Ir al contenido principal

Lectores imprescindibles

Todo escritor debería de vez en cuando someterse al juicio del público lector, en vivo y en directo. De esta manera el autor puede conocer de primera mano, sin intermediarios, lo que los lectores opinan sobre su libro y qué conclusiones o consecuencias han sacado del mismo.
Ayer estuve en el club de lectura de la Biblioteca Ciudad Naranco que, con perseverancia, diligencia y buen hacer, lleva su bibliotecaria Sofía. Se habló de mi novela Perdido edén y de la Filipinas colonial. Fue gratificante y muy ilustrativo. Uno se da cuenta que la obra que ha escrito puede gustar o no, en mayor o menor medida, a gente muy diversa, y que de ella se pueden hacer muy variadas "lecturas", todas pertinentes. Esta es la la magia de la literatura. Este es el poder del lector. Para bien y para mal. Y eso es bueno.

Comentarios

  1. Buenas, don Jorge, hace poco que descubrí su blog, que leo con gusto, y me gustaría hacerle una pregunta sobre los lectores. ¿Tiene usted los lectores que imaginaba o imagina cuando escribe? ¿Le sorprende la gente que le lee?

    No conteste si no quiere. Es una curiosidad antigua que me asaltó al leer este post.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Permíteme que diga que a mí también me parece pertinente la pregunta y tengo curiosidad por la respuesta, aunque más bien en el sentido siguiente: incluso si no imaginas a nadie leyéndote mientras escribes ¿qué tipo de sorpresa o confirmación te producen los lectores cuando los encuentras?
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  3. Queridos amigos Mabalot y fpc,ante todo gracias por vuestro interés (mejor nos tuteamos), y ahora trataré de contestar brevemente a vuestras preguntas.
    Cuando escribo no pienso en ningún lector en concreto, ni me imagino un lector ideal; de hecho, si en alguien pienso es en mí como primer lector. Si me convence lo que escribo, vale; si no me gusta, fuera.
    Luego, una vez publicado el libro, el que uno tenga lectores ya es un triunfo; si además, y con todos los matices y salvedades,les gusta lo que has escrito, fantástico. Por ejemplo, "Perdido edén" es una novela concebida para un público juvenil, según requerimiento de la editorial; pero cuando la escribí no pensé exclusivamente en este sector de lectores. Lo cierto es que el otro día todos los participantes del club de lectura rebasaban con creces la edad juvenil, y sin embargo supieron entender y apreciar la obra perfectamente, lo que como autor es muy de agradecer. Los lectores siempre acaban sorprendiéndote.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…