Ir al contenido principal

Sobrevivir


 

Sobrevivir no siempre es salvarse, salvarse en cuanto a condiciones de vida necesarias, a calidad, a gestión de una vida que no implique un sufrimiento insoportable o un dolor angustioso. No podemos engañarnos al creer que toda fortaleza humana puede soportar cualquier grado de dolor pero sí aprender a gestionarlo de la mejor manera posible. Entendamos la vida como un cuaderno de bitácora, cuyas anotaciones al margen son las cicatrices internas o externas que nos han asignado los diferentes golpes -y también dicha- que han transformado lentamente nuestro cuerpo y pensamiento, nuestra actitud y creencias hasta convertirnos en quien somos ahora. Supervivencia es seguir viviendo de un modo consciente y con un valor que exige una actitud reflexiva más allá de toda vida que sólo supone una superficie plana que cubrir con banalidades y momentos que se diluyen una vez vividos como el agua entre las manos. Vivir es siempre algo más. Supervivencia es haber logrado impregnar de cierta trascendencia a todos nuestros actos, acciones y relaciones, convirtiendo nuestro paso por la tierra en algo que permanece, que camina más lejos, que incluso cuando este cuerpo ya no posea tacto alguno, su obra o presencia siga intacta en otras personas, lugares y cosas.  

(Ana Vega, Principio de supervivencia. Principio di sopravivenza. Edición bilingüe y traducción al italiano por Alberto Asero. Orizonte Atlantico, 2021). 

Comentarios

  1. Canta la hierba1/6/22, 20:17

    Zygmunt Bauman, el sociólogo que acuñó los términos "modernidad líquida" y "vida líquida" suscribiría seguramente encantado la frase:"conjunto de banalidades y momentos que se diluyen como el agua entre las manos" para referirse al tipo de vida dominante en nuestras sociedades contemporáneas. En oposición, encontraríamos a Thoreau; para quien era necesario encontrar la Eternidad en cada momento y vivir la vida como el poema que debería haber escrito aunque no fuera capaz de enunciarlo y vivirlo a la vez.

    ResponderEliminar
  2. Coincido en el comentario. Vida "líquida" vs. vida "sólida". De eso se trata.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Un poema de David González

  David González (1964-2023)   PESADILLAS   últimamente mis sueños suelen ser auténticas pesadillas   mejor así:   no me asusto tanto al despertar.  (David González, Sembrando hogueras . Bartleby, 2001)