediarios, lo que los lectores opinan sobre su libro y qué conclusiones o consecuencias han sacado del mismo.
Ayer estuve en el club de lectura de la Biblioteca Ciudad Naranco que, con perseverancia, diligencia y buen hacer, lleva su bibliotecaria Sofía. Se habló de mi novela Perdido edén y de la Filipinas colonial. Fue gratificante y muy ilustrativo. Uno se da cuenta que la obra que ha escrito puede gustar o no, en mayor o menor medida, a gente muy diversa, y que de ella se pueden hacer muy variadas "lecturas", todas pertinentes. Esta es la la magia de la literatura. Este es el poder del lector. Para bien y para mal. Y eso es bueno.

Comentarios

  1. Buenas, don Jorge, hace poco que descubrí su blog, que leo con gusto, y me gustaría hacerle una pregunta sobre los lectores. ¿Tiene usted los lectores que imaginaba o imagina cuando escribe? ¿Le sorprende la gente que le lee?

    No conteste si no quiere. Es una curiosidad antigua que me asaltó al leer este post.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Permíteme que diga que a mí también me parece pertinente la pregunta y tengo curiosidad por la respuesta, aunque más bien en el sentido siguiente: incluso si no imaginas a nadie leyéndote mientras escribes ¿qué tipo de sorpresa o confirmación te producen los lectores cuando los encuentras?
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  3. Queridos amigos Mabalot y fpc,ante todo gracias por vuestro interés (mejor nos tuteamos), y ahora trataré de contestar brevemente a vuestras preguntas.
    Cuando escribo no pienso en ningún lector en concreto, ni me imagino un lector ideal; de hecho, si en alguien pienso es en mí como primer lector. Si me convence lo que escribo, vale; si no me gusta, fuera.
    Luego, una vez publicado el libro, el que uno tenga lectores ya es un triunfo; si además, y con todos los matices y salvedades,les gusta lo que has escrito, fantástico. Por ejemplo, "Perdido edén" es una novela concebida para un público juvenil, según requerimiento de la editorial; pero cuando la escribí no pensé exclusivamente en este sector de lectores. Lo cierto es que el otro día todos los participantes del club de lectura rebasaban con creces la edad juvenil, y sin embargo supieron entender y apreciar la obra perfectamente, lo que como autor es muy de agradecer. Los lectores siempre acaban sorprendiéndote.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…