Ir al contenido principal

Males de los libros

 


Y ahora indicaré algunos de los males que parecen haber acarreado a los hombres las Artes Tipográficas; o, mejor dicho, a quien ingratamente abusa de ellas, del mismo modo que los peores incendios se atribuyen a los desprevenidos guardianes del fuego que el Hacedor nos da como ayuda, consolación y alivio (...)

Se fomentan la vanidad, la curiosidad y la pereza con Los Romances, las Novelas, las Historias fantasiosas y galantes. Se difunde el Pirronismo, o sea, el escepticismo hacia todas las cosas debido a las demasiadas opiniones en torno a cualquier tema. Se alimenta la vagancia al ofrecer demasiadas facilidades en los estudios,sin dejar espacio al ingenio para practicar e inventar. Se provoca pérdida de patrimonio por la impresión de libros inútiles y de alto coste que abarrotan las tiendas y los almacenes en vano, muchas veces debidos a hombres caprichosos que los proponen como excelentes a los impresores pobres e ignorantes, quienes necesitarían el hermoso y raro milagro de que el papel se volviese de nuevo blanco y puro para poder utilizarlo en mejores Libros. Se causa confusión en las mentes humanas por la excesiva cantidad de Libros porque no se sabe en cuál emplearse, y porque los pocos Libros buenos (en comparación) están oprimidos por los infinitos malos e inútiles. Y además, se da pie a la adulación desenfrenada con las continuas Composiciones Poéticas y las copiosas Recopilaciones de textos con cualquier motivo banal, etc.

Pero todas estas cuestiones que parecen verdaderamente dañinas son largamente compensadas, en mi opinión, por sus utilidades previamente indicadas...  

(Gaetano Volpi, El fervor de tener libros, 1756. Traducción de Natalia Zarco. Trama Editorial, 2022).


Comentarios

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Un poema de David González

  David González (1964-2023)   PESADILLAS   últimamente mis sueños suelen ser auténticas pesadillas   mejor así:   no me asusto tanto al despertar.  (David González, Sembrando hogueras . Bartleby, 2001)